Actualidad

Coronavirus en Ecuador: Medidas que causan más desesperación

El aumento de los contagiados por el COVID-19 limita más la circulación vehicular. Una medida que causa efectos en la salud psicológica

Recorrido Perimetral- (31491825)
A pesar de las restricciones, los comerciantes informales buscan espacio para sus ventas.Gerardo Menoscal / expreso

La mañana del 27 de marzo, Carlos Vinces salió de casa a bordo de su vehículo con la intención de hacerse unos dólares, para comprar medicinas y abastecer a su familia de comida hasta el siguiente día, cuando le tocaría quedarse en casa por el número de placa de su carro. Acataba al máximo las medidas que rigen por la emergencia sanitaria que vive el país ante el contagio del COVID-19, que azota al mundo. Todo iba bien, dentro de su condición, hasta que la última restricción lo dejó en shock.

edson

Coronavirus: El alcalde de Santa Lucía se suma a la lista de los contagiados

Leer más

El incremento de los contagiados por el coronavirus, que hasta la mañana de ayer llegaban a 1.823 casos confirmados, 2.503 con sospechas y 48 fallecidos, llevó al Comité de Operaciones de Emergencias (COE) a tomar nuevas medidas, que limitan aún más la circulación de vehículos particulares.

Alexandra Ocles Padilla, directora general del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE), anunció la medida, con base en las cifras que tenían hasta la tarde del viernes; y que revelaban un aumento de los contagios del virus, especialmente en la provincia del Guayas, declarada como Zona Especial de Seguridad y donde ya se reportan 1.345 casos confirmados de COVID-19.

La última medida rige desde ayer, para los vehículos particulares que circulan para abastecerse de víveres, medicamentos y combustible. Esta restringe la movilidad de acuerdo con el último dígito de la placa del carro (ver gráfico), que hasta el viernes se limitaba a par e impar.

Las personas van a ir como una olla de presión y eso hará que su sistema inmune se baje, que probablemente el coronavirus no sea el que termine matándonos...

Gino Escobar,
psicólogo

Ahora, la circulación vehicular deberá hacerse según una tabla que resolvió por unanimidad el COE Nacional (ver gráfico) y que baja de la mitad a un 30 % la presencia de carros en la calle, hasta las dos de la tarde hora a la que inicia el toque de queda a nivel nacional. Se exceptúa a personal de salud, policías, Fuerzas Armadas, entre otros, mencionados en el Decreto 1017-2020.

ruta de la salud 7 robo

Coronavirus: La delincuencia se arropa en la cuarentena para seguir actuando

Leer más

Aunque la disposición busca que menos personas salgan de su casa, la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) de Guayaquil ya registraba (en seis horas) 251 conductores sancionados en operativos de control que desplegaron por la urbe, para verificar el cumplimiento de las restricciones vehiculares que rigen por el estado de excepción.

Para Carlos, quien debe mantener a su familia conformada por su esposa, cuatro hijos y una nieta (cuatro de ellos menores de edad), la última restricción lo está llevando al borde de la desesperación. Su placa termina en 7, lo que significa que deberá esperar hasta el próximo miércoles para poder salir a ‘taxear’ y, con ello, tener dinero para el alimento de sus seres queridos.

“Esto me llegó como un balde de agua fría. ¿Qué hago? Es una desesperación que está entrando. Si no puedo salir a ‘taxear’, tampoco puedo trabajar en casa pintando carros, porque no están vendiendo esos materiales y la gente no está pidiendo esos trabajos. Estoy cruzado de brazos en todas las cosas que sé hacer para mantener a mi familia”, sostiene.

Los que no tenemos un trabajo fijo, que es la mayoría, estamos desesperándonos... La gente no está preparada para esto y no hay quien nos ayude

Carlos Vinces,
taxista informal

Un colega también se muestra preocupado, pero trata en lo posible de que él y su familia no se enfermen, porque sería peor la situación.

5540925

Coronavirus en Ecuador: Los casos positivos suman 1.823 en el país

Leer más

Santiago Sánchez, abogado en libre ejercicio, considera que las medidas de restricción afectan más porque establecen menos días menos para poder abastecer a la familia de medicinas y comida,además de hacer otros trámites necesarios.

Pero, a pesar de eso, cree que las autoridades locales y provinciales deberían ser más radicales con respecto a Guayas y que, en todo caso, exista un toque de queda de 24 horas. “Para que los ciudadanos necios que ponen sus carpas, piscinas, naipes, hagan conciencia de que este virus nos está matando y que, por la irresponsabilidad de un minúsculo número de personas, el contagio aumenta”.

Hay quienes han fallecido por el estrés de estar encerrados en su casa... las medidas de restricción afectan más porque son días menos para abastecerse.

Santiago Sánchez
​abogado en libre ejercicio 

Los tres ciudadanos consideran que la situación es demasiado desesperante y creen que algunos de los fallecidos son producto del estrés de estar encerrados en casa.

Carros

Coronavirus: “Todo está demorado porque el Ministerio de Salud aprobó un solo registro sanitario”

Leer más

“La gente no está preparada para esto. Se va a desesperar más... Dios quiera no pase a mayores y esto termine lo más pronto posible. Estamos en Ecuador, no en Europa, ni Estados Unidos, donde la situación económica es muy diferente a la nuestra”, dice Vinces.

El psicólogo Gino Escobar sugiere que, frente a cada situación que le quite algún derecho a una persona y ocasione una dosis más grande de estrés, hay que darle algo positivo. “Si solo das restricciones, lo que se está generando es que la pandemia sea el menor de los males y se crea una condición social producto del estrés inducido no por la pandemia, sino por las decisiones y restricciones...”.

El experto considera que la forma en que se ha intentado hacer ver que las medidas son necesarias, “que de hecho lo son”, es muy poco atinada y tiene sus efectos secundarios, lo que al parecer no está siendo considerado. Recomienda a la ciudadanía no estresarse más, pero que haga una lista de las demandas insatisfechas para, luego de superada la pandemia, pasarles “la factura emocional a los malos tomadores de decisiones”.