Ocio

Gustavo Navarro: "Los 50 me han dado ganas de vivir bien los años que me quedan"

El expresentador de Canal Uno dice que solo trata de ser feliz. Sobrevivió al coronavirus y desde entonces su existencia no es igual.

Gustavo Navarro
Gustavo extraña la TV. No descarta volver.Gerardo Menoscal // EXPRESO

Fue uno de los últimos comunicadores en dar un paso al costado en Canal Uno (antiguo Sí TV), en el que Gustavo Navarro  laboró en dos etapas durante 17 años. Primero como animador de diferentes programas de entretenimiento, uno de ellos 'Guayaquil Caliente', y luego, en los últimos siete años, como presentador de noticias.

Emma

Comunicadores de farándula deben declarar en el caso de Emma Guerrero

Leer más

Recuerda que cuando ingresó a esa empresa, estaba sin trabajo. “Mi hija Ana Victoria, quien cumplirá 18 años en mayo, vino con el pan bajo el brazo. Mi abuela (Lila) me dijo que hiciera una ‘manda’ (promesa) por su salud porque surgieron complicaciones mientras la niña se encontraba en la barriga de su mamá. No comí carnes durante una semana, solo cremas y jugos. Hice una limpia del organismo y Dios escuchó mis oraciones”.

Lo llamaron de esa cadena para que sea parte de 'Con ellas', una revista que después se convirtió en 'Despierta América', aunque sus inicios en la TV se dieron en Cabledeportes en el área deportiva. Tiene 51 años y dos hijas, Ana Victoria Navarro Farías (17), cuya madre es Paola Farías, y Julia Raquel Navarro Gil (12), quien vive en Estados Unidos.

Dar el salto del entretenimiento a noticias era lo que quería…

No me arrepiento para nada, me encantan los espacios de entretenimiento, pero fue una etapa. Mi padre (Gustavo) me dijo en una ocasión que la experiencia y los años son directamente proporcionales en beneficio de quienes hacen noticias, porque se transforman en credibilidad y en un hábito de los que los ven. 

Si quería trascender, que las arrugas y los años sean un beneficio para mi carrera. Me aconsejó que no me meta en un estudio sino con la gente, con la comunidad. Así lo hice. El apoyo me lo dieron Rafael Cuesta y Jorge Kronfle.

Érika Vélez

Érika Vélez: “Hace dos años una doctora trata mi depresión”

Leer más

Fue uno de los últimos que abandonó el barco...

Lo hice por la gente, porque nunca he pensado que un canal son los equipos y los dueños. Me costó mucho, salí con hipo, moco, baba y lágrimas en noviembre del 2020 después de superar el coronavirus. Agoté de todo para quedarme, pero ya no se pudo, necesitaba descansar de Canal Uno. Extraño la TV porque es lo mío. En 'Noticiero Uno' empecé con ‘La Bombón’.

Efraín Ruales y familia.

Pablo Ruales: "Al igual que Efraín decido querer a pesar del daño que nos han hecho”

Leer más

En estos críticos momentos, ¿de qué vive?

Estoy trabajando en el Municipio de Guayaquil y haciendo 'Sin excesos' en radio DiBlu.

Usted fue concejal. ¿La política sigue estando en sus planes?

¿Por qué no? Hice servicio público, no tuve problemas, como concejal pude combinar el servicio público y la comunicación. Eso me gusta y es lo que buscaría.

La televisión ha sido muy afectada por la pandemia. ¿Cree que exista oportunidades de volver?

Existen los medios no tradicionales, las plataformas digitales. Estoy terminando una maestría en Comunicación Digital en la Universidad Casa Grande. Al entretenimiento le digo adiós, pero lo mío ahora son las noticias, la comunidad.

 Muchos recuerdan al Gustavo Navarro temperamental, apasionado, de pocas pulgas...

(Risas) Revertí eso. La conceptualización de la felicidad la cambié totalmente. No se puede decir que soy completamente feliz, nadie lo es. Pero necesitas algo para decir que el corazón está bien. He aprendido a disfrutar lo que se tiene y apreciarlo. Casi muero por el coronavirus.

María Fernanda Ríos

María Fernanda Ríos: "Tengo COVID"

Leer más

¿La enfermedad lo atacó de manera agresiva?

Mi hija Ana Victoria pasó la cuarentena conmigo. Viajamos a Estados Unidos para visitar a mi otra hija; al regresar fui a trabajar a Canal Uno ya con la pandemia. Nos llevaron al entonces ministro de Trabajo, Andrés Madero. A las 72 horas, el Ministerio de Salud nos puso en la lista de posibles contagios. El 19 de marzo nos encerramos.

¿Vio la muerte?

La vi una noche. El famoso ‘quédate en casa’ casi me cuesta la vida. Tuve cinco días con fiebre y me mandaron al hospital, pero no pude ingresar. Me hicieron pruebas, tenía una tremenda infección en los pulmones, debía ponerme ocho sueros, si no lo hacía me intubaban. Esa noche me levanté con calambres, con ahogo, no podía respirar y estaba deshidratado por la fiebre.

Le pedí a mi hija que me estire las piernas, me metí en la piscina para que me baje la fiebre, ahí me quedé dormido. Llamé al doctor para que me manden las medicinas. Pasé un día respirando con dificultad y lloraba. Ahí vi la muerte. En la clínica solo me colocaron los sueros y a las bravas, no había espacio. 

Fue aterrador escuchar las agonías de muchas personas. Aunque suene feo, parecía un concierto mortal. Se ahogaban. El papá de Zayda Molina estaba ahí. Por ello me enoja tanto que sean indiferentes, porque este virus mata. El que se salvó que le dé gracias a Dios. No creo que nadie que vivió esta situación siga siendo igual.  

Su hija Ana Victoria ya creció…

Estoy feliz y orgulloso. Sigo aprendiendo a ser padre, cumpliré 18 años en ese rol.

Hijas de Gustavo Navarro
Sus hijas Ana Victoria y Julia Raquel.Cortesía

Debido al carácter de ambos, la relación entre Paola Farías y usted no siempre ha sido la mejor. ¿Cambió con el paso de los años?

Nos llevamos de la manera en la que nos podemos llevar. Vamos a decir que bien. No podemos dejar de lado que tenemos a una buena hija, es fantástica. Al igual que mi otra niña. Aunque la relación de pareja haya sido una…, la de padres es otra cosa. 

En algún momento acudí a terapia para manejar mis problemas, aprendí que yo tenía una forma de ver la vida y que la madre le iba a dar otras cosas que tal vez para mí no son importantes. Reconozco lo positivo, pese a otras situaciones que me pueden arrancar los ojos. Paola es trabajadora, se reinventó, no se deja vencer y le enseña a Ana Victoria terminar lo que comienza. 

Mi hija tiene claro el valor del dinero. Quiere ser doctora. Mis hijas son buenas estudiantes porque entendieron que estudiar es bueno para ellas, no para mí.

Los novios llegarán. ¿Será un papá celoso?

Tendrán que enamorarme a mí primero, en el sentido estricto de la palabra deberán demostrarme que son las personas que quiero para mis hijas. Nada a escondidas.

Mantiene una relación larga con la excuñada de Marián Sabaté…

Es la hermana de Kikín Mero, Mónica. Cumpliremos 8 años juntos. La vida en pareja es fantástica, un compromiso entre dos personas. El matrimonio en la sociedad civil es una presentación de ese compromiso. Cada persona que ya tuvo esa experiencia, se equivocó o falló, debe buscar la felicidad simplemente. 

Por cierto, sigo siendo vecino de Marián, pero ya no nos vemos. Siempre nos hemos llevado bien, pero cada quien tomó rumbos diferentes en sus vidas. Los amigos pueden tomar esas decisiones.

Dina Muñoz

Dina Muñoz: "Mi aporte al mundo es no parir"

Leer más

¿Qué le han dejado los 50 y pico de años?

Solo trato de ser feliz, valoro la salud, tengo buenos amigos, soy genuino. Vivo solo desde que me divorcié. Solo me casé una vez. La vida en soledad me enseñó a respetar mi espacio. Me quiero divertir todo lo posible. Los 50 años me han dado propósitos y ganas de vivir bien los años que me quedan.

Gustavo Navarro
Gustavo trabaja en el Municipio y en radio.Gerardo Menoscal // EXPRESO