Los suicidios en Ecuador han aumentado desde el inicio de la pandemia

  Mente

Los suicidios en Ecuador han aumentado desde el inicio de la pandemia

El Instituto de Neurociencias de Guayaquil ha atendido 264 casos de intento de autoeliminación. La mayoría proviene de la provincia del Guayas

suicidios
Los intentos de suicidios tuvieron un repunte en el brote de la pandemia.Archivos.

El 13 de julio pasado un hombre se suicidó en el mirador del malecón del cantón Balzar, de la provincia de Guayas. Las imágenes de la cámara de seguridad de ese sitio público narraron el suceso. Era de noche y el señor ató su cuello con el extremo una soga, el resto de la cuerda la amarró a una de las barandas del mirador y se lanzó al vacío. La Policía recogió el cuerpo guindado, al siguiente día.

El 25 de julio otro caso de suicidio ocurrió en Quito. Esta vez la víctima fue un policía. El cabo segundo se habría disparado en el cuello luego de discutir con su esposa por una supuesta infidelidad de la mujer.

En junio, en Guayaquil, la Policía logró detener a un hombre que intentó lanzarse desde el puente de la Unidad Nacional, porque estaba deprimido por la crisis de la pandemia del coronavirus.

pareja muerta

En Guaranda reportan que un guardia asesinó a su expareja y luego se suicidó

Leer más

Desde el 1 de enero hasta 15 de marzo, a nivel nacional, se reportaron 14 casos de suicidios al sistema integrado ECU 911, según indica esa institución. Pero desde el 16 de marzo, cuando inició la pandemia de la COVID-19, la cifra sube a un promedio de 24 por mes. De lo que va del año se han reportado en total 137 de estos eventos. 

Que durante el brote de coronavirus en Ecuador, que inició en Guayaquil a mediados de marzo, haya un repunte de suicidios, también lo dice el Instituto de Neurociencias de Guayaquil, entidad que lleva adelante un programa de prevención de suicidios desde febrero de este año, a través de llamadas telefónicas.

La herramienta principal del programa es una aplicación móvil llamada Ánimaec, que se descarga gratuitamente. Las personas, en plena crisis depresiva y con comportamientos suicidas, pueden registrar sus números en esa app y un psicólogo les llama para escucharlos e impedir que se autoeliminen. Ese proyecto se lanzó en octubre de 2019, luego de que la institución note un aumento de casos de suicidios con el paso de los años en el país.

La psicóloga Verónica Moreira, quien lidera este proyecto, le cuenta a EXPRESO que desde febrero de este año a la fecha han recibido 264 alertas, a través de la aplicación, de personas en crisis de depresión y con comportamientos suicidas. Cuenta que el 70% de estas atenciones provienen de la provincia del Guayas y las razones por la que más intentan suicidarse es por la separación amorosa y por la pérdida de la pareja.

“Por la pandemia del coronavirus hubo un repunte en los meses de marzo y abril. Somos 10 voluntarios, entre psicólogos y estudiantes de último año de psicología de la Universidad Espíritu Santo. Una vez que la persona nos alertan, les llamamos, las escuchamos y damos la ayuda de soporte emocional por una crisis (…) Estamos trabajando en una prevención primaria y secundaria. Las personas acuden a nosotros y nosotros las disuadimos y las direccionamos a que busquen un acompañamiento terapéutico. El servicio es comunitario y gratuito”, detalla.

Esta atención funciona así: la persona en crisis avisan en la aplicación. Un voluntario le llama, la estabiliza y analiza el grado de amenaza. En algunos casos el afectado manifiesta que se quiere suicidar y en otros, lo dice luego de que los psicólogos se lo preguntan.

La herramienta principal del programa es una aplicación de primeros auxilios psicológicos que ha desarrollado la agencia Publicitas como labor social..

Se desarrolla una App en Guayaquil para prevenir suicidios

Leer más

“El comportamiento suicida está muy estigmatizado. Causa mucha culpa y vergüenza. Por eso no es manifestado. Cuando le cuentan al amigo, el amigo le dice que la vida es bella que no piense en eso, y sí es una forma de ayudar, pero lo más importante es escucharlo y ver qué hay detrás”, destaca Moreira. Agrega que el deseo de quitarse la vida es transitorio y puede durar 72 horas.

La psicóloga además señala que hay que considerar que la amenaza suicida no es una manipulación, sino más bien, un intento de salir de una situación de la que no se está feliz. Pues explica que detrás de cada suicidio, hay, generalmente, mínimo tres intentos previos. 

"La gente suele decir que el que se quiere suicidar se suicida y no avisa, pero antes de hacerlo lo intenta al menos tres veces, lo planifican con día, lugar y hora”Verónica Moreira, psicóloga

La atención, por el momento, a través de la aplicación Ánimaec, funciona de lunes a viernes de 08:00 a 14:00. Moreira espera que en los próximos días el horario se extienda las 24 horas y así ayudar a salvar más vidas.