Coronavirus: las secuelas tras sobrevivir a cuidados intensivos

  Salud

Coronavirus: las secuelas tras sobrevivir a cuidados intensivos

Atrofia muscular, problemas renales y psicológicos, son algunos de los estragos que deja la enfermedad

9992dafa364a42b2fb9e84fdc7c5000897f74211w
Los síntomas típicos de coronavirus constan de fiebre, tos y dificultad para respirar.EFE

La COVID-19 es una enfermedad que no para de sorprender. Poco a poco se ha ido revelando más información en torno a la misma, aunque aún hay muchas dudas. Lo que sí es cierto es que este padecimiento no es "cualquier gripe" y en muchos pacientes con complicaciones puede generar numerosas y significativas consecuencias.

China está fijándose especialmente en cómo nacen los nuevos casos

Coronavirus: los brotes en China no tienen lugar en las calles, sino en interiores

Leer más

SIGUE EL MINUTO A MINUTO DEL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ECUADOR Y EL MUNDO.

Para muchos pacientes superar la enfermedad puede ser el fin de una difícil etapa, pero para otros es apenas el inicio de todo un viacrucis. Tal es el caso de los pacientes que pasan por la unidad de cuidados intensivos, que tras recuperarse pueden sufrir un largo listado de secuelas: atrofia muscular, mayores probabilidades de sufrir accidentes vasculares, problemas renales o, incluso, problemas psicológicos.

Los síntomas característicos del nuevo coronavirus constan de fiebre, tos y dificultad para respirar. Menos conocidas son las complicaciones por la enfermedad que, según la información oficial,  provienen de la neumonía producida por el daño en los pulmones. 

Como informa Xataka, los estudios realizados hasta la fecha coinciden en que el virus, aunque afecta de forma general, ataca especialmente al tejido de ese órgano. Esto produce insuficiencias funcionales y la entrada de otros patógenos que agravan la infección e inflamación de los pulmones. 

En términos generales, la neumonía impide la respiración, ya que estropea los alvéolos y el intercambio gaseoso. Como consecuencia, el cuerpo tiene acceso a menos oxígeno. De ahí que una de las necesidades principales sea contar con respiradores para compensar esta falta del mismo. También se suman la falta de riego, el daño neurológico o la citotoxicidad, que generan consecuencias en diversas partes del cuerpo.

Estos son los principales problemas detectados en algunos pacientes curados de COVID-19 y que pasaron por la unidad de cuidados intensivos:

  • CRONIFICACIÓN DE LA NEUMONÍA

Una señal identificada en los primeros pacientes graves que han superado la enfermedad muestran una cara bastante preocupante: una inflamación recurrente derivada de problemas inmunitarios causados por la enfermedad, según apuntan especialistas del Departamento de Medicina Interna del Hospital Clínico de Erlangen.

  • DAÑOS RENALES

La deficiencia de oxígeno en la sangre puede generar daños en los riñones, algo que como se ha venido observando está asociada a la neumonía, tanto vírica, como la del nuevo coronavirus. Como comentó el nefrólogo Michael J. Ross a Xataka, entre el 20 y el 30% de los ingresados en la UCI necesitan diálisis durante su recuperación y puede que también tras salir del hospital.

  • ATROFIA MUSCULAR

La División de Medicina Neuromuscular del Hospital General de Massachusetts reportó casos de atrofia muscular en pacientes recuperados. Esto requiere de mucho tiempo con ventilación asistida y hospitalización prolongada. Su presencia se da en el 25 y el 90% de los pacientes, según datos del Departamento de Enfermería de la ATEI Thessaloniki.

  • PROBLEMAS CARDIORESPIRATORIOS

El epidemiólogo Sachin Yende publicó en 2015, un informe que revelaba una asociación de la estancia en la UCI por neumonía con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares durante la recuperación. En concreto, el especialista indicaba que los pacientes padecen hasta cuatro veces más posibilidades de sufrir este tipo de complicaciones. 

pexels-photo-1350560

Coronavirus en Ecuador: Un primer paso hacia la normalidad

Leer más

  • PROBLEMAS NEUROLÓGICOS

Los médicos han identificados a la cefalea, el mareo, dolores musculares y la incapacidad para oler, como algunos estragos tras superar las condiciones criticas de la enfermedad. En algunos pacientes de Wuhan -epicentro del brote- se presentaron cuadros de ataxia, epilepsia y daños en los nervios periféricos. Y entre los mecanismos de afección están la inflamación del cerebro, la hipoxia y la viriasisel.