Mente

Repetir lo que escuchas en voz alta y otros trucos para estimular la memoria

Olvidar cosas menores de vez en cuando puede considerarse normal. Harvard Health propone cuatro estrategias para evitarlo.

Imagen referencial. Muchas personas notan una diferencia en la memoria a partir de los 50 años, según Harvard Health.Pexels

No recordar dónde has puesto las llaves, por qué has entrado a una habitación o incluso el nombre de algún objeto, son algunos de los ‘lapsus cotidianos’ que posiblemente has experimentado en algún en momento.

Y es que olvidar esas pequeñas cosas de vez en cuando puede considerarse algo común; probablemente, el resultado de una serie de cambios relacionados con la edad en las habilidades de pensamiento, según Harvard Health.

“En cuanto a la función cerebral, todos tenemos una disminución con el tiempo en todas las áreas, con la excepción del vocabulario”, según Joel Salinas, experto en neurología conductual y neuropsiquiatría, citado en el artículo.

Es a partir de los 50 años cuando las personas tienden a notar una diferencia, pues en esa etapa se presentan cambios químicos y estructurales vinculados a la edad.

Estos cambios “pueden comenzar en regiones del cerebro involucradas con el procesamiento de la memoria, como el hipocampo o los lóbulos frontales”, disminuyendo su velocidad y haciendo más complicado recordar nombres o palabras familiares.

Sin embargo, el especialista enumera otras situaciones en las que la memoria puede resultar afectada como padecer depresión, ansiedad, estrés y no dormir lo suficiente, esto último porque perjudica la habilidad de retención y uso de información.

  • Cuatro trucos para potenciarla

  1. Repítelo y en voz alta. Esto puede ser, por ejemplo, un nombre o una dirección. Lo importante es repetir lo que sea que busques recordar en voz alta, pues así aumentan la posibilidades de que esta información sea registrada y recuperada posteriormente, al otorgar al cerebro constantemente oportunidades para codificarla. “Las conexiones entre las células cerebrales se refuerzan, al igual que abrir un sendero en el bosque. Cuanto más caminas por el mismo sendero, más fácil será hacerlo la próxima vez”, asegura Salinas.
  2. Toma notas. Anotar para recordar —ya sea en una hoja o en el celular— es otra de las sugerencias. El especialista asegura que esto se debe a que las personas son “mucho mejores” para reconocer que recordar: “con el reconocimiento, como leer una lista, tiene ganchos o sugerencias adicionales que lo ayudan a encontrar la información que está buscando”, advierte.
  3. Asocia. Las conexiones entre información nueva y vieja podrían funcionar. Se propone, entre otras cosas, crear historias a partir de una lista de compras. “Nuestro cerebro es bueno en las secuencias, y poner las cosas en una historia ayuda. Cuanto más ridículo, más memorable es. Por ejemplo, si tu lista es leche, huevos y pan, la historia podría ser que estás tomando leche con Elvis sobre un sándwich de huevo “, sugiere Salinas.
  4. Divide la información. Resulta más fácil almacenar pequeños fragmentos de información. “Si estás tratando de memorizar un discurso para un brindis de boda, concéntrate en escribir solo una oración o idea a la vez, no todo el discurso en una sola toma”, recomienda.