Buenavida

¿Por qué tengo acné? Causas y cuidados para combatir este problema

Hay distintos factores que influyen en la aparición del acné pero el más destacado son las hormonas. Te contamos otros tantos que podrías regular:

Acné
Cuando las glándulas sebáceas producen demasiada grasa, puede aparecer acné.Canva

El acné es una patología de la piel muy frecuente, sobre todo en la adolescencia, y está relacionada con un exceso en la producción de grasa. Los dermatólogos nos explican cuáles son sus principales causas y qué cuidados hay que llevar a cabo para combatir este problema.

WhatsApp Image 2021-08-24 at 5.05.21 PM

Uso prolongado de tapabocas: lo que debes saber sobre sus afecciones dermatológicas y cómo evitarlas

Leer más

 “Si pellizca, revienta o estruja el acné, la piel tardará más tiempo en recuperarse y se incrementa el riesgo de que queden cicatrices”, advierte la Academia Americana de Dermatología.

Los especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) explican que la lesión elemental del acné es el comedón, que consiste en un folículo dilatado y lleno de sebo. “Este comedón puede ser abierto (punto negro) o cerrado (punto blanco)”, aclaran.

El papel de la dieta en el origen del acné sigue siendo muy controvertido. Según indican varios estudios, parece que los lácteos y los alimentos con alta carga glucémica podrían estar relacionados con la aparición o con la persistencia de esta patología.

Cuando las glándulas sebáceas producen demasiada grasa, puede aparecer acné. Esto ocurre porque los folículos pilosos quedan taponados por el exceso de grasa y células muertas, lo que da lugar a la generación de distintos tipos de lesiones como comedones y pústulas.

acné

‘Bye bye’ a las huellas del acné

Leer más

Hay distintos factores que influyen en la aparición del acné pero el más destacado son las hormonas. “Es un hecho incontestable que la enfermedad aparece en periodos (como los primeros meses de vida y la adolescencia) en los que se ponen en marcha las hormonas sexuales. En los trastornos ligados a estas hormonas también es habitual la presencia de acné, incluso en la edad adulta”, señalan los especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

LAS HORMONAS Y LAS GLÁNDULAS SEBÁCEAS

En este sentido, aclaran que la secreción sebácea es consecuencia de la actuación de las hormonas sobre las glándulas sebáceas. Así, el acné aparece en las zonas donde hay una mayor concentración de estas glándulas como la cara y el tórax.

Mascarilla

¿Qué hacer ante el acné que se produce por el uso de la mascarilla?

Leer más

Otro aspecto a tener en cuenta es la herencia. Los expertos de la AEDV subrayan que es algo difícil de valorar, puesto que el acné es un proceso muy común. “No obstante podemos decir que existe predisposición a sufrir formas graves de acné, de manera que si los padres han tenido acné grave, pueden padecerlo también los hijos”, apuntan.

Por otra parte, la AEDV manifiesta que, según distintos estudios, ciertos cambios en el microbioma cutáneo estarían implicados en la aparición del acné.

El microbioma cutáneo se compone de diferentes especies de microorganismos que viven en nuestra piel. Cuando se produce un desequilibrio en este ecosistema, puede aparecer una patología de la piel como el acné.

El papel de la dieta en el origen del acné sigue siendo muy controvertido. Según indican los estudios más recientes, parece que los lácteos y los alimentos con alta carga glucémica podrían estar relacionados con la aparición o con la persistencia de esta patología.
Si coloca varias capas de polvos traslúcidos o compactos en el rostro en vez de ocultar las arrugas y líneas de expresión, las resaltará aún más.

Malos habitos que arruinan la belleza

Leer más

La Academia Americana de Dermatología explica que los alimentos y bebidas con alta carga glucémica (patatas fritas, pasteles, batidos, etc.) hacen que la cantidad de azúcar en la sangre suba con rapidez.

“Una alimentación con una baja carga glucémica podría reducir el acné dado que esta dieta elimina las subidas bruscas de azúcar en la sangre. Dichas subidas producen inflamación y hacen que se produzca más sebo en la piel. Tanto la inflamación como el exceso de sebo pueden causar acné”, detalla.

No obstante, esta entidad destaca que, si bien estos hallazgos indican que una dieta con baja carga glucémica conduciría a tener menos brotes de acné, “otros estudios no han encontrado conexiones entre una dieta con alta carga glucémica y el acné, por lo que se necesita más investigación”.

Algo similar ocurre con la leche. Algunos estudios sugieren que beber leche podría estar relacionado con un incremento de los brotes de acné. No está claro porqué la leche empeoraría el acné.

Mascarilla de semen ¿la usarías?

Mascarilla de semen la usarias

Leer más

Una teoría es que algunas hormonas presentes en la leche podrían causar inflamación y ésta hacer que se obstruyan los poros, lo que conduciría al acné. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmarlo.

Pero, aunque sea necesario seguir investigado para comprobar si ciertos alimentos pueden empeorar el acné, la Academia Americana de Dermatología ofrece algunos consejos a quienes sospechen que la alimentación está afectando a su acné.

Así, recomienda prestar atención a los brotes y plantearse las siguientes preguntas: ¿Hay alguna comida o bebida que le parezca que desencadena un brote de acné o que empeora el acné que ya tiene? Si hay algo que parezca desencadenar un brote de acné, ¿qué ocurre si deja de tomar esa comida o bebida durante un día, una semana o un mes?.

FORMAS Y TRATAMIENTOS

Existen diversas formas de acné en función del tipo de lesiones que se produzcan, aunque es habitual que una misma persona presente varios tipos de lesiones a la vez.

Tratamiento de láser recomendado para eliminar manchas.

Armas antiacne, ni un brote mas

Leer más

Los especialistas de la AEDV explican que la lesión elemental del acné es el comedón, que consiste en un folículo dilatado y lleno de sebo. “Este comedón puede ser abierto (punto negro) o cerrado (punto blanco)”, aclaran.

Pero, además, hay otras muchas lesiones propias del acné como pápulas, pústulas y nódulos.

A la hora de combatir el acné, hay diferentes tratamientos que varían dependiendo de si se trata de un acné leve, moderado o grave.

Los tratamientos tópicos, es decir, aquellos que se aplican sobre la piel de la zona afectada, se emplean en solitario cuando el acné es leve.

“Deben usarse medicamentos que actúan sobre las causas fundamentales del acné: hiperproducción de grasa, hiperqueratosis (causa del taponamiento folicular) y la infección asociada”, sostienen los expertos de la AEDV.

De igual modo, manifiestan que hay muchos productos recomendables pero, “para usarlos de forma correcta y evitar efectos secundarios como la irritación, es muy importante seguir los consejos del dermatólogo”.

“En formas de acné moderadas y severas o cuando el tratamiento tópico no ha funcionado debidamente se puede recurrir a un tratamiento sistémico, es decir, a fármacos que se toman por vía oral. Hay distintas alternativas: antibióticos, retinoides, anticonceptivos y probióticos”, indican los especialistas.

Según explican desde la AEDV, “normalmente los antibióticos que se utilizan para tratar el acné son los derivados de la tetraciclina. Se prescriben a dosis bajas, pero durante un tiempo prolongado (de dos a tres meses)”, detallan.

piel

El ‘maskné’ también afecta a los caballeros

Leer más

En lo relativo a los retinoides, “la isotretinoína es, sin duda, muy eficaz en el tratamiento de formas de acné que no han respondido a otros tratamientos”, apuntan.

Sin embargo, subrayan que los retinoides “no están exentos de efectos secundarios, generalmente reversibles, por lo que el tratamiento siempre debe hacerse bajo control médico. Además, son medicamentos teratógenos, es decir, producen daño en el feto, por lo que debe evitarse el embarazo durante el tratamiento y hasta seis meses después”, advierten.

Por su parte, los anticonceptivos están indicados “en casos de mujeres con alteraciones hormonales relacionadas con irregularidades del ciclo menstrual”, señalan los especialistas del Centro Médico Teknon de Barcelona (España).

Por último, los dermatólogos de la AEDV explican que los probióticos se emplean para controlar la microbiota cutánea (los microorganismos que viven en nuestra piel).

“Se ha observado que poseen propiedades sinérgicas con efectos antiinflamatorios cuando se usan en conjunto con antibióticos orales. El tratamiento debe mantenerse durante 2 o 3 meses”, expresan.

belleza

¡Prepárese para los días de playa!

Leer más

Pero, además de cumplir con el tratamiento prescrito por el dermatólogo, la piel con acné necesita una serie de cuidados específicos.

En este sentido, los especialistas de la Academia Americana de Dermatología aconsejan lavar la piel dos veces al día o tras haber sudado, y hacerlo aplicando un limpiador suave con las yemas de los dedos. Después, hay que aclararlo con agua tibia.

Asimismo, recomiendan lavar el cabello con champú regularmente. Si es graso, a diario.

“Deje que su piel sane de manera natural. Si pellizca, revienta o estruja el acné, la piel tardará más tiempo en recuperarse y se incrementa el riesgo de que queden cicatrices”, apunta esta entidad.