Guayaquil

“La Puntilla dejó de ser esa maravilla que muchos creen”

Los últimos robos registrados en los espacios públicos y exteriores de las ciudadelas agobian a los residentes.  Piden iluminar la arteria

La Puntilla
Oscuridad. En algunos tramos de la vía principal de La Puntilla y sus calles secundarias, la iluminación es escasa.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Que ya no se siente segura ni siquiera de caminar en los alrededores de su vecindario. Que imagina que hay ojos que la miran por todos lados o están pendientes de sus movimientos; que se siente desprotegida y agobiada de invertir tanto en seguridad y que ni siquiera los espacios públicos con guardias privados e informales pueden evitar que La Puntilla sea cada vez más insegura. Es lo que piensa María José Rivera, habitante de la ciudadela Entre Ríos y víctima de la delincuencia.

Midtown

La obra que alarma a una zona cansada de lidiar con el tráfico

Leer más

Rivera, a quien solo este año le han robado tres veces, asegura que el hecho de vivir en una zona cuya plusvalía es alta, no le asegura que estará más protegida que el resto. “En enero se metieron dos hombres a robar en mi casa; en febrero me robaron la memoria del auto; y hace apenas 10 días, en un parqueadero público a mi carro le sacaron los espejos, le rompieron uno de los vidrios y se me llevaron la laptop”. La Puntilla está invivible, no es el paraíso que muchos creen, se queja.

Dentro de las urbanizaciones se siente paz, el problema es afuera. Falta iluminación, es riesgoso salir a caminar. Además, han ocurrido delitos graves y eso acá antes no pasaba.

Ximena Sarmiento,
residente de Pórtico del Río

Omar Flores piensa de igual forma, al relatar que ya no se siente tranquilo ni de salir a las plazas comerciales, farmacias o minimarkets que son parte del entorno. Él vive en Ciudad Celeste, una de las zonas donde la falta de iluminación ha jugado en contra de los residentes y en la que le han robado en dos ocasiones, siempre cerca de las 20:00, un tipo (no el mismo) armado.

La Puntilla
Control. En las plazas comerciales se han incrementado los operativos policiales.Christian Vinueza

“Dicen que aquí se va a construir el proyecto Nuevo Samborondón (del que el alcalde Juan José Yúnez aún no precisa cuándo iniciará) y espero que sea pronto. Quiero sentirme tranquilo ahora y no verme obligado a encerrarme más y por más tiempo. Eso es frustrante. Vivir aquí ya se está volviendo frustrante...”, sentencia.

Este sería el auto que se llevaron este 1 de septiembre de un parqueo.

Alerta por robo de un auto en el parqueo de una zona de oficinas en Samborondón

Leer más

Según datos de la Policía, en lo que va del año en el distrito Samborondón, que abarca todo el cantón, se han robado 10 carros, 6 motos; se han reportado 10 robos en las viviendas (incluso en ciudadelas cerradas) y asimismo se han cometido 5 asesinatos, uno de ellos en La Puntilla, que corresponde al de julio pasado, registrado en una plaza comercial del sector. El resto, explica el coronel Ricardo Manitio, jefe del Distrito, se han ejecutado en la cabecera y los límites del Samborondón y las causan son diversas. “No se han dado solo por robos”, sentencia.

Para Manitio, quien precisa que son más de 114 agentes los que resguardan el cantón, 40 de ellos solo en La Puntilla, pese a que las cifras, para la población son preocupantes, “son inferiores a las reportadas en el 2019”. Y eso, defiende, evidencia que se está haciendo un buen trabajo, aunque la comunidad difiere.

Y es que tal como lo han asegurado a este Diario los habitantes de decenas de barrios guayaquileños, en La Puntilla existe un subregistro de delitos que no son denunciados porque el proceso es engorroso.

La Puntilla
Los residentes aseguran sentirse intranquilos incluso al salir al caminar cerca de sus ciudadelas.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Christian Orellana, también residente de Ciudad Celeste, lo tiene claro. En marzo pasado, a su esposa le robaron el vehículo en el estacionamiento de una clínica del sector y no ha logrado recuperarlo. Esto, pese a que consiguió los videos donde se observa a los delincuentes llevarse su auto en no más de siete minutos y al vehículo en el que operan.

“Han pasado cinco meses y no se ha logrado nada. Y el proceso es tan cansado, empezando porque la denuncia hay que ponerla en la Fiscalía, pero en la cabecera cantonal. Hay trabas permanentes, oficios por llenar en todos lados. Te cansas, simplemente te cansas”, argumenta al criticar que las autoridades del cantón no tengan en cuenta estas malas experiencias.

Espacio. Aunque la ciudadanía confiesa que la inseguridad no alcanza los niveles de Guayaquil, ya no se sienten seguros de transitar como cuando llegaron al sector.

La Puntilla ya no es la tierra prometida

Leer más

“Tenemos un ECU 911 en La Puntilla, una enorme sede en la que podríamos hacer ese y otros procesos, pero que está de adorno. Acá seguimos tonteando. Y más aún, viviendo con temores....”, lamenta. Y es que para Orellana, desde julio que asesinaron a un extranjero en una plaza comercial del sector, en el entorno se vive con más zozobra que antes.

Decidí vivir en este sector por seguridad, pero no la tengo. Ahora uno no se siente tranquilo ni siquiera de caminar. Hay robos, muchos, y trabas que complican los procesos.

Christian Orellana,
habitante de Ciudad Celeste

“Por más que se diga o haya confirmado que ese fue un caso aislado, producto del narcotráfico y economía ilícita (como aseguró la Policía en ese entonces), no podemos vivir así. Muerte es muerte. Últimamente la vía Samborondón guarda nada más que malas noticias”, coincide Samuel Calderón, habitante de Las Riveras que fue víctima, hace cinco meses, de un asalto en los exteriores de un establecimiento comercial.

“A veces quisiera mudarme, pero analizo las opciones y nada me convence. La inseguridad se ha propagado por todo el Gran Guayaquil y hasta más”, se queja.

CICLISTAS GUAYAQUIL

Manual para no matar a un ciclista

Leer más

Frente a esta realidad, los habitantes exigen que la seguridad sea el principal tema a tratar y a ser tomado en cuenta por la Alcaldía de Samborondón, y que en torno a ello se cree un plan cuyo eje apunte no solo a incrementar los operativos de control a través del río; sino a que se instalen las suficientes cámaras de seguridad en la arteria y los sitios de mayor afluencia, y se alumbren las zonas que permanecen en tinieblas.

“Cámaras, necesitamos cámaras. Y ya no solo para detectar a los delincuentes, sino para localizar e identificar, a tiempo, a quienes matan a los ciclistas”, argumenta la habitante Valentina Antón, al recordar el caso de Santiago Jaramillo, quien fue atropellado hace poco cerca de la isla Mocolí, donde precisamente -como lo publicó este Diario- no había suficientes cámaras de videovigilancia.

  • En la zona rural

Las invasiones también generan violencia

A diferencia del área urbana, a decir del jefe del distrito Samborondón, Ricardo Manitio, en la zona rural los actos delictivos y más aún violentos están influenciados por el efecto del consumo de alcohol y la pelea por las invasiones.

ENTREVISTA AL GOBERNAD(32462960)

Luis Chonillo : “Actuaremos en base a criterios técnicos, no improvisaremos”

Leer más

“En esas zonas hay carencias, faltan servicios y, a veces, ni siquiera los habitantes cuentan con un teléfono para llamar y pedir ayuda, lo que los deja más expuestos y dificulta muestro trabajo”, relata. Aún así, señala, a diario se realizan operativos que han dado resultados.

Cita como ejemplo los 1.763 realizados solo en la semana del 1 al 7 de agosto en el cantón, que dejó como resultado el decomiso de 8 armas de fuego y 16 armas blancas. “Nosotros sí estamos actuando y lo hacemos de forma permanente”, justifica.

La Puntilla
La Policía asegura que sí se han realizado operativos conjuntos con otras entidades en el sector.Cortesía

La ciudadanía, si bien no opina en su contra, sí hace un llamado a que sean ellos los que exijan a la autoridad local las herramientas que necesitan para operar. “Hace falta trabajar de forma articulada, analizando en conjunto qué le hace falta al territorio y teniendo en cuenta sus características. Aquí, la comunidad, los agentes y la alcaldía lo hace por su cuenta y como puede, así jamás se llegará a nada”, advierte Peter León, residente de La Puntilla.