¿Comer frutas en la noche?

  Salud

¿Comer frutas en la noche?

Estos son los horarios y la manera más provechosa de consumir uno de los complementos más importantes de la dieta alimenticia.

shutterstock_2004137906
La fruta se la debe intentar comer al natural y evitarla en jugos.Shutterstock

Las frutas con sus vivos colores y ricos sabores son esos alimentos que, afortunadamente, pueden ser consumidos sin culpa ya que son saludables para el organismo. Excepcionalmente por la noche. O al menos eso es lo que amigos y familiares han dicho de generación en generación.

Pero ¿qué tan cierta es esta creencia de que comer frutas al terminar el día hace daño? Este necesario elemento de la pirámide nutricional tiene tantas bondades alimenticias como mitos alrededor de él, principalmente en cuanto a sus horarios de consumo.

. “Inclusive una persona con diabetes puede acompañar su fruta con una grasa saludable como la almendra o la nuez, ya que las grasas hacen que la absorción del carbohidrato eleve menos la glucosa en la sangre y genere más saciedad”. Paola Sánchez, nutricionista.

“La fruta es un alimento que yo siempre comparo con una moneda de un dólar, esta tendrá el mismo valor la consuma a las 6 de la mañana o a las 11 de la noche. Así mismo ocurre con su cantidad de nutrientes sea que los ingiramos al acostarnos o al levantarnos”, aclara Paola Sánchez, nutricionista dietética y estética.

Este elemento, de acuerdo con la especialista, debería estar presente en nuestras tres comidas ya que no tiene contraindicaciones. “Inclusive una persona con diabetes puede acompañar su fruta con una grasa saludable como la almendra o la nuez, ya que las grasas hacen que la absorción del carbohidrato eleve menos la glucosa en la sangre y genere más saciedad”.

Por otro lado, hay la teoría de que comer fruta después de la comida es negativo para la digestión ya que esta se fermenta en el estómago. Esto a criterio de la experta es falso. “Tomarlas antes, durante o después de la comida tiene el mismo resultado positivo para nuestro cuerpo”.

Cómo consumirlas

¿Quién puede resistirse ante una jugosa sandía o el rojo intenso de una manzana? Ya sea enteras, en jugo o en postres las frutas son una excelente opción. Sin embargo, ¿existen diferencias en lo que aportan según cómo son ingeridas?

Prefiéralas enteras. La fruta se la debe intentar comer al natural y evitarla en jugos. “La fibra que se encuentra en la semilla, en la cáscara y en el hollejo es justo lo que se bota al preparar una bebida. Además, dependiendo del tipo, por ejemplo, podemos llegar a exprimir hasta 3 o 4 naranjas para beber un solo vaso”, dice Sánchez.

¿Y qué ocurre con el azúcar? La fructosa (azúcar presente en las frutas) no afecta a la salud según cómo se la ingiera. “En una fruta entera, al comerla, se la conoce como azúcar intrínseca y no es perjudicial, mientras que al tomarla en un jugo se la denomina azúcar libre y con ella sí se debe tener moderación”.

Bueno para usted

Este noble alimento tiene la suerte de estar disponible en una amplia variedad en todo el país y trae consigo muchos beneficios para el bienestar físico y mental de grandes y chicos. Entre los principales, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), están:

  • Crecimiento y desarrollo: proporcionan Vitamina A, calcio, hierro y ácido fólico que refuerzan el sistema inmunológico especialmente en los niños.

  • Mayor esperanza de vida: las personas que consumen más frutas viven más que aquellas que no lo hacen.

  • Mejora la salud mental: de 7 a 8 porciones al día está relacionado con menor riesgo de depresión y ansiedad.

  • Salud cardiovascular: la fibra y antioxidantes presentes en las frutas previenen enfermedades cardiovasculares.

Menor riesgo de cáncer: ayudan también a evitar enfermedades como cáncer de pulmón, colon, mama, cuello uterino, esófago, cavidad oral, estómago, vejiga, páncreas y ovario.

  • Menos obesidad: menos riesgo de adiposidad y por lo tanto sobrepeso.