Salud

Los sí y no para un hígado sano

El primer paso para evitar enfermedades hepáticas es la prevención. Ten presentes estos consejos alimenticios.

Debido a una mala alimentación, puede verse afectado por enfermedades como el colesterol alto e hígado graso.Shutterstock

El hígado es el órgano que se encarga de procesar la hemoglobina, regular los niveles de aminoácidos en la sangre, entre más de 500 funciones. En ocasiones, debido a una mala alimentación, puede verse afectado por enfermedades como el colesterol alto.

La nutricionista Sussy Corral explica que, aunque estos problemas son más comunes en las personas a partir de los 40 años, los niños, adolescentes y adultos también los podrían padecer. La experta detalla qué hay que hacer y qué no para conservarlo sano.

Qué hacerInternet

Sí:

- Incluye en cada una de las comidas, alimentos con fibra como las frutas sin pelar, vegetales, granos enteros, semillas y cereales. Si gustas de los jugos, tómalos sin cernir para que aproveches la fibra.

- Asegúrate de que los cortes de proteínas como el pollo, cerdo y pavo sean lo más magras posibles, es decir, sin grasas.

- Utiliza para tus comidas métodos de cocción como a la parrilla, horno o asado.

- Mantente hidratado. Toma mínimo seis vasos de agua al día.

- Come un huevo completo al día sin miedo a que suban los niveles de colesterol.

- Aumenta el consumo de complejo B a través de alimentos como sardina, salmón, frutos secos y lenteja.

Qué evitarInternet

No a:

- El azúcar y los carbohidratos simples, como el arroz, galletas y cereales. Generan glucógeno, sustancia que si se la almacena en exceso, se convierte en grasa abdominal o visceral.

- El alcohol y las bebidas azucaradas.

- Leches enteras, crema de leche y yogures muy grasos. Opte por las presentaciones descremadas.

- Los apanados con harina de trigo simple. Use harina de almendras, avena, quinua o coco.

- Las salsas y aderezos.

- Las frituras. Aunque se utilice aceite de oliva, si lo sobrecalienta, causa un impacto negativo en el organismo.

- La comida chatarra y snacks empaquetados.

- Los embutidos y tocino.