Natalia Guim: "Guayaquil tiene la vena del comercio"

  Ocio

Natalia Guim: "Guayaquil tiene la vena del comercio"

Su olfato para el mundo ‘business’ la ha vuelto imparable para emprender. Su más reciente es gastronomía con alma porteña.

Natalia Guim
Natalia heredó de su familia el amor por los negocios.Freddy Rodríguez

Viajar en el tiempo hasta principios de los años 70 mientras come un ceviche o bebe un cóctel es parte de la experiencia que se vive en el ambiente del restobar La Muy Ilustre.

Sus coloridos mosaicos en las paredes, los elegantes lavabos de piedra y el capitoneado de sus muebles son la puesta en escena que acoge a los comensales que transitan por las calles 10 de Agosto y Pichincha.

Ligia-Moreira-selección-ecuatoriana

El liderazgo de Ligia Moreria en la Tricolor femenina

Leer más

Ahí nos recibe la guayaquileña Natalia Guim. Dice que recorre ese edificio desde que era niña. Es parte de sus recuerdos familiares y el lugar al que llegaba luego de sus caminatas por el centro de la ciudad.

Si bien este local abrió sus puertas hace tan solo seis meses, no es el único emprendimiento de Natalia. Ella viene haciendo su camino al andar desde 2017 con otras marcas distribuidas en diferentes centros comerciales de la ciudad y con las cuales ha ganado una fanaticada de grandes y chicos.

Mientras desayuna un menú con alma porteña junto al staff de EXPRESIONES, va contando cómo fue ese trayecto en el que se ha ido convirtiendo en su propia jefa.

CAZADORA DE TENDENCIAS

Natalia Guim
Desde muy chica se vinculó a los negocios, por lo que se preparó en esa rama.Freddy Rodriguez

Su ímpetu por los negocios ha sido un camino largo y tendría que dedicársele más hojas para contarlo. Pero el momento en que inició esa conexión, dice, vino desde adolescente.

“Luego de las clases del colegio, acompañaba a mi padre en la oficina”, cuenta sobre Nelson Guim. “Desde que tenía doce años, él me llevaba a las ferias que había en China, Estados Unidos, Alemania... Incluso tenía mi credencial de ‘mini buyer’”, agrega.

Natalie Portman

Natalie Portman: "Fue interesante entrenar para adquirir tamaño y musculatura"

Leer más

Así se fue introduciendo en ese mundo de las importaciones. A tal punto que ya vendía a sus compañeros de clases artículos que eran tendencia en esa época. “Desde pequeña soy comerciante”, afirma sobre ese dinero que iba para sus ahorros. “Mi padre siempre me inculcó la cultura de que si algo quiero, debo ganarmelo yo misma”, recuerda.

Luego de su graduación del Colegio Alemán, viajó a ese país europeo para especializarse en lo que le apasionaba: el businness.

Su idea no era quedarse, era regresar a su natal Guayaquil con el título de economista e ingeniera comercial. Y así lo hizo. Se desempeñó como gerente de compras en la empresa familiar y luego, obtuvo experticia en el directorio de la Cámara de Comercio.

“Yo igual quería formar mi propio camino, así que empecé con algo pequeño a la par que trabajaba en oficina”, comenta.

Era el 2017, y con sus ahorros, empezó a dar forma a los emprendimientos en los que Natalia explaya su esencia de ‘cool hunter’ (cazadora de tendencias) Si algo está en boga, ella ya está al tanto.

Esa experiencia ganada le ha servido para aconsejar a otros a emprender a través su Instagram y Podcast.

SU MIRADA A ECUADOR

Natalia Guim
Natalia ha expandido sus negocios a las redes sociales.Freddy Rodriguez

Su primer emprendimiento nació en 2017, se llama Smile Box. Con el trabajo de artesanos ecuatorianos, Natalia desarrollaba colecciones de tazas, tarjetas, colchas, cojines, almohadas. Todo con temáticas de moda.

Sin local propio, decidió poner sus productos a la venta en tiendas departamentales del país y a través de redes sociales. “Yo misma atendía pedidos, cobraba, iba a entregar al courrier. Comencé de cero y ahí vi el contraste de cómo entre el trabajo de oficina y emprender”, comenta.

Las primas, serie

Érika Vélez: "Admiro la voluntad de Laura Suárez, es de hierro"

Leer más

La acogida fue tan buena que se lanzó a abrir una isla en un centro comercial con el fin de que la gente conecte con la esencia de su marca. Al día de hoy tiene siete puntos de venta en Guayaquil, 600 mil seguidores en TikTok, 89 mil en Instagram y clientes que van desde niños hasta abuelitas de 101 años de edad.

Si bien en ese tiempo ha podido complementar su oferta con productos importados, lo nacional sigue destacando. Y sus envíos llegan a varios países como Estados Unidos, México, Colombia, Perú, entre otros de habla hispana.

A Smile Box le siguió Cute Things, ligado a accesorios de moda (otra de sus pasiones). En este agitado camino, Natalia no va sola. Tiene un staff en el que predominan las mujeres, algunas madres solteras y cabezas de hogar, que siguen con ella sin bajar los brazos, a pesar de tiempos de pandemia y paros. “Guayaquil tiene en la vena el comercio. Siento que es algo con lo que ya nacimos. Es solo cuestión de buscar oportunidades”

LA COCINA ECUATORIANA NO SE QUEDA ATRÁS

Natalia
La joven mujer de negocios ha abarcado todo tipo de negocios. Ahora incursiona en el mundo gastronómico.Freddy Rodriguez

Esta joven emprendedora es defensora de las asociaciones. Luego de vivir dos años en Lima, se dio cuenta del despunte de la gastronomía peruana y decidió poner su granito de arena con la cocina guayaquileña.

Se asoció con otros guayaquileños, Juan Fernando Flores y César Medina, para lanzar el restobar La Muy Ilustre.

“Amo el centro de Guayaquil. Lo conozco de esquina a esquina. Aquí he trabajo y viven familiares míos. De hecho en mi TikTok hago recomendaciones de qué lugares visitar”, dice.

No hubo entonces mejor pretexto para abrirlo en las calles 10 de Agosto y Pichincha.

Campanita

Campanita: "No me siento orgullosa de lo que pasó"

Leer más

Jardín Botánico, El Manglar, La Catedral, Nuestro Juramento son algunos de los nombres detrás de cada plato que, dice, tienen alma guayaquileña.

El reto es que se vuelva la mirada a la cocina local e incentivar más a la gente a venir al centro.

Y este año será el primero en que La Muy Ilustre celebre las fiestas julianas. “Me siento súper orgullosa de mi identidad, de mi ciudad y me da gusto ver cómo turistas también vienen a probar diferentes platos y se llevan una imagen global de Guayaquil”, concluye.