Guayaquil

Guayaquil: No hay carnaval sin derroche de agua

En el feriado, Guayaquil desperdició 296 millones de litros de agua. Con esa cantidad se pudieron bañar 1’480.000 personas

piscinas
Las piscinas. Desde que inició el feriado, pese a que el COE cantonal las prohibió para evitar las aglomeraciones, en Guayaquil a diario armaban piscinas en las calles.Alex Lima

En tiempo de crisis económica contar con 291,9 salarios básicos no cae mal al bolsillo de nadie, eso equivale a $ 116.798. Lo lamentable es que no es un dinero que se pueda sumar, sino el que se gastó en las celebraciones de carnaval, en los juegos con agua potable y con las piscinas que se llenaron en los diferentes sectores de Guayaquil; y el que se perdió en zonas, como la Alborada, donde se rompieron dos tuberías.

feriado piscinas

Feriado de Carnaval: Esto es que lo dejaron los días de asueto

Leer más

El cálculo matemático sale del valor que la bolsa de valores de Estados Unidos da al líquido vital, cotizan 1.233 metros cúbicos de agua en $ 486, desde el 7 de diciembre de 2020. Empezaron a darle ese precio luego de que la Organización de las Naciones Unidas estima que hay 2.000 millones de personas (1 de cada 4) en el mundo con graves problemas de acceso al agua; es una situación que no es abstracta en la urbe, basta con pensar cómo sufren quienes viven en Durán por la falta del líquido y muchas de las invasiones de Guayaquil, a donde el agua llega todavía en tanqueros.

Pero, durante este feriado hubo derroche del agua que luego hace falta para cocinar, bañarse y hasta para lavarse las manos para evitar el contagio de coronavirus en esta época. Nada de eso se pensó. La empresa Interagua indicó que cada día la ciudad se abastece con 1’137.791,23 metros cúbicos de agua, pero solo el martes pasado se gastaron 1’211.846,40 metros cúbicos, es decir 74.055 metros cúbicos más. Al sumar el sobreconsumo de los cuatro días, este alcanza los 296.000 metros cúbicos (es decir, 296 millones de litros de agua). Esto al precio de la bolsa de valores es como 291,9 salarios básicos del país.

¡Qué ese no es el precio del agua potable en la ciudad! Hay que saber que en el Puerto Principal, según ha confirmado Interagua a EXPRESO, se paga según el rango de consumo. Un 80 % del total de guayaquileños, paga entre 0,32 y 0,48 dólares por metro cúbico (los rangos más bajos). Entonces tomando en cuenta esos valores, son mínimos $ 94.720 los que ese grupo deberá pagar.

3
Al menos 190 piscinas fueron desarmadas en Guayaquil durante el feriado de carnaval.Miguel Canales Leon
carnaval foto

Montañita y Salinas: Aglomeraciones por el feriado de Carnaval

Leer más

Se puede pensar que cada usuario lo puede hacer, al final se necesita invertir en diversiones. El problema es que el agua usada se la tomó en unos casos realizando bypass en la red; retirando el medidor o sacándola de los hidrantes contra incendios para que no se contabilice, ni facture el agua utilizada, según el consorcio.

La situación inquieta porque teniendo en cuenta que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para ducharse por 10 minutos uno emplea 200 litros de agua; lo consumido en los cuatro días de feriado pudo servir para que lo hagan 1’480.000 personas.

CIFRA190 piscinas al menos fueron desarmadas por personal municipal y la policía en carnaval, en Guayaquil.

De igual forma, pudieron haberse llenado hasta 118 piscinas olímpicas (cada una lo hace con 2.500 metros cúbicos aproximadamente )

Frente a esta situación, que se repite en cada feriado, residentes, líderes barriales y expertos consultados en urbanismo, hacen un llamado a que desde el hogar y la escuela se trabaje en valores para, sobre todo, frenar el robo del líquido vital, que se da sobre todo en las zonas populares de la urbe.

Alborada fuga
La Alborada. Según los residentes, en los daños reportados en dos días, el agua se desperdició por casi 10 horas. PERIODISTA : LINA ZAMBRANO FECHA : 16/02/2021 Agencia (ag-extra)Freddy Rodriguez
feriado carnaval

Guayaquil: La nostalgia de un carnaval que se apagó en la ciudad

Leer más

Para la líder comunitaria de la ciudadela 9 de Octubre, Ivonne Pinzón, y Carolina Romero, habitante de la ciudadela la Alborada desde hace 32 años, por ejemplo, es necesario que en los centros educativos vuelvan a impartirse asignaturas como lógica y ética, además de cívica, para reforzar esta idea de no robar nada, “ni siquiera un alfiler”.

“Los cambios, claro está, serán generacionales. Los veremos reflejados en los hijos de quienes incumplen con el control. Para esto, serán necesarias también las sanciones. Y es que si estas no existen, si los funcionarios siguen siendo benevolentes, será lo mismo siempre. El miedo a la autoridad se pierde”, piensa Pinzón.

Sin embargo, aunque coincide también en esa idea, el arquitecto y urbanista Héctor Hugo asegura que esa forma de actuar de la población responde a lo desigual que ha sido planificada la ciudad.

“El hecho de conectarse a la red realizando un bypass o retirando el medidor, es consecuencia de un déficit de recreación activa y pasiva. La población evidentemente está buscando una forma de recrearse, que ahora por la pandemia no es recomendable es verdad; pero esto pasa en todos los feriados desde mucho antes de la llegada del virus, lo que evidencia que lo que falta son espacios para que se recreen. Y es que en los sitios populares de Guayaquil, simplemente son escasos o inexistentes”, advierte.

Si las sanciones llegan ahora para los padres, sus hijos sabrán qué se deberá hacer a futuro. No hay que crecer con la idea de que uno puede ir por la vida irrespetando las normas.

Ivonne Pinzón,
líder comunitaria de la ciudadela 9 de Octubre
El carnaval en Santa Elena

El carnaval se fue hacia las playas

Leer más

Diego Morales, también urbanista, coincide con él e invita a que las autoridades opten por construir parques recreacionales de verdad: grandes, tanto como Samanes. “Ellos deben tener un espacio para jugar, bañarse, divertirse... Que no cuenten con estas áreas, los obliga a levantar estos espacios en donde tengan la oportunidad de hacerlo, aun cuando saben que es prohibido. Los incita incluso a recoger agua de forma clandestina, simplemente porque no tienen acceso al servicio o el dinero para pagar lo consumido. Lo que hoy estamos viendo es una problemática social”, advierte.

Para Hugo, de hecho, el reflejo de estas acciones deberían invitar a reflexionar a las autoridades sobre lo que deberá construirse en los terrenos donde hoy se levanta el aeropuerto José Joaquín de Olmedo, una vez que pase al Daular.

Lo que vemos hoy es el grito de las personas que reclaman que no tienen sitios para recrearse. Es un llamado a planificar de forma equitativa y en espacios idóneos. Grandes.

Héctor Hugo, 
​docente y urbanista
piscinas anny

Carnaval: Municipio de Guayaquil desmonta piscinas en el suburbio y sur de la ciudad

Leer más

Aunque está previsto que sea en un futuro no tan cercano, reconoce, esta es la última oportunidad que tiene Guayaquil para construir un gran parque para los residentes del centro y del sur. “Hoy se levantan áreas de esparcimientos en los típicos recortes de urbanización que quedan en las esquinas de las calles. Eso no debe ser más así. Simplemente no sirve”, lamenta; al asegurar que urge un espacio donde haya piletas y piscinas públicas para los guayaquileños, pero también canchas, área de juegos, puntos de encuentro, de descanso y arte.

Carnaval en el sur(33036382)
En algunos barrios de Guayaquil, solo algunos se atrevieron a jugar con agua al aire libre.Alex Lima

Amelia Salvatierra, habitante de la ciudadela Pradera 3, reconoce esa falencia. “En el sur no tenemos a dónde ir, peor los barrios vulnerables. No aplaudo lo que hacen, pero los entiendo. Ahora, en pandemia nos hemos aburrido más que nunca”, asegura.