Quito

El incendio de La Factory, una cicatriz que no sana

Cinco años después de que abra el memorial a las víctimas, el uso del espacio no se define. El caso llegará a instancias internacionales

Los familiares tomarán acciones legales.
Los familiares tomarán acciones legales.henry lapo

El día en que se presentó por primera vez en el escenario del Parque de las Diversidades, en 2016, Gandhy García sentía un temblor en la garganta. No era una reacción por enfrentarse al público con su banda, Desechos. Eran los recuerdos. A pocos metros de ese escenario, ocho años antes, había escapado del fuego que consumió la exdiscoteca Factory, una tragedia que provocó la muerte de 19 personas.

Existe un plan municipal pero aún no se aplica.

Las calles de Quito, campo minado para la Inclusión

Leer más

“Es un lugar que te recuerda full cosas. Un lugar donde casi mueres, donde murieron tus panas, donde viste morir a tu gente”, dice el músico carchense de 37 años. Fue el último de los sobrevivientes en salir de la Unidad de Quemados del Hospital Eugenio Espejo. Tuvo que reaprender a caminar por las quemaduras que sufrió. También le costó recuperar el habla. Ese recital, organizado el día en que se inauguró el memorial a los fallecidos, fue el único en el que participó.

Pero acepta que no se alejó solo por evitar el pasado, sino por la represión policial a la que el público de rockeros y metaleros era sometida cada año desde entonces, en los conciertos tributo. La falta de avances en el proceso judicial, también se convirtió en un problema, pues tras trece años de litigio, aún no señala a los culpables de permitir el recital en un espacio inadecuado y que, sin embargo, contaba con los permisos municipales y del Cuerpo de Bomberos de Quito (ver subnota).

“Luego de la tragedia en Factory, no se trataba de cuidar a cada uno como asistente a un concierto, sino de que haya espacios seguros, lugares en donde se pueda hacer música libremente y que fuera seguro. Pero lo que hubo fue más represión”, reflexiona.

Añade que tras la tragedia, hubo un tiempo de apertura para las bandas de estos géneros en la ciudad, pero duró poco. Los conciertos en sitios inadecuados regresaron frente a los altos costos de alquiler de teatros y salas de concierto.

La pandemia trajo consigo el cierre del memorial, que quedó en el abandono por falta de cuidados durante 2020, y una pugna sobre qué se haría ahí y quién estará a cargo, pese que actualmente es administrado por la Empresa de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

Yunda- pruebas- covid

El hijo del alcalde con pruebas a disposición

Leer más

Por un lado está la fundación Factory Nunca Más, liderada por Pedro Subía, padre de una de las víctimas, que piden la administración del lugar.

Este señala que, una vez que se posesione la nueva ministra de Cultura y Patrimonio, la entidad hará las gestiones para que se concrete el proyecto de la fundación: instalar ahí una sala de ensayos, el estudio de una radio online y una biblioteca comunitaria que sería repositorio de los libros acopiados en 2019 como aporte de los asistentes al concierto y que hoy se almacenan en la Casa Somos, dependencia municipal ubicada dentro del Parque de las Diversidades.

“Si nos entregan los camerinos empezaríamos a hacer autogestión”, insiste el gestor. “Después queremos hacer un estudio de grabación para todos los jóvenes. Pero hay que considerar que los rockeros son los que menos espacios tienen y son los más discriminados”.

Al otro extremo está la agrupación Femrock, que empezó a desarrollar actividades en el lugar con el programa “Tu espacio es Quito”, de la Epmmop.

“El parque no les pertenece a los rockeros. Es de la comunidad y por eso es parte de un proceso de política pública”, dice Paulina Izurieta, que ha trabajado con músicos hip hop, blues, punk y vecinos de barrios como Clemente Ballén y San Bartolo.

Quito

Quito, un paraíso para el avistamiento de aves y el ecoturismo

Leer más

El proyecto de Femrock, presidido por Izurieta, incluiría aportes de la empresa privada. Apunta a que se hagan instalaciones lúdicas para niños y deportivas para adultos mayores y que se readecúe la “Skate Plaza” al igual que el ágora y el escenario grande.

La pugna, explica, irá en junio ante la Asamblea de Quito, herramienta de Participación Ciudadana en la que intervienen todos los dirigentes barriales de la ciudad. Ahí, indica, podrían definirse los plazos y el presupuesto para hacer las nuevas obras. Añade que para ello hay un estudio técnico que está en marcha.

EXPRESO consultó a la Epmmop sobre posibles intervenciones en el espacio como ente administrador. Desde el departamento de Comunicación se señaló que no hay proyectos en planes. Por ahora, el lugar sirve como punto de triaje para pacientes de COVID-19.