Ciencia y Tecnologia

Coronavirus: desarrollan una mascarilla capaz de desactivar el virus por contacto

El proyecto ha recibido una beca de investigación del programa de respuesta rápida RAPID de la NSF norteamericana

jiaxing-mask640
La investigación consiste en probar productos químicos antivirales que se puedan incorporar de forma segura a una mascarilla para desinfectar las gotas respiratorias.Northwestern University

La National Science Foundation de Estados Unidos decidió financiar a un equipo de investigadores de la Northwestern University, en Illinois, para el desarrollo de un nuevo tipo de mascarilla que sea capaz de desactivar el coronavirus a través del contacto. 

Coronavirus

En ensayo clínico una decena de proyectos de vacuna contra la COVID-19

Leer más

Jiaxing Huang, profesor de Ciencias de los Materiales que dirige la investigación explica al diario de la universidad que "la propagación de enfermedades respiratorias infecciosas como Covid-19 comienza generalmente cuando al toser o estornudar alguien libera gotas respiratorias cargadas con el virus". 

Además, Huang indica que para reducir aún más e incluso evitar que el virus se propague, es necesario "reducir en gran medida el número y la actividad de los virus que hay en esas gotitas respiratorias recién liberadas".

La investigación de Huang y su equipo consiste en probar productos químicos antivirales que se puedan incorporar de forma segura a una mascarilla para desinfectar así las gotitas respiratorias a medida que pasan. Los científicos llevan semanas trabajando sin descanso para encontrar las mejores soluciones y poder aplicarlas cuanto antes.

coronavirus pruebas

Coronavirus: nanopartículas de tierra andina de Ecuador aceleran el proceso de diagnóstico

Leer más

Las mascarillas actuales proporcionan únicamente barreras físicas, reduciendo el número de nuevas gotas que podrían convertirse en fuentes de infección una vez liberadas en la atmósfera o depositadas sobre todo tipo de objetos y superficies.

Huang y sus colegas, sin embargo, tienen como objetivo diseñar una solución integrada que funcione con las mascarillas actuales y que sea capaz de desactivar el virus. De este modo, las mascarillas modificadas ayudarán a reducir el nivel de virus en las gotas exhaladas por los usuarios infectados y protegerían mejor, por ejemplo, a los trabajadores sanitarios y quienes les rodean.