Mafer Perrone: "Era insensible, egoísta, hiriente y tenía un genio terrible"

  Ocio

Mafer Perrone: "Era insensible, egoísta, hiriente y tenía un genio terrible"

La presentadora de 'Entre ellas', de TC, se crió en un internado, incursionó en la radio y dio el salto a la TV.

María Fernanda Perrone
Es comunicadora y profesora en segunda enseñanza.Jimmy Negrete // EXPRESO

De mirada profunda, cabello rizado al que ha logrado domar un poco y de mediana estatura (1,65 metros). No es común para la presentadora María Fernanda Perrone (41), de 'Entre ellas' (TC), posar para una producción fotográfica. Sin embargo luce relajada y no pone reparos en los cambios de vestuario. Por el contrario, afirma sentirse cómoda “en una situación que está lejos de ser mi estado natural”, porque lo suyo más que la TV es la radio.

De casa en casa

Michela Pincay se emocionó más que Úrsula Strenge

Leer más

Graduada de Tecnóloga en Comercio Exterior, es profesora de segunda enseñanza y comunicadora. La radio le ha dado la soltura que se requiere para estar frente a las cámaras de TV. Muere por los dulces, los considera que son su pecado capital. Le gusta el café y le encanta tomarse un trago y bailar, no le importa si es el himno nacional.

Nacida en Esmeraldas e inscrita en Guayaquil, a los tres años ingresó al internado San Francisco de Asís de Alausí junto a sus hermanas Rossina y Ana María. Su padre, Francisco Perrone, fallecido hace dos años, se enamoró de una mujer de otra condición económica y raza.

“Ella es mi madre (Tomasa, con quien está recomponiendo su historia); luego, por algo que no contaré porque no estoy lista para decirlo, se quedó solo y era complicado en esa época cuidar a tres niñas”, cuenta mientras sus ojos se ponen llorosos y añade que él era su amor.

Teresa Arboleda

Teresa Arboleda: "Estoy muy feliz de cumplir 60 años"

Leer más

María Fernanda era la más pequeña del internado y se convirtió en la consentida. Aunque para ella fue una experiencia buena, sus hermanas no opinan igual. “Por la dureza de la distancia, no es lo mismo que te visiten los fines de semana, aunque nos trataban bien no era mi familia, no era mi casa. Te cuidan, pero no te aman”.

Cuando tenía aproximadamente 8 años salió de ese centro de estudios y llegó a Guayaquil. Entonces su papá tenía otra pareja con la que procreó a sus hermanos Andrea y Daniel.

Crecer lejos de su hogar y de sus seres queridos dejó huellas. “Siempre he considerado que tengo una memoria privilegiada, pero existen situaciones que no recuerdo. Mi padre decía que eran historias que prefería olvidar. Yo era una persona casi insensible frente al dolor de los demás”.

Pancho Molestina

Pancho Molestina: "No soy el culpable de la salida de Emilio Pinargote"

Leer más

Reconoce que él, su matrimonio y sus hijos lograron el cambio. “Ellos me enseñaron, con amor, a ser diferente. Era hiriente y egoísta, ahora pienso quinientas mil veces antes de responder, opto por irme para no ofender o cierro el teléfono. Es mi lucha diaria”.

Ese proceso le tomó aproximadamente 20 años. “Aunque literalmente mordía mi lengua, por dentro estaba que moría y con ganas de romperlo todo; ahora rompo menos. Mi genio era terrible. A mi esposo lo llaman ‘el santo’ porque la gente no entendía cómo soportaba mi carácter. Todavía pido dominarme, no soy perfecta, estoy en permanente construcción”.

Aprendió el oficio de la radio

A la radio llegó por accidente. Un primo de su profesor de teatro le sugirió que incursione en la radiodifusión porque tiene buena voz. La llevó a Sucre, donde hizo pasantías y colaboraba los domingos, además trabajó en Cupido y un compañero, Tito Mite, la ayudó para ingresar a Carrousel. 

Ximena Aulestia.

Ximena Aulestia: "No cierro puertas ni ninguna posibilidad en la TV"

Leer más

En la emisora aprendió con Kléber Chica lo que era este oficio. Con él y Rodolfo Baquerizo presentaban el programa 'Contrapunto'. Así pasó por América, La Estación, Teleradio y Tropicana.

En esta última estación tiene casi once años. Es parte del espacio 'Las cosas como son'. Y para ella las cosas son... sinceras, ordenadas y directas. “Algo que a la gente le choca. Tal vez salude a ciertas personas, pero si me fallan no estarán en mi lista porque ya las tengo medidas. Es como cuando alguien te presta dinero y no paga, decimos que nos salió barato porque no le volveremos a prestar”, comenta y añade que siempre pide, por si acaso, que la aterricen. 

Le atacaron los nervios

Con Carlos Vera colaboró en 'Veraz', de Canal Uno. Antes de la segunda vuelta electoral, la llamaron de TC para participar como panelista en el espacio 'Voz y voto'. Luego, el gerente general de ese canal, Rafael Cuesta, la consideró para 'Entre ellas'.

Le tocó enfrentarse a las cámaras...

Por ello es un reto enorme porque se espera que las mujeres de TV sean delgadas, con cabello largo y ondulado, piel clara y megacurvas. No es mi tipo. Procuro estar presentable. Lo hago por mí.

Los nervios son traicioneros…

La víspera del estreno sentía muchos nervios. Acostada en el sofá de mi casa, me dio una angustia en el corazón y estómago. Le dije a mi esposo que sentía miedo. Me han tratado bien, si no fuese así me habría marchado.

Calientitos TV

El Cuy vuelve a la farándula junto a Santiago Castro en 'Calientitos TV'

Leer más

Se la nota muy suelta...

La radio me preparó para la TV, y mi padre para la vida. La lectura también me dio esa soltura y haber trabajado con Ramón Sonnenholzner.  

Llegó a un medio (TV) en el que la mayoría de los talentos tratan de aparentar lo que no son...

(Risas) No nos podemos engañar a nosotros mismos. Yo tengo defectos, soy una persona que le falta mucho conocimiento, también peco de egocéntrica, no creo en las perfecciones. El refrán dice: “Más rápido cae un mentiroso que un ladrón”. De nada sirve hacer creer que somos santos.

Aunque se hable de igualdad, sigue existiendo discriminación. ¿La ha vivido?

No la he sentido, pero reconozco que me pongo tensa cuando estoy en algunos lugares porque considero que Ecuador es un país racista. Hace 20 años nadie imaginaba una negra en TV, ahora las hay. La televisión es más dura con la mujer que con el hombre. A estos se les perdona si son calvos, gordos o si tienen arrugas. 

No puedo negar que existe discriminación, eso sería absurdo, demostrar que lo podemos combatir es lo correcto. Que a mí no me pase, no significa que otros no lo hayan sufrido por pensamientos o preferencias.

María Fernanda Perrone
Le encantan los dulces, tomarse un trago y bailar.Jimmy Negrete // EXPRESO

Le encanta reciclar

María Fernanda tiene claro que la TV es muy exigente con la imagen. El canal la apoya en vestuario y maquillaje. “No exigiré lucir una prenda diferente cada día, no caeré en aquello, porque en mi caso no es una práctica personal. Me encanta reciclar. Si repito, no sentiré vergüenza, todavía conservo ropa de mi abuela (Yolanda), no me romperé la cabeza pensando que me criticarán”, comenta.

La gente ve la basura en el ojo ajeno, pero no en el propio...

No estoy preparada para las críticas porque no las he recibido. Aprenderé con el tiempo.

Al amor de su vida lo conoció en una discoteca

A su esposo, el odontólogo y chef Ronald Vallejo, lo conoció en una discoteca. “Vivimos juntos desde 2008 y recién el matrimonio fue en febrero del 2020, la última fiesta antes de la pandemia. No nos casamos antes porque no había necesidad, no lo sentíamos y no había plata para la fiesta que me merezco (risas). 

Dicen que no se consigue marido en un bar, yo lo conseguí. Se parece a mi padre en esa calma para enfrentar la vida. Es un hombre de valores y de buena vibra. Piensan que es un santo, pero tampoco es así, porque muchos creen que soy una bruja, dice entre risas.

Con él procreó a dos niños, Francisco (12) y Eleonor (casi dos). “Dejé los métodos anticonceptivos y en dos meses quedé embarazada de nuevo, quería llorar porque habían pasado diez años. En el parto de mi hija le dije al doctor que arranque todo, le exigí que me ligue”.

María Fernanda Perrone
De 41 años y nacida en Esmeraldas.Jimmy Negrete // EXPRESO