Buenavida

Diario de una madre en cuarentena | Día 6: El día de la Felicidad

Una pandemia, un país en cuarentena y un virus por el que sigue muriendo gente. ¿Cómo lo afronta una madre con dos hijos? Va la tercera entrega.

diario-madre-coronavirus-tecchi-cecilia-pandemia-cuarentena
Diario de una madre en cuarentena, tercera entrega.Pixabay

Día 6. Ayer fue el Día Internacional de la Felicidad, dispuesto por las Naciones Unidas para reconocer lo importante que es para nuestras vidas. Así que me tomé el trabajo de pensar cosas que me hacen feliz hoy, de encontrar aquello que la cuarentena me está aportando para sentirme bien.

Me sorprendí con todo lo que encontré.

Algo mencioné en la entrega de ayer, porque ver a tantas personas preocupadas por alimentarse mejor es uno de los primeros puntos. Me encanta poder encontrar tantas recetas y videos de comidas riquísimas y fáciles de hacer. Ojo, amo cocinar, estudié muchísimos cursos de cocina y soy maestra panadera, pero esto que está pasando con tanta gente cocinando me emociona profundamente. Las casas se están organizando, todos estamos pensando mejor qué comer y cómo comprar, haciendo menús (algo que en esta casa ocurre hace años) y listas ajustadas para el supermercado.

coronavirus-diccionario-pandemia-virus-palabras

Coronavirus: diccionario de la pandemia que nos tiene en cuarentena

Leer más

Cada día que pasa converso con alguna amiga o familiar de quien no sabía nada hace tiempo. El encuentro es otra cuestión que agradezco en estos días tan extraños. Y así como converso sin parar con gente que ni me conoce, pero me ayuda en todo, estoy caminando hacia reencuentros que me vuelven a los 16, a los 24 o a los 7 años.

Después de escuchar el concierto que Fito Páez dio desde su casa anoche me sentí feliz. Por un par de horas sentí que estaba en un día cualquiera. Y cuando una de mis mejores amigas me dijo, desde otro lugar del mundo, que si estar las dos escuchando la misma canción en vivo valía como ir a un concierto juntas, mi corazón voló en pedazos y empecé a cantarle a mis hijos esas canciones con las que crecí. ¿Por qué negarles esa posibilidad?

Estamos conectando con canciones, músicos y listas de Spotify para las que no teníamos tiempo. Finalmente, dormimos a los niños, comimos chocolate, trabajamos un poco más y nos fuimos a dormir.

Tengo a mi marido en casa. No necesito explicar por qué eso me da felicidad, porque más allá de los memes que nos pasamos en las que pedimos disculpas por haber rogado que nos den más tiempo (y ahora muchas están desesperadas con sus esposos en la casa 24/7), no tiene que estar trabajando en la calle como los médicos, guardias de seguridad, quienes hacen reparto a domicilio, choferes de buses, policías, bomberos o los vendedores.

meme-coronavirus-viral
Uno de los memes que llegaron durante esta cuarentena por coronavirus que aún no termina.

Hoy pude dormir media hora de siesta. No sé qué conjunción astrológica hubo, pero los niños estuvieron calmados y esposo trabajaba en la mesa del comedor (es de los que sigue trabajando mientras almuerza). Y me desperté sintiendo que la vida vale la pena, que lograremos vencer al coronavirus y que, con una siesta encima, una es capaz de lo que sea: de limpiar el piso dos veces, de cocinar, de planchar, de lavar, de esto y de aquello.

Por sobre todo, me siento feliz por la familia que tengo, porque para nosotros cuatro este es nuestro lugar seguro en el mundo y mientras estemos juntos esta cuarentena no será tan grave.

Aunque estoy empezando a sentir que guardar la cubetera vacía en el freezer debería ser penado con años de cárcel.

  • ¿Cómo vive el toque de queda y la cuarentena por el coronavirus una madre de dos niños pequeños? Esta es la tercera entrega de un diario que trata al respecto. Mira: la primera entrega y la segunda entrega.