“Necesitamos hechos, no solo promesas del Gobierno”

  Guayaquil

“Necesitamos hechos, no solo promesas del Gobierno”

Las medidas fijadas no han frenado las denuncias. Los usuarios siguen recibiendo facturas de energía infladas.  Hasta junio hay 26.004 reclamos

RECLAMO DE USUARIOS D (32157584)
Decenas de usuarios, a diario, acuden a las instalaciones de CNEL para exigir respuestas y soluciones.CHRISTIAN VASCONEZ

Las quejas que generan los valores a pagar por las planillas de luz en Guayaquil (y en otras partes del país), siguen siendo múltiples, pese a las disposiciones que en varias ocasiones ha lanzado el Gobierno. La fijada en junio, que aseguraba que se iban a emitir nuevas lecturas, y la de la noche del miércoles pasado, cuando el presidente Lenín Moreno prometió asumir el cobro extra del servicio desde marzo hasta agosto.

CNEL

El recelo por facturas de luz infladas crece con las quejas

Leer más

Se aseguró que habrá 36 meses para pagar, que en septiembre se realizarán refacturaciones y que no es necesario ir a poner la queja a CNEL; pero todas estas medidas siguen sin convencer a los usuarios. “A estas alturas, ya no confiamos en nada”, coinciden, por eso insisten en las ventanillas de atención.

A lo largo de toda la pandemia, EXPRESO ha seguido el problema, que afecta a todo el país y no termina de hallar solución pese a las promesas de las autoridades gubernamentales.

José Aguayo ha ido por dos meses a CNEL para pedir que le solucionen su problema. Su consumo normal es de 50 dólares y la última factura fue por $ 230.

Como el suyo, hay casos en que la planilla es de miles de dólares. Por ejemplo, a Margarita Lucas le llegó una factura por $ 1.600. “Pido que me cobren lo que es justo”, reclama.

Las promesas no se han cumplido, yo he venido por dos meses por el mismo problema, facturas infladas. Reclamé en el mes anterior y nuevamente me sale una planilla aumentada.

José Aguayo 

Hasta quienes dejaron todo apagado y cerraron la casa tienen un consumo que no se dio, lo que es una evidencia de que no se está leyendo el medidor como se debe hacer.

“Durante mayo y abril no estuve en mi casa, hasta bajé el breaker y me fui a cuidar a mis padres. Sin embargo, me facturaron entre 35 y 45 dólares”, dijo a EXPRESO Carolina Escobar, quien fue ayer a la sucursal de CNEL en la avenida 25 de Julio.

En esta misma fila estuvo Silvia Castañeda, usuaria, quien enfatizó que esas promesas de refacturación no son de ahora. “Antes de la pandemia también hicimos reclamos, ¿y qué nos decían?: ‘Pague primero que después se lo descontamos’, y eso nunca se hacía. Por eso necesitamos hechos, no promesas. Esta es la segunda vez que el presidente Moreno da directrices; vamos a ver si de verdad en septiembre me van devolver el dinero extra que he pagado por facturas infladas”.

Escuché al presidente Moreno, pero igual vine a poner la queja. Durante mayo y abril cerré la casa, bajé el breaker y me fui a la casa de mis padres. Sin embargo, tengo facturas de $ 45.

Carolina Escobar

La suspicacia y el escepticismo de los usuarios tienen bases. En mayo, la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) indicó que diez brigadas de técnicos de las áreas de Medidores y Control de la Energía tenían la tarea de verificar el consumo de la energía. Sin embargo, Daysi Cruz, usuaria, reclamó ayer que normalmente pagaba 12 dólares y la planilla que llegó en julio es de 55 dólares. “Entonces, es obvio que no están leyendo todos los medidores”, indicó.

CNEL RECLAMOS

Celec y Cnel acumulan pérdidas y malas decisiones administrativas

Leer más

Y no es el único caso, Víctor Henríquez, usuario, enfatizó que él pagaba $ 40 y la última factura es de $ 110. Así, son miles de quejas. En Guayaquil, desde el inicio de la pandemia hasta junio de este año, se han registrado 26.004 reclamos relacionados con la facturación, de un total de 708.203 clientes, según CNEL.

Los reclamos de los usuarios no se han dado solo este año, en el 2019, como lo publicó EXPRESO, el problema fue el mismo y en varias ocasiones.

La empresa explicó, además, que quienes poseen el sistema de medición inteligente no presentaron novedades en cuanto al registro del consumo.

¿Quiénes son los responsables de esto? “Hemos sacado del puesto al viceministro de Electricidad y al director de Agencia de Regulación y Control de Electricidad. No es posible que no hiciera la lectura del medidor y se emitan facturas haciendo un promedio de consumo”, dijo el secretario de la Presidencia, Sebastián Roldán, en un conversatorio ayer.

No podemos escuchar solo promesas, necesitamos hechos. El problema de las facturas es viejo, no solo de este tiempo de coronavirus. Espero que exista una devolución.

Silvia Castañeda

Agregó que junto al ministro de Energía, René Ortiz, fueron donde las personas presentan los reclamos y encontraron que un usuario que pagaba 7 dólares mensuales en junio tenía una factura por 250 dólares.

A1-6426919 (16426919)

La intervención en las empresas eléctricas no corrigió las fallas existentes

Leer más

Roldán cuestionó esta facturación. La solución que da el Gobierno es que no se pagará lo que excede en comparación al consumo de 2019. Esto al Estado le va a costar 63,90 millones de dólares.

La empresa dijo que en la próxima factura se va a entregar un documento que detalle los valores facturados durante el estado de excepción, “en el cual se podrá validar que se han hecho los respectivos ajustes”.

La compensación del Gobierno de pagar el excedente basará los rubros en el pago que registraron los usuarios entre marzo y agosto de 2019. Usuarias como Carolina Escobar ven injusta esta medida. En su caso, por ejemplo, el consumo ha sido cero estos meses de 2020.

Ayer en la fila de la empresa de CNEL, los usuarios comentaban que hasta ver los hechos no creen en las promesas, porque el problema de las facturas no es solo del tiempo del coronavirus.

CARPAS LLENAS DE USUARIOS INDIGNADOS

FREDDY CARRION  (31927388)

Freddy Carrión “Están facturando la luz al tanteo, al ojo, sin una base técnica”

Leer más

Los reclamos por parte de los usuarios son tantos, que al menos en la matriz de CNEL, ubicada en La Garzota, se colocan carpas para que el sol o la lluvia no afecten sobre todo a los adultos mayores y madres que van acompañados de sus niños a hacer las denuncias o a exigir, con indignación y enojo una solución inmediata.

En los últimos meses, estas permanecen allí de forma permanente, debido a que a diario son cientos de ciudadanos los que se acercan, por las razones antes detalladas a la institución.