Guayaquil

El Mercado del Río busca resurgir y reabrirá el 1 de julio con novedades

Perdió seis de sus 26 negocios, pero inaugurará una pizzería y un restaurante peruano. Habrá una promoción a los primeros 1.500 clientes

Mercado del Río
Ciudadanos visitan el Mercado del Rió en su inauguración en 2018.Archivos

El golpe fue doloroso, pero las ganas de ponerse de pie y seguir adelante no cesan. El próximo 1 de julio a la 13:00 el Mercado del Río, espacio gastronómico que cuenta con varios locales, todos dedicados a la cocina ecuatoriana y sus influencias, situado en el Malecón del 2000 a orillas del río Guayas, reabrirá sus puertas al público.

Restaurantes belgas

Bélgica promueve el consumo en hoteles, restaurantes y cafeterías con una baja del IVA

Leer más

De los 26 restaurantes que ofrecían diferentes platillos nacionales y extranjeros, el empresario Nicolás Romero, administrador de esa cadena de restaurantes, espera que por lo menos 24, den el servicio. Es que cuenta a EXPRESO que, tras la cuarentena por el coronavirus, lapso en que los negocios tuvieron que cerrar sus puertas y reinventarse, seis de los 26 negocios no pudieron soportar las graves consecuencias económicas que trajo la crisis sanitaria.

Coronavirus en Ecuador y el mundo: información verificada, casos, mapa y más | MINUTO A MINUTO

“De los seis, uno cerró porque su dueña murió por coronavirus. Los otros cinco por la crisis económica. Ahora de esos seis hemos podido reemplazar a dos, uno es de comida peruana y otro es una pizzería. Posiblemente la próxima semana se integren dos más”, detalla el restaurantero.

La inauguración de los nuevos restaurantes y la reapertura del Mercado del Río llega con una promoción, detalla Romero. Los primeros 1.500 clientes recibirán el dos por uno. “Cuando la persona compre su ticket, por ejemplo, por $20, podrá tener $40 en consumo. No necesariamente tiene que comparar el mismo platillo, puede ser otro diferente”, explica.

FRANCIA

Bares y restaurantes reabren en Francia

Leer más

La reactivación llegará con las medidas de seguridad establecidas por el Comité de Operaciones Emergentes (COE) del país, como uso de mascarillas obligatoria, toma de temperatura, gel y alcohol antibacterial. Además, menciona el administrador, ese espacio gastronómico cuenta desde hace un año con la máquina de lavado al vapor de vajillas.

Los dueños de estos negocios han tomado no solo las órdenes de sanidad del gobierno local y nacional, sin también han adoptado ejemplos de cuidado que ya se aplican en otros países, como España. Todo, aseguran, a fin de impedir la propagación del virus y que un nuevo rebrote acabe con sus negocios y tengan que cerrar, como lo han hecho restaurantes y bares tradicionales del Guayaquil, entre ellos Arthur´s Cafe de Las Peñas y El Manantial de Urdesa.

Y es que la segunda ola del coronavirus se ha manifestado en el ámbito económico, dice Romero. Así, el Mercado del Río, detalla, ha perdido durante la pandemia del Covid, $1'300.000, que pretende recuperar por lo menos en un año y medio de funcionamiento.

“Tres meses cerrados, se perdió el 25% del año. Y para el mes de diciembre no solo el Mercado del Río, sino toda la industria de restaurantes va a perder el 40% de sus ventas totales al año. Este es un golpe muy grande para el sector y eso tarda en recuperar. El 2021 será solo un año de sanación”, calcula.

Chef de La Canoa del hotel Continental

Coronavirus en Ecuador: Turismo determina el protocolo para la apertura de los restaurantes

Leer más

Romero quien además es miembro del directorio de la Asociación de Restaurantes del Guayas, que tiene más de 300 socios y que acoge a más de 450 restaurantes, hace hincapié en la falta de ayuda del Gobierno Nacional al sector gastronómico. “Si este sector no va a tener utilidades, porque apenas se quiere recuperar, ¿por qué el Gobierno Nacional no ha considerado eliminar el anticipo de impuesto a la renta, por lo menos en 2020?”, cuestiona.

La crisis por la que atraviesa el sector gastronómico, le ha puesto un pie en el acelerador a los empresarios para el uso de la tecnología. Así lo indica Romero, quien destaca que ese ha sido uno de los más grandes aprendizajes que le ha dejado hasta ahora la pandemia.