Salud

La depresión, prioridad de salud pública en América Latina

Según datos de la OMS, es una dolencia que afecta a más de 300 millones de personas en Latinoamérica

depresión
En la peor de sus consecuencias puede derivar en suicidio.CANVA

La depresión es el trastorno mental más frecuente que, según un panel de expertos, carece de reconocimiento social y gubernamental en América Latina como una enfermedad que afecta a toda la comunidad y que necesita una inversión “efectiva” que contenga sus efectos y evite casos futuros, además de la carga socioeconómica que supone

covid ecuador

La recuperación en Latinoamérica dependerá de las vacunas, dice la Cepal

Leer más

Los expertos participaron en el EFE Fórum Salud “Depresión. Un problema de salud pública en América Latina”, organizado por la Agencia Efe, en colaboración con Janssen, y coincidieron en que los prejuicios representan la primera barrera de esta patología, estigmatizada socialmente.

Los panelistas hicieron un diagnóstico de la depresión en América Latina, lanzaron propuestas, actuaciones y recomendaciones para mejorar una situación de elevada gravedad para la sociedad y la salud pública, y también valoraron el tremendo impacto de la COVID-19 en las personas afectadas por problemas de salud mental y por depresión en LATAM.

El doctor Cabrera explicó que en su caso personal como afectado sintió que la depresión es “la lepra del siglo XXI” y pasó “30 años de obscurantismo” ante la falta de apoyos e información.

Sin embargo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una dolencia que afecta a más de 300 millones de personas -en Latinoamérica, el 5 % de los adultos la sufren- con un impacto económico cercano al billón de dólares; cifras que, como coincidieron estos expertos, aumentarán debido a la pandemia provocada por la COVID-19.

Cabrera cree, en este sentido, que las personas necesitan mayor “acceso a las consultas de tipo psicológico” y, en general, reclamó “el derecho a ser tratados de forma integral”.

Para la doctora Ospina, lo fundamental es invertir en la salud mental de los niños y jóvenes para obtener “un retorno mayor” en la edad adulta, y también en tecnología y nuevas herramientas digitales que favorezcan la telemedicina, con el objetivo de fomentar y prestar mejores servicios a la sociedad.

La tristeza prolongada, la apatía, la angustia o la falta de voluntad para realizar tareas cotidianas son algunos de los síntomas de la depresión que, en la mayoría de los casos, genera una pérdida de productividad en la etapa adulta.

En la peor de sus consecuencias puede derivar en suicidio, acto que según datos de la OMS causa una muerte cada 40 segundos en todo el mundo y 38.000 casos anuales en LATAM.

ESTUDIO TRAL, DEPRESIÓN RESISTENTE A LOS TRATAMIENTOS 

Ante este fenómeno, el doctor Rodrigo Córdoba, retomó el discurso principal para tratar la depresión como una prioridad colectiva y no como un problema individual.

“Aún los aseguradores consideran los intentos de suicidio como una voluntad y no como una enfermedad mental. Y los estudios médicos demuestran lo contrario”, aseguró.

Córdoba ha participado en el estudio TRAL sobre la Depresión Resistente al Tratamiento en América Latina, realizado con una muestra de 1.475 pacientes con trastorno depresivo mayor, en el que se evidenció que casi un 30 % mostraba signos de resistencia a la terapia convencional, asociado a una mayor morbilidad y mayores costos de servicios médicos.

DETENIDOS CENTRO

Un hombre logra recuperar $ 20.000 que le robaron en el centro de la ciudad

Leer más

Jaime Ramírez abogó por “políticas saludables que eliminen o reduzcan al máximo la estigmatización y la exclusión” como vía de solución que mejore a largo plazo la calidad de vida de los pacientes.

A través de esta acción, consideró que se pueden frenar los costos directos en hospitalización o fármacos y costos indirectos como el desempleo o el absentismo laboral.