Verónica Jarrín: "Soy muy fregada y exigente"

  Ocio

Verónica Jarrín: "Soy muy fregada y exigente"

La comunicadora volvió a la TV luego de 6 años de estar alejada de las noticias. Es parte de Ecuador TV.

Verónica Jarrín
Verónica se define como una mujer de carácter fuerte.Cortesía

Se define como una mujer de carácter fuerte y con la que no existen las medias tintas. Detesta lo superficial en todos los sentidos. La quiteña Verónica Jarrín (46) vuelve a la televisión luego de seis años de ausencia en noticias. Es la presentadora de las dos emisiones de 'Noticias 7' de Ecuador TV. Trabajó en Ecuavisa, RTS, Teleamazonas Gamavisión y TC. 

Pilar Vera

Pilar Vera: "Me encanta estar en la calle"

Leer más

A los 6 años se inició en 'Telejardín' con Alberto Cañas, Cañitas, como asistente de producción. Siempre supo que la Comunicación iba a ser parte de su vida. Todas las tardes iba al canal donde disfrutaba lo que hacía. Su única experiencia en certámenes de belleza fue en Reina de Quito, en 1993. Obtuvo el título de Señorita Confraternidad. 

A su haber tiene dos divorcios, ahora está sola. Madre de Pablo (23) y Luis Antonio (5). No solo la TV ocupa su tiempo, además los bienes raíces.

Dicen que al buen músico el compás le queda...

(Risas) Amo estar en pantalla. Estoy encantada con mi trabajo, me gusta la investigación periodística, siempre con la intención de aprender y estoy al día en las noticias. Hemos formado un buen equipo. En la Comunicación me siento como un pez en el agua. A los 18 años me inicié en noticias en Gamavisión. 

En un certamen de reina de Quito, Marcel Rivas, quien fue jurado, me vio y me llevó al informativo estelar con Polo Barriga y Cecilia Pozo, ex Miss Ecuador. Locutaba noticias internacionales al principio. Ahí trabajé hasta que llegó Carlos Vera, luego estuve en TVentas.

Virginia Limongi con sus compañeros de En Contacto, durante su primera aparición como presentadora de Tv

Virginia Limongi debuta en la TV: "Me siento en casa"

Leer más

En los tiempos que corren no es nada alentador informar de sicariatos, inseguridad, narcotráfico y ahora de guerra...

Con el tiempo he logrado no involucrarme para no sentirme mal. Cuando trabajé en TC, informé sobre un niño que murió de forma violenta. Entonces lloré, hay que mantener cierta distancia, ya lo aprendí. Siempre he pensado que cuando se está en pantalla somos una especie de personaje o se adopta una postura. 

En la vida privada se debe ser más auténtico. El problema es cuando ya no se está al aire y se sigue creyendo que eres ese personaje. En mi caso no ha sido así. He tenido los pies en la tierra.

¿Cuál considera que es el peor error que cometen las presentadoras de noticias de la nueva generación?

La superficialidad. No me gusta que una presentadora tenga poses de diva, que esté pendiente solo de lo físico. El periodista debe profundizar en la información, saber de todo un poco. Estudiar, darse el tiempo para leer.

En Contacto

Lo que ocurrió en pantalla y tras bastidores en el debut de Virginia Limongi

Leer más

Si tuviera la oportunidad de cubrir la guerra entre Rusia y Ucrania, ¿lo haría?

Si José Antonio Sánchez, el director de producción, me dice que hay que viajar para hacer ese trabajo, lo haría. Una gran experiencia periodística.

Siempre ha estado expuesta por el concurso de belleza en el cual participó y sobre todo por la TV. ¿El paso de los años es algo que la complica?

Acepto mi edad y la digo. Si gusta bien y si no también. Cuarenta y seis años que considero han sido bien vividos, con altas y bajas en todo sentido.

Verónica Jarrín
No cree en el matrimonio. A su haber tiene dos divorcios.Cortesía

¿Los reinados nunca le volvieron a interesar?

Siempre Reina de Quito ha tenido una función social. Nunca me ha interesado ser miss ni modelo. Respeto a las personas que les gusta, pero conmigo no van esas cosas.

Es obvio su temperamento fuerte.

No hay que confundir tener carácter con temperamento explosivo. Una mujer de carácter no vacila, no duda, toma decisiones y es frontal.

¿Se arrepiente de algo?

De no haber aceptado una beca para estudiar Leyes en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. Quedé embarazada y me casé a la fuerza. No me arrepiento de mi hijo Pablo, él es mi vida, pero habría sido interesante estudiar en esa institución. Soy comunicadora, además hice dos años de Leyes en la Universidad Metropolitana de Caracas, Venezuela.

La diferencia de edad entre sus hijos es grande.

Me cogió como nueva, pero más madura, segura y menos nerviosa. Volví a ser madre a los 40. Existen 18 años de diferencia entre ellos. En mi caso fue planificado y deseado. Mi hijo me dio un norte, todas mis acciones van dirigidas a su bienestar. Llegué a un acuerdo con el padre, éramos y somos amigos. 

Nuestra relación ha sido abierta y al estilo europeo. La copaternidad es procrear un hijo, criarlo juntos sin tener un vínculo amoroso. Esto es común en Suecia o Finlandia. Generalmente las mujeres acuden a un banco de espermas, pero me pareció muy frío, preferí el estilo tradicional, entre comillas. Nunca tuve nada ni tengo con el padre de mi hijo. El matrimonio está mal concebido.

Verónica Jarrín
Con sus hijos Pablo y Luis Antonio.Cortesía

¿Por qué?

El matrimonio es un contrato por amor, se acaba el amor y se acaba el contrato. Una relación no debe ser condicionada desde el inicio. Debería haber una certificación de calidad, las hay para las empresas, para instituciones gubernamentales y para el matrimonio no. El amor es una cuestión cerebral, que tiene que ver con las endorfinas.

Supuestamente los quiteños son más conservadores que los guayaquileños.

(Suelta una carcajada) A esta altura de la vida, ya no creo en cucos. No quiero pareja, soy bien fregada y exigente. No tengo tiempo, estoy bien así, feliz de la vida. Además los latinos, los ecuatorianos, son muy machistas. Conmigo eso no va. El machismo es sinónimo de hombre. Una persona que esté a mi lado tiene que ser alguien que aporte. Soy determinante, radical, disciplinada y entregada.

¿Entonces con quién vive?

Mi primogénito vive en Alemania, se independizó. Casi la mayoría del tiempo se lo dedico a mi hijo pequeño y a mi mamá (Susana). Es una vida muy íntima.

Casi siempre luce vestidos

Me encanta vestirme así. Son femeninos, discretos y elegantes. Una señora (Marlene) me ayuda con la ropa o, a veces, en los canales me dan canjes. Me gusta la sobriedad, mis colores favoritos son rojo, negro y blanco. No me agradan los estampados, prefiero los tonos fuertes. He subido de peso, antes era talla 4, ahora soy 6, creo que es la premenopausia. Generalmente corro o voy al gimnasio y como sano, pero más que nada por la gastritis que padezco.

Verónica Jarrín
Le encantan los vestidos.Cortesía