Mente

Comerse las uñas trae serios problemas en su salud

A este hábito se lo llama onicofagia y las complicaciones son tanto físicas como emocionales. Quien lo padece no debe ignorar las consecuencias.

uñas
Este mal hábito puede traer complicaciones bucales y problemas en la piel que rodea a los dedos.Pixabay

Si estás apunto de entrar a una reunión de trabajo o rendir una prueba académica, y empiezas a roer o comerte las uñas de forma compulsiva, puedes padecer de onicofagia, patología de la conducta motora que responde al estrés, frustración, fatiga o aburrimiento. Un caso real es el de María García (42 años), quien desde los siete años tiene el hábito y no puede parar. Hacerlo le da placer y está consciente de que sus dedos no se ven bien, por eso usa uñas acrílicas. Es común verla en fotos empuñando las manos para ocultar su problema.

vitamina c

Dónde está y cómo aprovechar la vitamina C

Leer más

“Mostrar manos descuidadas suele avergonzar a quien padece onicofagia, problema que aumenta si se está en busca de empleo, y es que el impacto de unas uñas destrozadas llega a restar puntos a un buen currículum e incluso al momento de conquistar a la pareja. Eso lleva a la persona a estados depresivos, aislamiento; refuerza el estado de ansiedad, baja autoestima, provoca vulnerabilidad en los niños al ser rechazados o padecer de bullying, asegura la psicóloga Lady Rojas. 

El tema se debe abordar de manera profesional e integral: médica, odontológica, psicológica y, si amerita, psiquiátricamente. Durante el tratamiento, dice la experta, es necesario tomar conciencia (ligada a la voluntad de modificar o renunciar a conductas nocivas) e identificar las situaciones que activan el hábito; reconocer y registrar las situaciones que han evitado que se coma las uñas, para así reforzarlas; admitir que el problema existe y que otros también lo padecen. Así se logra disminuir los niveles de ansiedad y aprender los métodos de recuperación de otros; y mejorar aspectos vinculados con la autoestima y la regulación de la ansiedad.

Cómo se enferma la boca

La onicofagia no solo pasa factura en lo psicológico y social, sino también en la salud de tu boca. En la parte dental, debido a la constante fuerza masticatoria, puede ocasionar desgaste del esmalte de los dientes, resquebrajamiento de la porcelana (si usas carillas o coronas) y fracturas de la composita (material de relleno) en dientes restaurados. “Debido a la acción de las bacterias que ingresan al organismo por llevarse las uñas a la boca, pueden presentarse caries, inflamación de las encías, gingivitis, úlceras y mayor riesgo de padecer herpes bucal en las mucosas labiales”, señala el doctor Carlos Rueda Sánchez, ortodoncista. “Otra consecuencia es el cambio en la mordida (oclusión), que puede llegar a ser incorrecta, ya que chocan los dientes anteriores de arriba con los de abajo (borde con borde)”, explica el galeno y afirma que en la mayoría de los casos al usar aparatología de ortodoncia, se reduce la onicofagia porque al morderse las uñas se siente dolor en los dientes porque se encuentran en movimiento y desaparece el hábito.

Hombre fumando

Humo de tercera mano, igual de dañino que fumar

Leer más

Riesgos dermatológicos

Para la dermatóloga Blanca Almeida, este problema entra en el grupo de las dermatilomanías, lesiones autoprovocadas en pacientes que tienen conciencia de la enfermedad y juicio de la realidad. 

El tratamiento dermatológico apunta a corregir las alteraciones producidas por el efecto irritante de la saliva en la piel circundante de los dedos afectados, así como la presencia de hongos, que podría manifestarse por la humedad frecuente causada por la saliva. El hábito propicia la aparición de verrugas en los dedos y la cavidad oral; la formación de uñeros y puede ser afectada la habilidad para sujetar objetos y el sentido táctil por el dolor que se produce por la pérdida de la uña, la cual sirve para agarrar.

¡Entérate!

  • Las causas. Pueden ser timidez, baja autoestima, frustración acumulada, presión estudiantil, cambios dramáticos en la familia, estados obsesivo-compulsivos o de agresividad, alteración del sistema nervioso o desajuste emocional. 
  • La onicofagia está dentro de los trastornos obsesivocompulsivos en la edición de 2013 del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de la Asociación Americana de Psiquiatría. 
  • Las etapas. La mayor incidencia se da en la pubertad, aunque aparece en la infancia, y en ciertos casos dura hasta la adultez. 
  • En números. Es más común en hombres que en mujeres y ocurre en un 44 % en adolescentes; 28 al 33 %, niños de 7 a10 años; 19 al 29 %, adultos jóvenes; y    5 % en adultos mayores.

dientes

Los casos que pueden llevarte a accidentes dentales

Leer más

Tips

  1. Mantenga las manos ocupadas. Si es posible, tenga un objeto antiestrés. 
  2. Canalice su ansiedad en otros intereses como el deporte, lectura, arte, etc.

La persona que se come las uñas y estas al ser material duro (queratina) podrían incrustarse en la mucosa de la faringe, igual que la espina de pescado.

Blanca Almeida, dermatóloga.