Guayaquil: Las inundaciones sí se pueden evitar sin ir a Estados Unidos

  Guayaquil

Guayaquil: Las inundaciones sí se pueden evitar sin ir a Estados Unidos

Expertos de la Espol cuestionan que el Municipio envíe una delegación al exterior sin antes mirar a la academia.  Dan sus propuestas.

CALLES CONSIDERADAS Z (33121563)
Situación. Los expertos consultados sugieren no darle más cabida al cemento, sino en la construcción de más áreas verdes que permitan absorber parte de las lluvias.JUAN FAUSTOS / expreso

Que el Municipio de Guayaquil no debe gastar recursos en enviar una delegación a Estados Unidos “en busca de soluciones” para el problema de inundaciones, sino que hubiera puesto sus ojos en los especialistas de las universidades locales. Y que las lluvias intensas, que coincidan con la marea alta, no debe ser una excusa oficial para que cada año, en temporada invernal, diferentes sectores de la ciudad se vean anegados.

RECINTO LOS QUEMADOS DE DAULE

Invierno en Daule: Árboles caídos, cables y transformadores rotos

Leer más

Así lo asegura un grupo de expertos de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), que argumenta que esta problemática obedece a una serie de factores y que hasta ahora hallan una solución definitiva. Entre ellos figuran la carencia de planificación urbana, que la cultura de la urbe está marcada hacia lo gris, debido a la ausencia de espacios verdes que permitan absorber el agua, o la falta de cultura ciudadana.

María del Pilar Cornejo, directora del Centro Internacional del Pacífico para la Reducción del Riesgo de Desastres de la Espol (CIP-RRD/Espol), comenta que una de las falencias de Guayaquil es que cada vez el cemento gana terreno y esto implica más demanda de servicios.

“Con todo esto que tapamos de cemento, la ciudad no tiene esa capacidad de filtración que teníamos antes. Ese es el primer punto”, sentencia Cornejo, quien sugiere a la autoridad que aproveche los componentes que tienen al menos tres casas de estudios superiores del Puerto Principal.

Calles inundadas
Varios carros sufrieron daños por la inundaciones en GuayaquilCHRISTIAN VASCONEZ / expreso
Realidades como esta son constantes en toda la urbe. No hay sector que no registre baches.

Baches en Guayaquil: al argumento de la lluvia se suma la pandemia

Leer más

“Está la Universidad Católica que puede aportar con la planificación urbana; la ‘Estatal’, con la logística y también planificación; y la Espol con el manejo de cuencas hídricas, inundaciones, reducción de riesgos desastres... No es necesario irse fuera del país”, agrega.

Ella critica el hecho de que, además de la escasez de áreas verdes que permitan absorber parte de las lluvias, no exista un modelo en el que las pendientes vayan hacia el centro y permita que el agua riegue a las plantas del parterre.

No estamos acostumbrados a tener parques por todos lados, que sirven para absorber parte de las lluvias. El diseño debe ser de tal manera que pueda hasta almacenar la misma agua para el riego.

María del Pilar Cornejo, directora del CIP-RRD/Espol

Otra de las anotaciones es que en cada construcción que se realice en Guayaquil se debe tener en cuenta el tipo de suelo. Es decir, que el equipo municipal encargado para este trabajo debe determinar cuáles son los suelos donde se filtra el agua y en cuáles no. “Es importante el uso de adoquines huecos para que el agua se filtre hacia el subsuelo o poner jardineras en los lugares donde se inundan”, subraya.

WhatsApp Image 2021-03-10 at 10.15.41

Inocar: Entre el 29 y 31 de marzo se registrarán los máximos aguajes

Leer más

Cuestiona, además, si son suficientes las campañas que se ejecutan en torno a la disposición de desechos y por qué aún Guayaquil no le da cabida a un sistema de recolección con contenedores, para evitar las escenas de las esquinas tapadas con fundas de basura. Y que no basta con responsabilizar a la ciudadanía.

De igual manera piensa Luis Domínguez, director del Centro de Agua y Desarrollo Sustentable de la Espol, quien reconoce que la ciudad se ha equivocado en considerar el desarrollo urbano basado en la construcción de veredas, calles de concreto y asfalto, generando un alto nivel de impermeabilización. “En una ciudad con alto nivel de impermeabilización el único escape que puede tomar el agua es a través de las alcantarillas y el momento en que esas rejillas se saturan caemos en este problema. Hay redes que están al interior de la ciudad y el efecto de marea es casi nulo”, afirma.

En el país hay un sinnúmero de profesionales preparados para este tema. Además existen instituciones que pueden trabajar muy bien con lluvias y predicciones a corto plazo. Igual en el tema de marea.

Franklin Ormaza, investigador y profesor

Entre las soluciones que manifiesta el experto cita la construcción retenedores de agua, a través de alternativas verdes, pero al igual que su colega se lamenta de la cultura en la ciudad sea a lo gris. Acota que hace falta un análisis que determine el estado de diferentes puntos de la urbe, ya que cada uno tiene una realidad.

CALLES INUNDADAS (33100602)

Guayaquil: Marea alta y lluvia, la misma justificación desde hace años

Leer más

“Esperamos que en el plan de gestión del agua que trabajan las autoridades se considere que la gestión de inundaciones no solo es un tema de canales de concreto, alcantarillas sino que se consideren soluciones verdes y azules”, sugiere.

El oceanógrafo y profesor Franklin Ormaza también está en desacuerdo que el Cabildo no tenga en cuenta a la academia para buscar soluciones a este problema que padece Guayaquil hace años. Explica que la lista de soluciones debe estar enfocada en campañas de concienciación a la ciudadanía para que no arroje desechos y que taponen las alcantarillas; la coordinación entre las entidades para cuando se presenten eventos de lluvias y mareas altas; y una mejora al sistema de alcantarillas y ducto cajón.

“Falta entereza de las autoridades de poner orden y que la ciudadanía obedezca. Debe haber incentivos para que esto ocurra, no solo coerción. Ya se deben parar las invasiones y que se sigan destruyendo cerros y se tapone el estero Salado”, puntualiza Ormaza.

CALLES CONSIDERADAS Z (33121568)
Situación. Hay diferentes zonas en Guayaquil con un evidente panorama gris.JUAN FAUSTOS / EXPRESO

La investigadora y profesora Mercy Borbor reconoce que este problema no solo afecta a Guayaquil, sino también a diferentes ciudades del mundo y que obedece al cambio climático. Y es por ello que la clave para mitigarlo, a su juicio, no solo depende de la infraestructura sino también de la preparación y la planificación.

Habrá que buscar lugares por donde se pueda descargar y favorecer drenaje e infiltrar. Lo que están haciendo en muchas otras partes del mundo es recurrir a las soluciones de ingeniería verde.

Mercy Borbor, investigadora y profesora

Comenta que es necesario un concejo consultivo permanente, empezar a educar a los actores urbanos, y determinar los sitios de mayor vulnerabilidad de la ciudad para que en ellos se realicen zonas de desahogo y drenaje rápido, que las denomina soluciones de ingeniería verde y gris.