Guayaquil

Andrea Fiallos: “Viviré junto al árbol hasta que se aparezca la alcaldesa”

La tala de un árbol patrimonial en Miraflores pone sobre la mesa la necesidad de que exista una ordenanza.  El Cabildo no da explicaciones de la acción ejecutada

Foto de Sistema Granas (6957515)
Miraflores. Así quedó el árbol tras la acción ejecutada la noche del domingo.JIMMY NEGRETE

Persiste la indignación en Miraflores. Que el Municipio de Guayaquil haya talado, la noche del domingo, uno de los íconos más representativos del barrio, según denuncian los residentes, los ha llenado de rabia, puesto que, advierten, han aniquilado sus recuerdos. “Han matado nuestro patrimonio”, lamenta Oswaldo Serratore, habitante que por 30 años se cobijó bajo las ramas y copa del Palo Prieto (Erythrina fusca), ubicado en el parque.

corte de árboles

Ciudadanos se inquietan por corte de árboles en la vía a la costa

Leer más

“El árbol estaba sano, su sombra era extraordinaria. Nos han dicho que sus ramas causaban problemas, que habían caído y que por eso “se lo podó”. Sin embargo, lo que se ha hecho es mutilarlo. Como ha quedado no va a sobrevivir, no lo hará nunca. Que alguien explique por qué actuó así con nuestro símbolo. Si estaba enfermo, ¿por qué no se lo sanó?, cuestionó.

No sé con qué fin talaron nuestro árbol, esa especie que tanta sombra y la más extraordinaria, nos dio. Mataron nuestros recuerdos e historia. Hemos perdido tanto y no es justo.

Oswaldo Serratore,
habitante de la ciudadela Miraflores

Pero el problema, advierte la fundadora de la Fundación La Iguana, Andrea Fiallos, quien se ha instalado con una carpa en el lugar hasta que la alcaldesa Cynthia Viteri explique por qué se ejecutó la acción: “aquí me quedaré hasta que aparezca con respuestas”, sentencia; no está solo en que se le haya quitado la sombra a un espacio que servía como punto de encuentro a las familias, sino en que, del total de árboles inventariados por la institución (al menos 200), el Municipio haya talado ya 10. Y a la fecha, no exista una ordenanza que proteja al arbolado de la ciudad.

En 2019, Fiallos presentó un borrador que, explica, no fue tomado en cuenta por la autoridad. “La entregué formalmente, pero me dijeron que ellos se encargarían del tema porque lo que proponíamos era inadmisible. Sin embargo, la ordenanza que mandaron a hacer tampoco está lista, entonces de qué estamos hablando”, cuestiona.

RETIRO DE SAMAN    1

El Municipio tala un samán enfermo en Las Cumbres

Leer más

En agosto de 2020, como lo publicó en ese entonces EXPRESO, personal técnico municipal trabajó con la Consultoría Tecnigral en la elaboración del primer borrador de la ordenanza que proteja la arborización urbana. El anuncio llegó luego de la tala indiscriminada de árboles en los alrededores de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guayaquil y del pedido constante que hicieran grupos de ambientalistas, sobre la necesidad de proteger los árboles de la ciudad a través de una normativa.

Ayer, a través de un correo electrónico, este Diario hizo al Municipio una serie de cuestionamientos, pero ninguno fue respondido. Preguntó quién fue la empresa a cargo de los trabajos, por qué los hicieron, en qué proceso se encuentra el borrador de la ordenanza, y si ha tomado en cuenta algunos de los puntos planteados en el documento de La Iguana; que establece, por ejemplo, que exista un fondo destinado a darle mantenimiento al arbolado.

Sin respuesta.El Municipio no confirmó a este Diario si al árbol talado se le aplicaron análisis y tratamientos previos para confirmar su estado. Tampoco dijo si personal capacitado lo cortó.

“Que exista un presupuesto es tan vital como tener claros los incentivos y sanciones que puedan surgir por matar una especie, que son datos que también en el borrador los incluimos. Debe haber un fondo importante, claro, nunca mayor a lo que se gastó con el proyecto de Letras Vivas; y debe fijárselo pronto, porque con él se harán las debidas podas y estudios. Hay que invertir en el Patrimonio más caro y valioso de una ciudad, que son sus árboles. Hemos perdido tanto”, piensa.

TALA DE ARBOL (6959720)
En el sitio está la carpa en la que dormirá Andrea Fiallos, la directora de la fundación La Iguana hasta que la alcaldesa se pronuncie al respecto.JIMMY NEGRETE

Una opinión similar tiene Ian Vargas, dirigente del colectivo Activismo Ambiental Ecuador, quien también ha decidido quedarse al pie del enorme árbol hasta que los funcionarios reaccionen y den el paso ya necesario: la ordenanza.

Mataron un árbol que reunía todas las características para ser preservado: tenía casi cien años; estaba bien conservado, su estética era perfecta; y daba vida, servía a la comunidad.

Andrea Fiallos,
fundadora de La Iguana
ARBOLES PUERTO SANTA ANA

Guayaquil: La tala de seis árboles alarmó a la ciudadanía

Leer más

Tú no lo puedes decir a un ser vivo, sabes qué, hoy dejas de existir. Necesitamos normativa, urgen leyes que frenen todos esos escenarios lamentables de los que estamos siendo testigos. La poda drástica de Guayacanes que dejó sin hogar a las aves y la plaga de cochinillas, solo por citar unos casos, está dejándonos sin áreas verdes en todo el Puerto Principal; y la responsabilidad recae en el Municipio, que debió tener protocolos y darle seguimiento a esa enfermedad”, advierte Vargas; quien hace énfasis en que, al menos a los árboles patrimoniales, se les haga pruebas de laboratorio una vez al mes. Solo allí se podrá saber si tienen hongos o cuál es su estado. “El monitoreo puede empezar con los emblemáticos que son junto a los vecinos, el corazón del vecindario”, agrega.

En este Palo Prieto, detalla Salvatore, vivían ardillas, iguanas y decenas de aves.

“El Municipio no es consciente de lo que ha hecho, y lo peor es que ha actuado igual antes. Por eso, repito, no me moveré de aquí hasta que la alcaldesa venga; y si no lo hace, iré a su casa y dormiré afuera hasta que salga”, advierte Fiallos.

‘Lo verde es importante’ y enseguida ordena talar un árbol patrimonial en Miraflores. Cuando hicieron lo mismo con el de Lomas de Urdesa, hace apenas unos meses, dijeron que tenía termitas y los vecinos vieron que estaba el tronco completamente sano. ¿Cuál es el placer de talar árboles? Explíquenos, alcaldesa.

Elvira Plaza,
​ciudadana guayaquileña
Los árboles de la zona están afectados con pulgón.

Arbolado urbano de Guayaquil, en emergencia

Leer más

Para la arquitecta y especialista en Arquitectura y Hábitat Sustentable, Lili Carbonell, lo que ha pasado evidencia el descuido que existe por parte de la Alcaldía al momento de conservar los parques y espacios verdes. “No es solo la cochinilla, no son solo los samanes de los parterres de la Francisco de Orellana, que están en estado calamitoso, que reflejan dolor y también tienen bichos. En la ciudad, están talando con la excusa de que los árboles están enfermos, sin embargo a estos ni siquiera se los riega. Aquí se está atendiendo las plantas ornamentales, pero al resto nada y eso, además, está acabando con nuestra fauna”, coincide. En Miraflores, donde hoy se espera la llegada de más ambientalistas, vecinos y comerciantes como Emilia Cabello, quien tiene un minimarket en el barrio, ven con pesar las troncos grises y pelados. “Le quitaron hasta la última hoja. Lo dejaron desnudo”, argumenta; mientras fotografía el momento y lo compara con la imagen que meses atrás había tomado en el mismo sitio donde su madre y abuela tomaban un chocolate.

Si se sigue talando y no se da tratamiento a las especies, las familias no tendrán más sombra. La ordenanza urge, no es cuestión de pensarlo. Debe ya existir y aplicarse.

Ian Vargas,
dirigente de Activismo Ambiental Ecuador

En el lugar, sin embargo, hay quienes están de acuerdo con el trabajo ejecutado. Walter Pico es el presidente del comité promejoras y asegura que en más de dos ocasiones las ramas habían caído sobre el área donde juegan los niños y sobre el techo de la Unidad de Policía Comunitaria. “Viendo el riesgo con el que vivíamos, me parece que la acción fue la adecuada. Pudo haber pasado lo peor. Se ha precautelado la vida”, dijo.

Visita. Una evaluación reciente en el Jardín Botánico de Guayaquil.

Academia y tres municipios se unen para luchar contra las plagas de los árboles

Leer más

Xavier Salgado, especialista en Agrocología Sustentable y Desarrollo Sostenible, no cree que sea así. “Lo mutilaron, le sumaron más grados a la temperatura y desequilibraron el ecosistema. Si las ramas se caen por el estado de la especie, hay que curarla, no matarla. Hay que defender la naturaleza, la poca que nos queda”, señaló.