Guayaquil

La violencia se filtra en los callejones de la bahía

La violación de una joven en el lugar refleja el nivel de inseguridad en la ciudad. Expertos sugieren cámaras de reconocimiento facial

Bahía de Guayaquil
Centro. Hay sitios al interior de la bahía de Guayaquil que permanecen a oscuras, como se ve en la foto, y esto lo aprovechan los delincuentes.Juan Faustos

El número de victimarios crece en las calles de Guayaquil, una ciudad en la que la Policía y el Municipio han implementado varias estrategias para reducir las estadísticas de los delitos y actos de violencia, pero sin tanta suerte. El pasado viernes, a las 11:00, una mujer fue violada en la bahía, uno de los lugares más concurridos de la ciudad por su oferta comercial. El hecho pone en evidencia la deuda que el Estado, en materia de seguridad, tiene con la urbe.

Robo Sauces

Un delincuente finge ser cliente para robar

Leer más

El caso saltó a Twitter cuando la mujer solicitó auxilio a una allegada, y ella a su vez buscó ayuda al escribir en su muro: “Uno nunca se imagina recibir este tipo de mensajes. Mi amiga de la ‘U’ fue a la bahía, la escopolaminaron, la violaron, la dejaron botada en la calle, todo pasó a las 11:00”.

Para la abogada del Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), Consuelo Bowen, quien lleva el caso de la violación de la joven y conversó con EXPRESO, “es posible que exista una banda en el sitio”. Su argumento se basa en el hecho de que detrás de un victimario que usa escopolamina hay una organización que la elabora y la vende. Así lo indican otros casos que ha tratado en sus años de experiencia.

INECUn 32,7 % de mujeres de 15 años y más a lo largo de la vida han pasado por una violencia sexual, según la Encuesta de Violencia Contra las Mujeres.

Al final, fue dirigida a poner la demanda en la Fiscalía y a través de la publicación, Bowen se enteró del caso e inmediatamente actuó para dar el soporte legal y emocional a la mujer.

Pero para cuando Cepam entró en la escena ya se habían cometido violaciones de Derechos Humanos. “La Fiscalía no le indicó que tenía el derecho para hacerse un control médico para cuidar de su salud. Cuando aquí se le advirtió de ello, fue a un centro de salud público y allí le dieron un turno para diciembre. Fue necesario entonces que la entidad fuera a hablar con el personal para explicar las razones de atender a la persona inmediatamente”, dijo Bowen a este Diario.

“Aquí hay una deficiencia que el Estado debe atender, la Fiscalía debe indicar a la persona toda la atención a la que tiene derecho”, agregó.

Informales en ciudadelas

Ciudadelas del sur se vuelven inseguras por los informales

Leer más

La Policía espera que la Fiscalía asigne el caso, ya que la denuncia no se realizó en el Cuartel Modelo, en flagrancia. Pero reconoce que pasado el confinamiento del coronavirus los delitos empiezan a incrementarse en la ciudad y se refiere a otros delitos cometidos en el centro de la ciudad.

“Tenemos reportes de robos a personas, venta de sustancias estupefacientes, incluso reportes de personas que están entrando a los domicilios y a locales comerciales por los techos para robar la mercadería”, indicó el mayor de la Policía Marcos Carranco, jefe de operaciones del distrito Nueve de Octubre; quien hace referencia de otra violación, cometida también en el centro pero contra una menor. “Un adulto tocó a una niña de 10 años, en su casa. Ella avisó al padre y nosotros actuamos y se lo cogió preso”, agregó.

No es una justificación, pero la crisis económica post COVID está influyendo en el incremento de los delitos. Y para frenarlos, hay que hacer trabajos socioeconómicos y usar la tecnología para vigilar.

Carlos Chiriboga
​Docente de la Facultad de Ciencias de la Seguridad y Gestión de Riesgos 
de la Universidad Internacional del Ecuados

Sin embargo, según relata el teniente Israel Vargas, jefe del circuito policial Chile 4 (que tiene entre su control la Bahía), estos no son los únicos hechos violentos o delictivos que se han cometido en lo que va del año. La escopolamina en más de uno ha estado presente.

Hace poco, por ejemplo, un delincuente hizo venir desde Cuenca a Guayaquil a un padre e hijo, prometiéndoles que las daría un trabajo en Estados Unidos y para ello pagaron 1.000 dólares. Al llegar a la ciudad los llevaron a realizarse unos supuestos exámenes y les hicieron beber algo que tenía la escopolamina. “El resultado es que el padre falleció, tenía 57 años”, indicó.

De la víctima no hay que hablar. Ella repite que estaba decentemente vestida, cuando eso es y será siempre lo de menos. Es el victimario el único que debe sentir vergüenza y culpa.

Consuelo Bowen, abogada de Cepam
robo la garzota

Mujer se salva de robo, pero un policía resultó herido

Leer más

El abanico de la inseguridad se abre a varios puntos de la urbe. Ni en lugares donde hay una percepción de que puede existir más protección se puede evitar ser asaltado. “Unos amigos salieron a cenar y por estar en la vía a Samborondón, lugar turístico, decidieron que se retiren sus escoltas. Mientras comían fueron asaltados, se les llevaron celulares, billeteras, joyas. Pasó hace apenas unos días atrás”, contó Holbach Muñetón, presidente de la Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo.

Para Muñetón, el problema está en que hace falta que estén en la calle, los policías que están ocupados cuidando a los presos en casa por corrupción; y más presupuesto para incrementar el número de agentes que pueda atender únicamente los sitios turísticos del Puerto Principal o los que tienden a tener aglomeraciones.

“En el caso de las escalinatas del cerro Santa Ana se ha hecho un plan para que exista más policías, pero igual no hay que descuidarse”, dijo.

Cada semana la Policía analiza los puntos donde hubo más delitos, pero los delincuentes buscan donde hay aglomeración para atacar. A esto se suma la droga, que influye en todos los actos.

Rodrigo Braganza

jefe de Seguridad de la UEES

Frente a estos hechos la academia sugiere utilizar más tecnología para reducir los delitos. “Hay que utilizar ya cámaras de reconocimiento facial. Allí se ingresan los rostros de personas con antecedentes penales y si se los ve en acciones sospechosas el sistema lanza una advertencia”, indicó el teniente coronel de la Policía, pasivo y jefe de Seguridad de la UEES, Rodrigo Braganza.

26082020 DIANA SOTOMAY(32314639)

Samborondón prevé frenar los robos con patrullajes en vehículos municipales

Leer más

Asimismo el máster en criminalística y presidente de Cuport, Jorge Villacreces, señaló que se deben hacer vigilancia con drones, esto daría apoyo a las cámaras.

Pero se debe unir a un trabajo social del Estado, la abogada en todo momento se enfocó en poner la atención en cómo crecen el número de victimarios, “que no vienen de otros planetas, sino de hogares donde hay violencia, de donde faltan oportunidades de trabajo y de un lugar donde no promueve el respeto, la educación y el vivir en armonía”.