Coronavirus: “Anhelo que se acabe el virus pero también los baches”

  Guayaquil

Coronavirus: “Anhelo que se acabe el virus pero también los baches”

Los guayaquileños piden al Municipio que repare las calles durante el toque de queda. El Cabildo reconoce que los trabajos han sido suspendidos

3
Daños. En la calle Esmeraldas, desde Aguirre hasta 9 de Octubre, se encuentran baches de este tipo. En el sitio se han generado varios incidentes. Freddy Rodriguez

Si no fuera por los baches que intenta esquivar cada jueves, el único día de la semana que puede salir, a Julián Macías se le haría difícil pensar que circula por las calles de Guayaquil. Por la crisis sanitaria que atraviesa el país a causa del coronavirus, en la calle Esmeraldas -la que ha sido siempre su ruta para ir al trabajo- no ve ya a los vendedores de jugos en plena vía, ni tampoco a las decenas de habitantes zigzagueando entre los autos para cruzar al otro lado. “A veces parecería que estoy en otra ciudad por el silencio que percibo, pero eso me dura hasta que ¡pum!, los huecos empiezan a aparecer”.

CNEL

Coronavirus: Ciudadanos preparan denuncia por el aumento del valor de las planillas por estimación

Leer más

MINUTO A MINUTO | Coronavirus en Ecuador y el mundo: todas las noticias actualizadas

Macías, odontólogo de 43 años que, por prevención, atiende en su consultorio solo el día que durante este estado de excepción puede salir; reconoce que si hay algo que quisiera que cambie tras la pandemia, es el estado en el que se encuentran las calles. “He visto que los cerros se han recuperado en vía a la costa y que los animales han vuelto a adueñarse del Salado. ¿Por qué no mejorar entonces las vías?”.

Demanda. Los ciudadanos se quejan de que hay otros servicios que tampoco están siendo atendidos. Entre ellos, los de alcantarillado, falta de iluminación y poda de maleza.

Durante el toque de queda, piensa, el Municipio podría realizar los trabajos de bacheo. “En el mundo el ecosistema ha mejorado. Sí, yo hoy sueño con que se acabe y desaparezca el virus, pero también anhelo que todo vuelva a la normalidad y las calles no tengan ya más cráteres. En Guayaquil seguimos circulando sobre la luna”, piensa Antonio Villacís, residente de la ciudadela Pradera 3, cuya calle de ingreso principal -la avenida Once- permanece agrietada hace más de dos años.

Me gustaría que cuando termine esta etapa de confinamiento, toda la ciudad esté mejor. A las luminarias, las vías, la ciclovía ahora hay que darles atención para mejorarlas. Estas serán fundamentales para el nuevo futuro de Guayaquil.

Erika Valenzuela,
​habitante de Los Ceibos

Allí, como lo comprobó EXPRESO en un recorrido, desde la avenida Comín hasta la fábrica La Fabril, ubicada a no más de tres cuadras de la arteria, hay más de doce baches, que antes de la llegada del coronavirus provocaban incidentes en los conductores; quienes sobre todo en época de lluvia, no lograban verlos y se iban contra el pavimento.

2
Queja. En la Pradera 3, en el sur de la ciudad, ese es el panorama que perciben los residentes hace al menos dos años, según denuncian.JUAN FAUSTOS

“Mi hijo casi se rompe la rodilla. Iba en moto. El casco lo protegió de un golpe en la cabeza”, relata Sofía Espinosa, quien hace énfasis en que lo único bueno que, a la zona, le ha traído el confinamiento es ver menos vehículos circulando y conductores lanzando palabras al viento por los golpes que se daban o recibían sus autos a causa de los baches.

CORTE PROVINCIAL DEL GUAYAS

Coronavirus: La justicia abre atención a media llave

Leer más

En la calle Esmeraldas, desde el tramo que va de Aguirre hasta 9 de Octubre, los habitantes tienen un pensamiento similar. Por ser de hecho tan pronunciados los daños, explica Gustavo Rivadeneira, líder comunitario del Barrio del Salado, cada que los buses del transporte público caen sobre uno de los huecos, el remezón que se siente es similar al de un movimiento telúrico. “En otras palabras, vivimos en un terremoto eterno con la preocupación de que esto afecte a los cimientos y estructuras de las edificaciones en las que habitamos”.

Ahora es cuando el Municipio debería hacer este tipo de mantenimiento. Es la manera de hacer los trabajos de forma adecuada, sin pausas, ni trabas. La ciudad lo agradecería.

Xavier Zurita
Líder comunitario del barrio Garay

La ciudad, sentencia, debería estar siendo regenerada ahora que existe tiempo y personal para hacerlo. En el barrio Garay, cuyas molestias se ven reflejadas en algunos tramos de las calles Gómez Rendón, Abel Castillo y García Moreno, según explica Xavier Zurita, líder del vecindario, urge ponerle atención al tema.

“Si hay personal municipal que a diario clausura locales que incumplen con el toque de queda o que confirma si el salvoconducto que se utiliza en las calles es real, ¿por qué no hay personal dedicado a tapar los baches durante esta época? Eso sería lo ideal”, agrega, al enumerar los beneficios que eso tendría: una comunidad contenta, una ciudad distinta y mejorada, y cero embotellamientos causados por los trabajos que se realizarían.

“Si todo juega a favor de que se ejecuten las obras, no entiendo por qué no las hacen...”, sentencia, coincidiendo con la opinión de decenas de residentes que habitan en las calles Benjamín Carrión y la avenida Juan Tanca Marengo, en el norte de Guayaquil, donde se evidencian todavía algunos tramos afectados, pese a que los baches más profundos fueron ya tapados.

5
Hecho. En algunos tramos de la calle Pedro Carbo, cerca de la bahía, se observan este tipo de desnivelaciones en la vía.JUAN FAUSTOS

Sin embargo el Cabildo, a través de un correo enviado por el departamento de Comunicación, confirma que este tipo de gestiones no se están ejecutando ni se restablecerán hasta segundo aviso. La razón, dice el escrito, se da por la emergencia sanitaria que “obligó a la institución a establecer nuevas estrategias” para atender los requerimientos más urgentes en la ciudad; vinculados en su mayoría con el tema de la salud y el número de fallecidos que ha dejado el virus.

Esta época debería ser utilizada para ejecutar estos trabajos. Como ciudadanos nos sentiríamos escuchados. Es una forma de mejorar y cambiar, de fondo, a Guayaquil.

Juan Villacís
Residente de la ciudadela La Pradera 3

Pero esta respuesta no convence a todos. Para los consultados, si bien hay prioridades, tampoco se puede dejar de lado este tipo de labores, puesto que el problema también se agudiza. Y a la final, considera Rivadeneira, el que quedará incomunicado o en indefensión será únicamente el ciudadano.