Bomberos que apagan emociones en Guayaquil

  Guayaquil

Bomberos que apagan emociones en Guayaquil

Son 35 profesionales voluntarios de Guayaquil que forman parte de una compañía que surgió tras el terremoto de 2016

Psicólogos bomberos
Atención. Las técnicas de respiración, de diálogo, entre otras que son con hidratación pausada, utilizan los profesionales en sus atenciones de emergencia.JUAN FAUSTOS

Un año después del terremoto que sacudió al país en 2016, el personal de primera línea desvelaba síntomas de frustración por no haber podido salvar más vidas, durante las labores de rescate. Esa situación llevó a un grupo de 12 psicólogos voluntarios de diferentes brigadas del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil (BCBG) ir en auxilio no solo de los suyos, sino de sus similares de Manabí, para que descarguen todas esas emociones retenidas y puedan seguir trabajando sin la tensión provocada por esos incidentes.

BOMBEROS ESMERALDAS

El Cuerpo de Bomberos de Quito envió rescatistas para ayudar en Esmeraldas

Leer más

Tras esa experiencia, el BCBG se vio en la necesidad de crear una unidad para tratar la salud mental de su personal, que día a día acude a diferentes emergencias, muchas de ellas críticas. El proyecto se plasmó hace cuatro años, con la creación de la Compañía de Psicólogos jefe Juan Gregorio Sánchez No. 60, ubicada en las calles Panamá y Tomás Martínez, que actualmente cuenta con 35 psicólogos, 18 de ellos mujeres, que decidieron no solo apagar el fuego de estructuras, sino además apagar emociones contenidas en compañeros y de la población a la que socorren.

HerramientasUna libreta, una pluma, una botella pequeña con agua, son las herramientas básicas que llevan en sus chalecos los bomberos psicólogos para atender una emergencia.

Son profesionales de todo tipo: industriales, clínicos, de rehabilitación, educativo, que se unieron para abordar la psicología de emergencia en crisis. “Se atienden las situaciones en crisis, las emociones, las percepciones de las personas, hablamos de víctimas y personal de respuesta frente a una situación de crisis, frente a una situación de emergencia”, explica el teniente Hamilton Flor, comandante de la compañía, quien lleva 12 años de servicio en el BCBG.

bomberos psicólogos
Vestuario. En todo proceso de emergencia, los profesionales deben estar con el casco, en el que está su código bomberil, rango, unidad a la que pertenecen, tipo de sangre y el apellido. Además de eso portar chaleco.JUAN FAUSTOS

Desde 2019, la unidad ha atendido en emergencias a más de 170 civiles. La mayoría de atenciones se reportaron en 2021, para los familiares de las personas privadas de la libertad, que fueron asesinadas en el centro carcelario de Guayaquil.

El jefe bomberil recuerda que al inicio del proyecto la visión era atender casos terapéuticos, lo que los llevó a colaborar con bomberos de Manta, Pedernales y Canoa, en la provincia de Manabí, donde lograron identificar que quienes estuvieron en primera línea no habían podido superar temas relacionados a los trabajos que habían desplegado durante el terremoto.

WhatsApp Image 2022-03-12 at 11.01.48 AM

Cinco muertos por colisión de camión con una casa en Cañar

Leer más

“Eran los más afectados y, a pesar de haber pasado dos años, tenían ciertas secuelas. En el momento de salir a una emergencia aún recordaban a personas que estaban atendiendo y les dejaban de contestar, que tenían equipos para poder hacer extracción pero, por las edificaciones, no pudieron sacar a esas personas; todas esas cosas estaban todavía rumiando en las cabezas de este personal de bomberos”, cuenta Flor.

El personal de Manta era el más afectado por el tipo de estructuras que debían trabajar, frente a los de Canoa y Pedernales, quienes con menos recursos y personal pudieron rescatar de mejor manera.

Tras esa atención, el trabajo de la Compañía de Psicólogos comenzó a extenderse a la población. En 2018, un pedido de colaboración en la comunidad de la vía Tres Postes, del cantón Jujan, los llevó a atender a las víctimas de un accidente múltiple que involucró a vehículos interprovinciales de diferentes partes del Ecuador.

“Ahí el asunto fue ubicar a sus familiares, en este tema de la atención se hace acompañamiento a las familias que en este caso iban apareciendo”, recuerda el teniente.

Otra de las atenciones que ha asumido el grupo de profesionales son los intentos de suicidios, que se intensificaron luego del confinamiento que cumplió la población por la pandemia de la COVID-19.

En esos casos buscan llegar a la persona y saber qué los motiva a tomar esas decisiones, en su mayoría por factores: económicos, laborales o rupturas sentimentales que han visto en jóvenes que oscilan entre los 17 a 30 años de edad.

Miss-USA-2019

Positividad tóxica: La falsa felicidad en Instagram

Leer más

Uno de los casos que recuerda el suboficial Rodolfo Rodríguez, psicólogo sexólogo y bombero voluntario con casi tres años en la institución, es el que asistió la noche del pasado martes 29 de marzo, con una mujer de 35 años, que tenía problemas de pareja. “Ella manifestaba que estaba en un cuadro depresivo, estaba en tratamiento psicológico y farmacológico con psiquiatra, pero lo había suspendido, se intentó lanzar del mismo edificio en noviembre, este fue su segundo intento, había marcas de violencia física, tenía golpes en la cabeza y él rasguños; afortunadamente, llamaron de inmediato”, narra Rodríguez.

bomberos psicólogos
Una llamada diaria tuvieron los bomberos psicólogos, durante dos semanas, de intentos de suicidios en pandemia..JUAN FAUSTOS

¿Y cuál fue su intervención? Más que escuchar, ella necesitaba liberar todo eso que tenía por dentro. “Lloraba, gritaba, expulsaba todo lo que estaba pasando, las frustraciones y necesitaba escuchar de vuelta algo que la ayude, (...) quería que le digan cosas bonitas, palabras de ellas, que la cuiden, se preocupen por su vida. Al ver a paramédicos, psicólogos, colegas, eso la ayudó mucho a calmar”, explica el profesional.

Psicología

COVID-19, un golpe a la salud mental

Leer más

Pero no todo termina así. De hecho en su inicio le tocó asistir a un chico de 21 años, estudiante de medicina. Estaba diagnosticado con depresión y había ingerido una mezcla de químicos. “Cuando llegamos estaba descompensado físicamente, en este caso estuvimos expuestos a los pavores. Fue atendido, pero lastimosamente falleció”. Su apoyo se dirigió a paramédicos y a la familia del suicida. 

El grupo encargado de la salud mental de los bomberos

Los mayores casos de impacto en la población son los niños fallecidos, los adultos mayores y, en los últimos meses, personas que aparecen decapitadas, son los enfoques más fuertes que al personal bomberil los marca durante la atención y que afecta más a quienes tienen más tiempo en la entidad, asegura el teniente Hamilton Flor, por lo que procuran darles atención inmediata tras atender esas emergencias.

Para Claudia Zambrano, psicóloga clínica, los rescates fluviales también son extenuantes. “Son jornadas largas en la que nos toca hacer relevos para dar soporte a familiares que están en esa ansiedad (...) Es parte del trabajo, estar ahí acompañarlo y escuchar, a veces solo con estar ahí”, narra la profesional al contextualizar que en tiempos críticos de la pandemia tuvieron hasta 1 llamada diaria por intentos de suicidio. “Hablar de salud mental ahora es prioridad”.