Guayaquil

La ruta del polvo en Milagro queda en el olvido

La unión de los vecinos mejoró el entorno de Las Margaritas 1. Hay áreas verdes y vida.  Es otro logro del barrio

Ciudadela Las Margaritas 1
Vecinos y la Policía se juntaron para cambiarle la cara a la vía principal de la ciudadela Las Margaritas 1.Miguel Laje

La zona que por años fue un territorio abandonado, con calles llenas de huecos y falta de alumbrado público, hoy luce diferente. Hay vida. Ese cambio, explican los moradores a EXPRESO, lo atribuyen a la lucha constante que realizaron, incluso con plantones, para que las autoridades de turno atendieran sus requerimientos.

Desde hace tres años la ciudadela Las Margaritas 1, ubicada en la vía a Santa Rosa de Chobo (Milagro), cuenta con una vía asfaltada y ya no sufre los estragos de las inundaciones que por décadas atormentaron a sus moradores. Así lo confirma su dirigente, Jesús Guzmán, quien asegura que fue gracias al compromiso de las 600 familias del sector que ‘la ruta del polvo’, como se conocía a la arteria, ha quedado en el olvido.

El vecindario. Está integrado por 600 familias, que cada vez se unen más. Ahora lo hacen para solicitar también mejoras en el sistema de aguas servidas.

Guzmán es un jubilado que ha dedicado parte de su tiempo a trabajar por el barrio, y desde hace tres meses elabora un proyecto que, de a poco, ha empezado a recuperar espacios públicos, como veredas, parterres y parques, hasta entonces marchitos.

“Este proyecto de mejorar el entorno nació porque empezamos a ver que nuestros niños de 11, 12 y hasta 13 años estaban empezando a oler y ver cómo la gente consumía droga en las calles, en todos lados. Esas criaturas corrían el riesgo de convertirse en consumidores, era horrible lo que estábamos viviendo”, cuenta.

Las Margaritas 1
Los neumáticos que son parte del entorno fueron donadas por las vulcanizadoras del vecindario.Miguel Laje

Es así que durante las últimas semanas, con ayuda de los residentes, una cuadrilla de agentes de la Policía Comunitaria y las vulcanizadoras del sector, consiguieron los neumáticos viejos que fueron luego pintados de colores y colocados a lo largo de la vía principal, junto a la línea férrea.

Ahora place estar sentado y recorrer las calles porque todo está bonito, limpio, verde. Antes había solo polvo, y fue la unión de los vecinos la que ayudó a que seamos escuchados.

Lourdes Paredes,
habitante del vecindario
Milagro

Inundaciones: Los parches, insuficientes para Guayas

Leer más

Ahí mismo, este grupo sembró árboles y decenas de plantas. Además, retiró la maleza acumulada.

Poco a poco, ‘la ruta del polvo’ ha ido cambiando y hoy moradores como Lourdes Paredes se sienten orgullosos de su ciudadela. Ella, una de las fundadoras de Las Margaritas 1, recuerda que llegó hace 23 años, cuando las calles apenas estaban lastradas.

“Ahora place estar sentado aquí afuera de la casa, porque ya está todo bien bonito. Hemos vivido en el abandono mucho tiempo. Si no fuera por la comunidad, nada de esto existiría”, dice orgullosa. Y hace un llamado al Gobierno para que reactive el uso del tren, pues cuando el ferrocarril pasaba frente a su casa, había turistas, música, bulla, vida.

Este proyecto de embellecimiento nació porque empezamos a ver que nuestros niños estaban empezando a oler la droga. Eso no nos gustó. Queremos un barrio sano para ellos y las familias.

Jesús Guzmán,
dirigente de Las Margaritas 1
Francisco Asán

Francisco Asán Wonsang: “Un descuido de cinco años nos obligó a empezar de cero”

Leer más

Carmen Bolaños, agente de la Policía Comunitaria, destaca la labor de los vecinos. “Los he visto dándose tiempo, un espacio para trabajar juntos. Eso no se ve siempre, aunque debería ser así, por supuesto. Ojalá la gestión la repliquen otros barrios. Todo sería más sano. Con más unión, hasta se puede enfrentar mejor a la delincuencia”, manifiesta.

Si bien la comunidad reconoce que la zona está más bonita, quieren que el alumbrado mejore. “Con más luz, podríamos caminar más seguros en las noches, hacer ejercicios, revivir al vecindario pasadas las 19:00 y hasta dar cabida a espacios gastronómicos y de encuentro de vecinos”, coinciden.

Es satisfactorio ver cómo los vecinos dejan de lado sus actividades laborales o cotidianas para trabajar con y por el barrio. Eso ha hecho de Las Margaritas 1 una zona viva y ordenada.

Carmen Bolaños,
policía comunitaria