Ciencia y Tecnologia

Coronavirus: la ciencia aún tiene dudas sobre la inmunidad

Por ahora, se ha identificado que los anticuerpos contra el coronavirus permanecen en el cuerpo por un máximo de 39 días.

ee27e47b441118f7d04eac83d0bb3d6ab1ed486cw
En Corea del Sur, algunos pacientes que se habían dado por curados se contagiaron.EFE

Esta semana, uno de los países que mejor está conteniendo la pandemia del coronavirus aportó un dato preocupante. El Centro de Control de Enfermedades de Corea del Sur informó que hasta 116 pacientes a los que se consideraba curados habían vuelto a dar positivo unos días después. 

SIGUE EL MINUTO A MINUTO DEL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ECUADOR Y EL MUNDO.

Según datos de la Sociedad Española de Inmunología recabados en varios centros hospitalarios, en España está sucediendo algo parecido en los hospitales, donde un buen número de pacientes dan negativo en la principal prueba diagnóstica, la PCR, aunque ya muestran signos de enfermedad.

Estas observaciones llevan a una pregunta que aún no tiene respuesta: ¿cuál es la reacción del sistema inmune ante el nuevo coronavirus? De ella se derivan otras dos incógnitas fundamentales. ¿Puede contagiarse una persona dos veces? ¿Por cuánto tiempo será inmune al virus una vez que ha superado la infección?

acv coronavirus

Coronavirus: ACV y convulsiones, posibles consecuencias de la enfermedad

Leer más

Para entrar en contexto, Eric Vivier -profesor de inmunología de la Asistencia Pública de los Hospitales de Marsella- explica que "estar inmunizado significa haber desarrollado una respuesta inmunitaria al virus que permite eliminarlo. Y como esta respuesta tiene una memoria, previene así futuras infecciones".

Los coronavirus humanos más son el SARS y el MERS. En 2006 un estudio demostró que las personas que tuvieron SARS y se curaron tenían en su sangre anticuerpos contra el virus dos años después. En el caso del MERS eran hasta tres años. La duda es si esos anticuerpos siguen siendo capaces de localizar y eliminar el virus.

Una pregunta importante es ¿por qué hay enfermos con lesiones pulmonares y síntomas que dan negativo y otros curados que dan positivo? Hay muchas explicaciones más probables que la reinfección, explica África González, presidenta de la Sociedad Española de Inmunología. “Hay estudios recientes en China que indican que la sensibilidad de la PCR es de en torno a un 67%”, señala. 

Los casos de reinfección podrían ser posibles, pero seguramente anecdóticos

África González, Presidenta de la Sociedad Española de Inmunología 

Según la experta, lo más probable es que se trate solo de persistencia del virus en algunos pacientes, que puede ser superior a los 25 días. La forma de evitar estos falsos positivos sería realizar una prueba de anticuerpos complementaria lo que permite elevar la sensibilidad de la prueba al 100% a partir de los 15 días de la enfermedad.

ba1588175c49b73a90ed426cdfec3ff1a467a1e4w

Coronavirus en Brasil: Mueren 11 personas tras un estudio con altas dosis de cloroquina

Leer más

Cuando cualquier virus entra en el cuerpo, se activan dos líneas de defensa del sistema inmune. La primera es innata, la tenemos desde que nacemos y consiste principalmente en macrófagos, células devoradoras que se lanzan a ciegas contra cualquier invasor. A la vez se activa la segunda línea de defensa, la adaptativa, que es específica para cada patógeno. En este cuerpo de élite están los anticuerpos, que  cuando encuentran un fragmento, que puede ser una de las proteínas que recubren al virus, se unen a ella y evitan así que la partícula viral contagie a otra célula e inician el proceso para destruirla.

Es demasiado pronto para saber por cuánto tiempo estos anticuerpos permanecen en la sangre y son funcionales. Según un estudio de 173 pacientes en China publicado a finales de marzo, siguen presentes hasta 39 días después del inicio de los síntomas. Es lo máximo observado hasta el momento.

La clave de la inmunidad puede estar en otro tipo de células inmunes: los linfocitos T, otro componente de la respuesta inmune adaptativa. Un linfocito puede identificar una célula infectada y destruirla, reconocer al virus y matarlo, recordar una o varias de sus proteínas para que pasados meses, años, incluso a veces toda una vida, puedan volver a identificarlo y matarlo.

Algo similar sucede con los anticuerpos. “Detectarlos en sangre no significa que sean protectores, no todos bloquean la entrada del virus”, advierte González. “Estudiar si un anticuerpo es neutralizante es complejo; necesitas células que se infecten del virus y trabajar con el virus vivo, algo al alcance de pocos laboratorios en España”, resalta. En este sentido los tests rápidos no valen de mucho, pues solo indican si hay o no hay anticuerpos, no si son activos y funcionales.

Hay observaciones preliminares que indican que el virus puede atacar a los linfocitos T y desactivarlos. Uno de los marcadores que pueden indicar que un paciente desarrollará coronavirus grave es la caída de linfocitos. “Esta enfermedad es un reto porque vemos que el virus es capaz de inhibir la respuesta inmune adaptativa”, reconoce May Villar, jefa de inmunología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Por lo que es importante usar con mucho cuidado algunos tratamientos inmunosupresores que pueden empeorar las cosas.

934128e54a41be05646a453f69c2e8ba12f2bd4aw

Coronavirus: el nuevo posible síntoma que afecta sobre todo a jóvenes

Leer más

Estos estudios son fundamentales para explicar si todos los infectados de coronavirus, incluidos los asintomáticos, desarrollan linfocitos de memoria que darían inmunidad a largo plazo. Por el momento, basándose en estudios con otros patógenos, la respuesta es que sí.

Aún hay otra pregunta crucial: ¿cuánta gente se ha infectado? Imposible saberlo sin realizar una prueba serológica en busca de anticuerpos. Según expertos, lo ideal sería hacerle esta prueba a toda la población o al menos una gran proporción. 

Pese a todo, en países como Reino Unido y Finlandia se lanzaron campañas de test serológicos de detección de anticuerpos para conocer el porcentaje, probablemente muy bajo, de la población contagiada.