Mente

Siente empatía por la necesidad ajena

Todo ser humano la tiene, pero pocos la practican. La falta de amor puede ser un motivo y desde la niñez hay que promoverla. 

empatía
Quien es empático en una área de su vida, lo es en todas.Archivo Shutterstock

Zuleika de Ceballos al enterarse que a una excompañera de trabajo aún no le han cancelado su sueldo se preocupó mucho, pues conoce la situación de su amiga, es madre de una bebé de 11 meses, es el sustento de su casa y la reserva de alimentos se le está agotando en pleno aislamiento preventivo, que la población vive para frenar el contagio del COVID-19.

Monteros

Jefferson Montero: 16.000 mascarillas, 10.000 guantes y 5.000 trajes para Los Ríos

Leer más

Por el aislamiento Zuleika sabe que no puede salir, pero se las ingenió para comunicar en un chat (que tiene con sus antiguas colaboradoras) la necesidad que estaba pasando su amiga. Entre todas reunieron cierta cantidad de dinero y le hicieron una transferencia.

Este es un ejemplo de empatía, sentir el dolor o la preocupación ajena como propia, y no quedarse en la indiferencia sino buscar enseguida un mecanismo de ayuda, de solidaridad.

En estos tiempos de coronavirus hay que ser menos egoístas y más generosos. “Hacer una llamada, enviar mensajes de aliento, orar por determinada situación (contagio, pérdida de un ser querido, escasez financiera, etc.) y si está en sus posibilidades ayudar con medicinas, mascarillas, alimentos y donaciones económicas”, manifiesta la psicóloga Esther Alarcón.

La experta explica que toda persona nace desde el punto de vista químico y cerebral con esta capacidad, debido a las neuronas ‘espejo’ de la corteza prefrontal que el ser humano posee. Estas permiten comprender al otro, ponerse en su lugar. Lastimosamente, no todos la desarrollan y el tiempo ideal es la niñez. “Esto es como un músculo, hay que ponerla en acción. Los adultos que no la aplican pueden ser los carentes de amor, por eso suelen decir esto no es conmigo”.

Los frutos de ella son disfrutar de relaciones más armoniosas, quien practica la empatía tendrá una salud emocional de calidad y gran fortaleza para enfrentar los problemas. El que es empático lo es en toda área de la vida, en el fallecimiento de alguien, en el despido de algún compañero de trabajo, etc.

No al exceso

Todo tiene su límite, tiempo y momento. “Siento tu dolor, pero no me voy a meter en él ni voy a caer en depresión por ello. Guarda las distancias emocionales y procura mantener el equilibrio y la ecuanimidad, porque el exceso puede afectar a su salud. Mantén el autocontrol y la gestión emocional de los sentimientos angustiosos”.

telemedicina

Coronavirus en Ecuador: Una fundación ayuda con ‘telecuraciones’ de heridas

Leer más

Tenga en cuenta

  • Foméntela en los niños a través de su ejemplo. Hable de ella con cuentos, juegos, llévelos a visitar a ancianos, enfermos, explicándoles por qué lo hacen. No los encierre en una burbuja.
  • Quien no fue empático de pequeño, puede serlo de adulto si ha vivido situaciones fuertes como un accidente, enfermedad, entre otras experiencias...