Guayaquil

Guayaquil: La delincuencia le roba hasta el sueño a 800 familias de la FAE

Los residentes y escolares son presa del hampa.  Piden policías para la UPC que ayudaron a remodelar.  Quieren poner rejas en las vías de la ciudadela

UPC ciudadela La FAE
La Unidad de Policía Comunitaria está abandonada. Los vecinos de la FAE exigen la presencia de uniformados.Christian Vásconez / EXPRESO

Dos delincuentes a bordo de una motocicleta amenazaron con pistolas a una pareja para robarle. Esto sucedió la noche del sábado pasado, cuando esta llegaba a su casa, ubicada en la ciudadela FAE, norte de la ciudad.

Ciudadela Albatros

Guayaquil: La inseguridad y el miedo se apoderan de los callejones de Albatros

Leer más

Al día siguiente, cerca de las 14:00, tres personas con los rostros tapados, también a bordo de una moto, intentaron robar en una panadería de la manzana 22 de la misma ciudadela.

Te invitamos a leer: Guayaquil: Miraflores desafía al hampa con alarmas y cámaras en las calles

El caso quedó registrado en una cámara de videovigilancia. En las imágenes se aprecia que los hampones no pudieron lograr su objetivo y huyeron por una de las vías de acceso, luego de que el propietario del local hizo sonar la sirena.

Los robos, asaltos e incluso los intentos de secuestro a personas mantienen preocupadas a las 800 familias de las 40 manzanas de la ciudadela FAE, que está cerca de la pista del aeropuerto José Joaquín de Olmedo.

Ciudadela Adace

Guayaquil: Los locales de la ciudadela Adace son víctimas de la delincuencia

Leer más

Piero Rivas Vicuña, presidente del consejo barrial La FAE Renace, señala a EXPRESO que los maleantes escapan por las vías de acceso y peatonales.

Te invitamos a leer: La ciudadela Guayaquil: sus 30 manzanas a merced del hampa

“Llegan en vehículos o en motos y asaltan a las personas que vienen de su trabajo o salen en las horas pico. Roban en las casas, en las despensas y en los parques. Nos han robado hasta el sueño, ya nadie puede dormir con tranquilidad”, comenta.

Esto sucede a pesar de que en la ciudadela hay una Unidad de Policía Comunitaria (UPC) que los moradores ayudaron a construir hace más de una década, a través de bingos, festivales de comida y otras actividades que sirvieron para recabar recursos.

Parques Ciudadela La FAE
Algunas áreas verdes tienen guardianía que la comunidad ha contratado.Christian Vásconez / EXPRESO

“La estación policial está abandonada, no tiene uniformados que realicen patrullajes. Estamos totalmente desprotegidos”, lamenta Rivas, al informar que los habitantes de la ciudadela han enviado un oficio al gobernador del Guayas, Francesco Tabacchi, para pedirle que rehabilite la UPC y destine policías para que haya mayor capacidad de respuesta ante los delitos, que están ganando terreno.

Hemos pedido a la Gobernación que reactive la UPC. Y a la actual administración municipal le solicitamos directrices para cerrar las vías de la ciudadela por horarios.

Piero Rivas, presidente del Consejo barrial La FAE Renace
Samanes 405

Un quiebre en la comunidad

Leer más

Asimismo, esperan tener un acercamiento con las nuevas autoridades municipales, a quienes ya les han planteado el cierre de las 33 peatonales por las noches. “Queremos colocar rejas o portones para frenar la presencia de los hampones. Contamos con la unión del vecindario, que quiere recuperar la paz de esta zona, pero queremos la aprobación de las autoridades”, expresa Rivas.

En uno de los 10 parques, los vecinos colocaron cerramiento para evitar que indigentes y antisociales ingresen a delinquir y consumir sustancias prohibidas.

“Las puertas del área verde se cierran a las 19:00 y se abren a las 07:00”, informa uno de los guardianes que la comunidad contrató para evitar convivir con estos males.

Ciudadela Ietel

Los vecinos de la ciudadela Ietel luchan contra la delincuencia

Leer más

La preocupación de los residentes debido a la inseguridad, también la expresan los padres de familia cuyos hijos se educan en cuatro unidades educativas que hay en el sector.

Los estudiantes son presas de los delincuentes a diario. A ellos les roban los celulares y hasta las mochilas cuando salen de los planteles y se dirigen a sus casas”, indica Ivonne Moreno, quien todos los días acude a una de las escuelas para llevar y retirar a su hijo.

El 70 % de los habitantes de esta ciudadela son adultos mayores que necesitan vivir tranquilos, pero no lo pueden hacer por la zozobra que origina la inseguridad.

Germán Martínez, representante de una clínica de la zona

Mercy Soledispa, otra representante, denuncia que hace dos semanas quisieron secuestrar a un menor en las afuera del parque que está frente a un centro educativo. “Personas desconocidas rondan la zona. Incluso se parquean en los alrededores de los colegios, toman fotos y luego se van. No sabemos por qué. A través del comité y de los directivos del plantel se pidió la presencia de miembros de las Fuerzas Armadas para que acudan al ingreso y salida de los alumnos. Desde el lunes pasado los uniformados están presentes y eso nos da alivio”.

Calles, Ciudadela La FAE
Las vías agrietadas de la ciudadela La FAE se han convertido en improvisadas escuelas de conducción..Christian Vásconez / EXPRESO

La inseguridad no es el único problema que aqueja a los residentes de la ciudadela. También está el mal estado de las veredas y vías, que no han recibido mantenimiento desde hace más de 15 años.

Te puede interesar: Guayaquil: Las ‘vacunas’ ya pinchan al taxismo

“Las calles se han convertido en improvisadas escuelas de conducción. El paso constante de los automotores origina grietas que las lluvias han profundizado”, denuncia Anita Mora, una residente que junto a los integrantes del consejo barrial quiere vivir en una ciudadela segura que le permita recuperar el sueño perdido.