Ocio

Pedro Vintimilla: "Soy el mejor cuencano del planeta"

EXPRESIONES se citó con el rey del entretenimiento de la capital azuaya. El joven de 26 años compartió sus pasiones, gustos, manías y ambiciones.

Pedro Vintimilla
Pedro heredó de sus padres la visión y la pasión por los negocios.Gerardo Menoscal

Es el tercero de cuatro hermanos, hijos de una pareja de emprendedores, cuando el término ni siquiera se conocía. Su infancia transcurrió en una hostería de Gualaceo. Hoy, Pedro Vintimilla Palacios, de Sociedad Gourmet, es una de las figuras más activas en el mundo de los negocios de Cuenca, una visión que ha trasladado con éxito a otros lugares como Quito, Guayaquil y Samborondón, y que se proyecta a otros mercados como el de Miami (Estados Unidos). EXPRESIONES compartió con este joven de 26 años que hoy tiene previsto convertirse en el padre de Pedro Cornelio (su primogénito).

¿Cuál es su mejor recuerdo de la infancia?

Haber crecido en el campo. Gualaceo guarda mucha historia, está al lado de Chordeleg y su cocina es muy rica. Y es algo que mis padres impulsaron en su negocio.

¿Cuáles son esos sabores que permanecen en su paladar?

Soy fan del buen seco de pollo, con el tiempo me incliné por la cocina manabita. Tuve que adentrarme en otros sitios fuera de Cuenca y me agradaron los ceviches de la Costa, pero eso sí nunca dejo el locro de papa.

Rebeca Flores

Rebeca Flores: "Sigo siendo una reina por dentro y por fuera"

Leer más

¿Qué es lo más emocionante de ser un hombre de negocios?

Tengo dos lados, está el del hombre que recorre los restaurantes cuatro veces a la semana, me meto de lleno en el servicio en sus horas pico. Me encanta sentirme como un tigre, manejamos tiempos y estándares. No soy chef, sino economista, pero tomo los desafíos cuidando todos los detalles.

¿Y cuál es el otro lado?

El manejo del departamento de marketing y comunicación de las empresas, todo lo que tiene que ver con creatividad y estrategias.

Pedro Vintimilla
Pedro y de fondo la catedral de Cuenca, desde la terraza de su restaurante Negroni.Gerardo Menoscal

A quienes leen esta entrevista y tienen temor de cerrar o perder el negocio, ¿qué les diría?

Hay que adaptarte, el mundo ahora es demasiado variable y cambiante. Hay que estar fresco y receptivo en cuanto a ideas. Rodearte de personas correctas para tomar decisiones acertadas, partiendo de tus bases pero con la ‘expertise’ de otras personas.

¿Ha conocido el fracaso?

Sí, pero no lo llamaría fracaso sino un aprendizaje. Tuvimos un restaurante, no sé si fue por la juventud o por otros factores. Sucedió en 2011 y lo cerramos.

Pedro Palacios

Pedro Palacios: "Siempre es bueno atacar el aro"

Leer más

¿Y qué aprendió?

Como dicen los gringos, ‘do it your self’ (hazlo tú mismo). Aunque tengas ayuda o un socio, tienes que estar ahí. Durante la pandemia hemos abierto tres negocios que aportan a la cultura y al entretenimiento. No nos dimos por vencidos, todo lo contrario. Siempre les decimos a quienes son nuestros colaboradores y equipos de trabajo que somos los mejores. Yo quiero llegar a toda Latinoamérica y al mundo.

Y Pedro Vintimilla, fuera de los negocios, ¿en qué es especialista?

En sonreírle a la vida y a la gente, trato a los demás como me trata mi abuelita que está pendiente de mí (sonríe).

Pedro Vintimilla
Pedro quiere llegar con su marca de servicio y entretenimiento  a todo el mundoGerardo Menoscal

¿Es cierto que tiene pensado abrir en Miami?

Bueno, hemos recibido propuestas no solo en Miami sino en Ciudad de México, Madrid y Bogotá, pero primero hay que consolidarse y perfeccionarse en el mercado local.

¿Es hombre de tres platos?

(Risas) La sopa no puede faltar así el sol esté caliente. Igual el segundo y finalmente el postre y una frutita.

"No me gustaría irme de este mundo sin dejar un legado. Quiero que mi familia continúe en el mundo de los negocios”.
Valerie Villalva

Valerie Villalva: "No conozco la palabra depresión"

Leer más

Otra de sus pasiones es la música, ¿es verdad que se baña con reguetón?

Pues sí (ríe), crecí con el reguetón, me baño con esa música, pero también toco el piano desde los 11 años.

¿Y a quién le canta?

A mi esposa (Sara Espinosa), soy muy romántico y me canto las típicas para planchar, José Luis Perales, José José, Leo Dan. Acuérdate que crecí en las cocinas de un hotel. Cero gringada.

Sara Espinosa
Con su esposa Sara Espinosa. La pareja espera para hoy la llegada de Pedro Cornelio.Gerardo Menoscal

¿Y como buen cuencano maneja moto y practica bicicross?

Soy el más cuencano del planeta. Desde chico hasta ahora practico motocross. Salto y vuelo, una vez a la semana vamos a la pista con Sarita.

¿Su mejor salto? No me diga que el del tigre...

(Risas) No. El mejor de todos ha sido trabajar en armonía con mis hermanos, dejándonos guiar por nuestros padres y la gente buena.

PING PONG

¿Qué no falta en su mesa?

El mote sucio y el mote pillo.

¿Amante de...?

Los deportes extremos.

Danio Carrera

Danilo Carrera: "Tengo hambre de sueños y de comerme al mundo"

Leer más

¿Un deporte del colegio?

El atletismo.

¿Fobia a...?

Las arañas.

 ¿Qué más le encanta?

Pintar.

"Gozo con mi trabajo pero debo reconocer que es muy esclavizante. El emprendedor nunca para, piensa hasta en la ducha. Pero tampoco soy un ‘workaholic’, sé equilibrar todo en mi vida".

 ¿Su primera cita?

A los 13 años, en el cine, con quien ahora es mi esposa.

¿Bueno para...?

Tomar decisiones en momentos de tensión.

¿Y malo para...?

Esperar o estar tranquilo. Necesito sentirme útil y estar en actividad.

¿Qué lo pone mal?

La gente que no es recta o no deja avanzar. Hay que ser persona de bien.

"Soy un hombre afortunado de tener como esposa a una compañera que también conoce del negocio, le gusta y me apoya".