Patricio Cajas: “Educación trabaja muy poco en la orientación vocacional”

  Guayaquil

Patricio Cajas: “Educación trabaja muy poco en la orientación vocacional”

El psicólogo asegura que este es un tema que no solo le compete al profesional, sino también a las familias, al sistema educativo y al mismo orientado

Patricio Cajas
El psicólogo Patricio Cajas ha desarrollado proyectos de formación de derechos humanos; derechos de niños, niñas y adolescentes.Christian Vinueza / EXPRESO

Psicólogo; ha desarrollado gestión, investigación, capacitación y administración de programas y proyectos de formación de derechos humanos; derechos de niños, niñas y adolescentes, en el ámbito público, privado y en organismos nacionales e internacionales como Unicef y Unesco.

Proyecto de grado

El proyecto de grado tiene ocupados a los futuros bachilleres

Leer más

EL CONTEXTO

Cuando el año lectivo en el régimen Costa está a punto de culminar, surge la inquietud en los estudiantes de tercero de bachillerato sobre qué carrera escoger para seguir en la universidad. Decidirlo no es tarea fácil, pero una buena orientación vocacional sería de gran ayuda. En este ciclo escolar se graduarán 169.000 bachilleres.

¿Por qué la orientación de un profesional es la mejor opción al momento de elegir qué estudiar?

La orientación da mayores posibilidades de que uno acierte en la profesión que escoge de cara al futuro. Pero esto no solo tiene que ser visto como un tema coyuntural en esta época cuando ya se va terminando el año lectivo, sino que, como otras muchas cosas del sistema educativo, debe ser parte de un proceso que al final del mismo se pueda disponer de mayores aptitudes, gustos, emociones para vincularse a una carrera.

¿Qué hacer para que el joven no elija una carrera y a mitad de camino la abandone por no haber realizado una orientación vocacional apropiada?

Whymper León

Whymper León: “El Bachillerato Internacional no tuvo sostenimiento en los colegios fiscales”

Leer más

Las técnicas de orientación vocacional deben trabajar con las familias porque es desde allí donde muchas veces vienen las presiones, los gustos y las posibilidades. También deberían estar involucradas las instituciones educativas para que trabajen a tiempo este proceso e irlo vinculando. Antes había universidades que se acercaban a los colegios y organizaban eventos donde los estudiantes podían conocer las diferentes carreras. Aunque esto se empezó a trabajar como una estrategia comercial para captar a alumnado, sí posibilitaba un vínculo directo con los jóvenes que podían compartir experiencia y ver qué podían ser en el futuro si escogían tal o cual carrera.

La orientación debe ser un proceso trabajado y no algo que se reduzca a la toma de una prueba.

¿El sistema educativo tiene las herramientas para ofrecer una adecuada orientación vocacional a los jóvenes?

El sistema educativo público no tiene los recursos, no trabaja lo suficientemente en este tema, hay muy poco personal y pocos orientadores vocacionales; quizá el sector privado tenga más opciones; pero estas son las limitaciones que existen para un momento tan importante como este.

¿Cuáles son los elementos para que el orientado pueda indagar en los intereses, gustos, habilidades que le facilitarán una buena elección de carrera?

Graduación en casa

Graduaciones: con birretes desde casa

Leer más

Hay que trabajar en lo personal para conocer habilidades y destrezas. Hay que ser realistas en lo que podemos o no hacer; analizar si mi familia puede o no ayudar, en caso de que el orientado aún sea dependiente. Hay que invitar a los estudiantes a que busquen información, se vinculen con espacios en donde puedan conocer un poco más lo que significa tal o cual carrera, no solo en el tema económico, laboral y social, sino hacia dónde despunta y dónde hay mayor demanda.

¿El psicólogo es el único profesional que puede orientar?

Hay que superar el ámbito de la psicología como única carrera que trabaje en el campo de la orientación. Caemos en los test, en las pruebas y en una visión de lo que yo necesito para conocer a la persona únicamente. Pero hay que indagar en otros elementos que tal vez son más mecánicos como, por ejemplos, destrezas finas y gruesas que deben tener las personas para desempeñarse en otras áreas.

La realidad es que en la universidad no hay espacio para todos los bachilleres que se gradúan cada año.

¿Qué puede hacer un orientador si la vocación del alumno no coincide con sus competencias y habilidades?

Robot Loly

Loly apoya el aprendizaje de 2.100 niños de cuatro escuelas

Leer más

Sería recomendable ser realista, tener un diálogo en donde podamos decir esto se puede o no, porque se necesita esto o aquello, sin que eso se vea como el sacrificio del futuro. Hay que invitar al adolescente o joven a ver qué es mejor para su proyecto de vida, ya que no es un tema del título que voy a colgar en la pared, sino cómo disfrutaré esa carrera.

¿Considera que la falta de vocación en el alumnado es en realidad una falta de motivación? ¿Qué se necesita para fomentar esta motivación?

Es un elemento que está en juego en este momento. Hay que motivar al estudiante desde lo familiar, desde la institución educativa, desde el ámbito profesional del orientador. También la sociedad tiene que estimular a los jóvenes y revisar algunos discursos.

¿En qué etapa es más conveniente la orientación?

Uno ve habilidades y destrezas en los niños desde temprana edad. Pero desde el bachillerato deberían trabajarse aquellos temas que impliquen salir del aula, conocer lo que significa el trabajo en el campo de ciertas profesiones y que haya instituciones educativas que oferten nuevas carreras para que el estudiante tenga otras opciones.