'Una película siniestra', una propuesta surcoreana para el suspenso

  Ocio

'Una película siniestra', una propuesta surcoreana para el suspenso

Con buen ritmo y una buena historia, el largometraje lleva en sus actuaciones una plausible sutileza en sus actuaciones.

Una película siniestra
Color bien aprovechado, muchos simbolismos e interesantes efectos de sonido marcan esta película que vale la pena ver.Cortesía Supercines

Mi Jung (Seo Ye-Ji), joven traumatizada por un pasado de incomprensión y aspirante a directora de cine, busca un tema cinematográfico que le permita sobresalir. Pero se entera, gracias a una amiga, que existe un filme que se dice fue hecho por un fantasma y que mató a quienes intervinieron en el rodaje.

Las cosas empiezan a írsele de las manos cuando su investigación la enfrenta a Jim Jae-hy (Jin Seon-Kyu), cineasta enloquecido y dispuesto a todo con tal de que olviden su obra maestra: 'Advertencia'. Él quiere que esta jamás vuelva a exhibirse. Mi Jung, atada a su obsesión, vive cada experimento y estos la llevan hacia fenómenos inexplicables, formas diabólicas que la acechan, tenebrosidades que responden a una presencia maligna, mortal que no se detendrá ante nada para poseerla a ella y a todos quienes vean la película.

Tener en cartelera un largometraje surcoreano y de suspenso (más que de terror) es loable tentación: hay que verla. Dirigida y escrita por Kim Jin-Wow, 'Una película siniestra' ('Warning: do not play', 2019) se convierte –inmediatamente- en una buena historia a seguir, especialmente sus primeros 15 minutos. La audiencia queda comprometida aunque luego resulte menos llamativa.

Pero el ritmo se afirma en la mayoría de las veces, aunque a momentos decaiga por su relativa incoherencia, debido a la forma en que se la narra. Con ello pierde su equilibrio pero son vicios menores al lado de su originalidad: una cinta de suspenso dentro de una incierta película de terror.

Música, glamour y fama

Música, glamour y fama

Leer más

El director sabe aprovechar la atmósfera creada, los apropiadísimos efectos de sonido (especialmente esos ruidos aterradores que producen algunos insectos), el no dejar ver totalmente a los monstruos y esconderlos bajo imágenes llenas de oscuridad. No es que usted va a vibrar de espanto, al contrario, lo que usted va a experimentar es la esencia psicológica del suspenso envuelto en terror. “Como si hubiese sido filmada en el infierno”, dice la publicidad.

Una película siniestra
La obsesión de Mi Jung, joven aspirante a directora, la lleva a enfrentarse a fenómenos inexplicables.Instagram @yeajigallery

La sutileza de las actuaciones es de aplaudir. Como se sabe, la raza asiática no es tan expresiva como la hispana. Entonces sorprende porque su misma psicología les permite controlar su actuación y el pavor se traslada a rostros casi inmutables y esto magnifica sus imágenes en primer plano.

El color es sabiamente aprovechado pues les sirve para crear la ambientación del misterio que marca la cinta, llena de simbolismos y sistemas actorales propios del cine coreano y que, en este caso, le es muy útil. Y si bien se la toma como una cinta que expone sencillez, no lo es cuando el espectador percibe el concepto argumental y físico de su historia.

La Revolución, serie Netflix

La revolución, el sangriento thriller de Netflix

Leer más

Quizás haya violencia excesiva por parte del personaje masculino hacia la fémina que tiene el rol estelar, especialmente por sus intentos de ahorcamientos, de buscar el rostro para infligir golpes físicos y eso está excesivamente expuesto.

La secuencia del robo aplicado al disco duro de la computadora es perfecto pues adentra al filme en lo que es imagen del momento que vive la tecnología, más que nada la idea en sí: una película que tiene como base otra película. Eso llama innovación, aunque el filme deje de ser perfecto aunque sí es toda una experiencia.

  • CALIFICACIÓN: * * *