Buenavida

Diario de una madre en cuarentena, día 35: Peluquería en casa

La cuarentena por coronavirus obliga a que acciones tan simples como cortarse el pelo o estudiar sean en casa. Los resultados no siempre son perfectos

coronavirus ecuador cuarentena guayaquil cecilia tecchi peluqueria
Esta foto es de un niño con un corte de tradición hindú, pero refleja un pasaje de esta entrega de 'Diario de una madre en cuarentena'.Prasadganapule69/Pixabay

Me desperté y miré a mi alrededor. Estaban mis dos hijos durmiendo en mi cama y mi esposo allí, en el borde, casi cayéndose. Pasaron unos minutos y los niños comenzaron a despertarse. Los levanté, les quité el piyama, cambié sus pañales, les puse ropa y, cuando me disponía a bajar las escaleras para ir a preparar el desayuno, escucho la voz de mi esposo diciéndome “amor, buen día”.

Lo miré y, por un instante, no supe si ahí estaba el mismo hombre de siempre o el jugador de fútbol de moda.

Es que, después de 5 semanas, ayer le corté el pelo. Fue una negociación larga y difícil, porque él no tenía fe en mi capacidad de dejar esa cabeza mejor que lo que le devolvía el espejo.

clases103

Coronavirus: Las clases en el ciclo Costa ya no iniciarán en mayo

Leer más

Entonces agarré su máquina de afeitar y empecé, como me enseñó por videollamada una prima, por sujetar todo el cabello de la parte superior de la cabeza. Luego gradué la máquina en 3,5 mm y comenzó la esquilada. Había tanto, tanto pelo en esa cabeza, que tuve que sacarlo en dos veces con el recogedor.

Y sí, tengo que confesar que hubo algo de “un poquito más aquí”, “otro tanto más allí” y entonces no quedó con esa pulcritud de la barbería, sino como un artesanal corte de pelo. Lo bueno del caso es que mi esposo sólo puede ver la parte de adelante y los costados, porque el asunto a resolver en la semana es lo que ha quedado ahí atrás, en la coronilla, digamos.

Ayer sábado por la noche vimos una conversación en vivo entre Camila de @musicaclarodeluna y Adriana de @creando.nexos. Ellas conversaron sobre cómo lidiar con nuestras emociones y nos dieron herramientas muy interesantes a los padres. Casi todos los que participamos coincidíamos en que los niños están tremendos, enojados, peleando con los hermanos, muy intensos, con mamitis, rebeldes, entre otras cosas.

Imagen (29142468)

Tras un mes de cierre, las librerías retoman sus actividades con entregas a domicilio

Leer más

Es difícil mantener la calma luego de más de 30 días refugiados en nuestras casas. La incertidumbre de no saber cuándo ni cómo superaremos esto genera angustia y ansiedad. Los niños no están exentos de ellas.

Lo que Camila y Adriana sugerían no son fórmulas mágicas. De hecho, quizás hasta son cosas que todos sabemos, pero no está nada mal escucharlas nuevamente en este contexto. Mi esposo y yo dejamos de sentirnos extraterrestres por un rato a leer a todos esos padres que manifestaban estar pasando por situaciones similares a la nuestra.

En fin, todos estamos haciendo lo que podemos, lo mejor que podemos... no hemos tenido éxito con una carpeta pedagógica con 100 actividades que adquirimos para nuestro hijo. No logramos que se entusiasme con las propuestas y todos nos sentimos muy frustrados.

cobre-ollas-virus

¿Por qué el cobre mata los virus, incluido el coronavirus?

Leer más

En esta casa lo que funciona es la fórmula patio y pelota. Mi esposo sale al patio con el chicharrón mayor unas 4 o 5 veces al día y juegan un rato con las diferentes pelotas. Al básquet, a lanzarla entre las piernas, a patear y pegarle a un objetivo, etcétera. Aunque debo reconocer que los últimos 3 días no viene funcionando casi nada.

Tratamos restringir lo máximo posible el tiempo frente a las pantallas, pero esa sí que es una batalla que nos está dejando agotados. Sobre todo, porque, además, hay que trabajar, limpiar la casa, cocinar, lavar y todo lo de la casa. Y cuidar a una bebé de casi 10 meses que está empezando a gatear con todo lo que ello implica.

Pero tengo mi refugio. Todos los días cocino alguna receta desafiante y ahí es donde encuentro mi momento triunfal. ¡No todo está perdido! Sólo hay que encontrar aquello donde una gane seguro.

¿Cómo vive la cuarentena por el coronavirus una madre de dos niños pequeños en Guayaquil, una ciudad que recién conoce y en la que la pandemia del Covid-19 causa estragos? Conócelo aquí, en 'Diario de una madre en cuarentena', escrito por Cecilia Tecchi.