Guayaquil

Santa Elena: El canal que infecta a 20 barrios de La Libertad

Recorre 14 kilómetros y alberga moho y basura.  Solo 2 zonas serán intervenidas Líderes barriales exigen obras inmediatas

La LIBERTAD canal
Barrio Jaime Roldós. Este es uno de los puntos afectados, pero también el primero que será intervenido por las autoridades.Joffre Lino

Milton Rodríguez es morador del barrio La Propicia en el cantón La Libertad y, a diario, es víctima de los efectos de la contaminación ambiental. Junto a su vivienda se encuentra un canal que atraviesa la ciudad. Su estado es deplorable: está lleno de basura, sus aguas son verdes y todo huele mal.

baches La Libertad

La Libertad: “Nos hemos convertido en la ciudad de los baches”

Leer más

Rodríguez asegura que en el invierno se acumulan los residuos del agua que cae y en verano se llena el entorno de maleza, lo que dificulta todavía más el problema. A esto se suman los desechos que habitantes de este y otros sectores van a dejar en la zanja.

El canal, cuya extensión es de 14 kilómetros y pasa por una veintena de barrios de La Libertad, sirve como desfogue de las aguas cada vez que llueve. “El canal lo necesitamos, evita que nos inundemos. Sin embargo, urge que lo tapen, al menos en los tramos que dan más problema, puesto que vivir junto a él se ha vuelto imposible, señaló.

Estamos a esperas de que se cumpla con el ofrecimiento, ojalá la obra llegue y sea para todos. Convivir con un foco contaminante afecta nuestra salud, no queremos más daños. Ni uso solo.

Karen Tuárez.
​residente de Virgen del Carmen

Marco de la Rosa, habitante del barrio Manabí, otro de los afectados, dice vivir la misma situación y por ello hace un llamado a las autoridades. “Hay mosquitos y la zanja es tan grande y profunda, que hay quienes han caído y han estado en riesgo de perder la vida. El sitio incluso se ha convertido en refugio de delincuentes”, precisa.

La LIBERTAD canal
En el barrio La Propicia, los habitantes deben lidiar además con el polvo, la maleza y la inseguridad.Joffre Lino

Hay jóvenes que fuman, beben y consumen drogas en las áreas donde el agua no llega, como lo comprobó este Diario durante un recorrido.

Los artesanos estaban varados con su mercaderia

Empresarios y comerciantes levantan sus objeciones a la Ley de Feriados

Leer más

Frente a esta situación en la ciudadela Jaime Roldós, su presidente Javier Villegas ha establecido lineamientos para buscar una solución a este malestar, que los viene afectando desde hace dos décadas. De hecho, ha buscado apoyo en los líderes comunitarios de zonas aledañas, y las respuestas finalmente han empezado a darse.

Por ejemplo, se reunió ya con Nando Galán, presidente de Virgen del Carmen, y ambos empezaron con la gestión para que el ducto ya no permanezca abierto, y, en conjunto, el Municipio y la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado (Aguapen); en el transcurso de esta semana, lo cubrirá con tapas de hormigón.

Este será el inicio a la solución del problema que por tantos años hemos enfrentado. Empezarán por dos barrios y luego por el resto. Esperamos, necesitamos que sea así. Nos urge.

Nando Galán,
​presidente del barrio Virgen del Carmen

“Serán losas de hormigón armado, la obra es muy costosa y por eso se lo hará en etapas. Vamos a atender a todos los sectores afectados, sabemos de las molestias que experimentan”, señaló Vinicio Loaiza, gerente de Aguapen, quien aseguró que solo para esta primera fase se invertirán cerca de $ 1’300.000.

A decir del alcalde del cantón, Víctor Valdivieso, para sellar toda la estructura se necesitan unos $ 20 millones. “En este momento no los tenemos, por ellos gestionaremos con el nuevo Gobierno los recursos para que la obra pueda continuar...”, señaló.

La LIBERTAD canal
Catorce kilómetros mide el canal y se extiende por al menos 20 barrios.Joffre Lino
zanja

Guayaquil: “Ese ‘vecino’ que nos torturó por años ha sido enterrado”

Leer más

Para Adalberto Ponce, habitante de la ciudadela Enríquez Gallo, si bien la obra es costosa, requiere de atención urgente. “No podemos vivir bajo estas condiciones, es horrible. Por años las autoridades han hecho caso omiso de lo que pedimos, pero estamos hartos. Pagamos impuestos, hacemos todo para organizarnos y vivir en armonía, pero todo queda opacado por lo insalubre que está el canal. Aquí nadie puede comer, pocos pueden dormir por el olor. Exigimos atención y cambios”, se quejó.

En los sectores de San Rafael,  Jaime Roldós, San Raymundo, el clamor es el mismo. “En estos puntos hay centros médicos, hospitales, espacios para el adulto mayor. Y todo se ve afectado por el mal estado del canal”, precisó Yolanda Flores, de San Rafael.