Guayaquil

Las veredas de la 9 de Octubre empiezan a ser ocupadas por los restaurantes

Algunos colocaron las mesas y sillas sobre el espacio público. La alcaldesa Cynthia Viteri aseguró que en Sauces también se permitirá hacerlo

Avenida 9 de Octubre
Hecho. Este 23 de julio, uno de los locales del centro había ya sacado las mesas y sillas a las veredas.Diana Sotomayor

Los locales empiezan a adaptar sus espacios y los habitantes disfrutan de aquello. Este 23 de julio, uno de los restaurantes ubicados en el corazón de la ciudad, en la avenida 9 de Octubre y General Córdova, había ya colocado sus mesas y sillas sobre la veredas.  Es el primer establecimiento que lo hace y ciudadanos, como Ángel Mera, quien circulaba cerca del mediodía por el lugar, reconoció estar sorprendido; pero al mismo tiempo contento de lo que veía. 

Cynthia Viteri

Viteri: La avenida 9 de Octubre debe volver a ser lo que era antes, un bulevar

Leer más

"He regresado al pasado, a aquellos tiempos en los que, siendo bastante joven, venía a la 9 de Octubre en busca de fuentes de soda y cafeterías que, en ese entonces, encontrábamos al aire libre. Hoy he recordado a mi Guayaquil de antaño. Siento que estamos recuperando un espacio que nos corresponde y que lastimosamente lo habíamos perdido", precisó, mientras intentaba fotografiar la escena. 

Me encanta lo que veo, espero que pronto todos los negocios que integran esta avenida, saquen sus sillas. La vista es otra. Creo que finalmente habrá más vida en la 9 de Octubre.

Sandy Merizalde,
​habitante del centro de la ciudad

Este cambio, al que también se acogieron otros once locales del mismo sector, que por la tarde tenían previsto estrenarlos; responde a la aprobación de una reforma a la ordenanza, que establece que los bares, restaurantes y demás locales de alimentos preparados pueden usar portales, aceras y retiros frontales para la instalación de mesas y sillas a lo largo y ancho de Guayaquil.  

Avenida 9 de Octubre
Recorrido. La alcaldesa Cynthia Viteri visitó el local que se adaptó a estos cambios. Desde allí aseguró que otros locales del norte replicarán la iniciativa.Cortesía

Hoy el primero paso lo están dando los establecimientos de esta zona. Sin embargo, según adelantó la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, presente en el sitio; los negocios de las ciudadelas Urdesa, Sauces y Miraflores, donde hay corredores de restaurante, replicarán esta modalidad. El proyecto contempla la habilitación para 100 negocios en esos vecindarios, con cero costo para los propietarios de los locales.

Y es que solo así, anuncio Viteri, la ciudad también se reactivará, puesto que de esta manera se podrá atender a más clientes y no solo al 30 %, que es lo permitido mientra el Puerto Principal siga en semáforo amarillo. 

No creo que todos los negocios opten por este cambio de la noche a la mañana, sin embargo la idea me agrada. Que en la Alborada y Sauces saquen las mesas sobre las veredas sería magnífico. Eso sí, habrá que determinar de qué manera se lo hace, para tampoco afectar al peatón. 

Susana Carrasco, 
​habitante de la ciudadela Albordada 

En un reportaje anterior publicado por EXPRESO, Ricardo Pozo, director del Observatorio Urbano y Territorial de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica, opinó que la ordenanza permitirá desarrollar la actividad comercial de forma segura, aunque reconoció que no se podrá aplicar la nueva norma a rajatabla de la noche a la mañana en todos los espacios púbicos.  

ciclistas

Ciclistas alistan sus pedales para dar un ciclopaseo en honor a las fiestas julianas

Leer más

Recordó que una ordenanza no debe ser una camisa de fuerza ni un listado de normas. Por ello recomiendó aplicarla progresivamente y con mucha flexibilidad, en caso de que haya que hacer mejoras. “Todas las ciudades del mundo están pensando en el uso del espacio público. El Municipio se ha unido a esta necesidad de cambiar cómo nos movemos y cómo lo utilizamos. Se nota que hay un cambio”, resaltó en ese entonces, al tiempo que añadió que esto era algo que se lo venía pensando desde hace tiempo, pero que la pandemia hizo que se acelere.