Las obsesiones de Andy Rivera

  Ocio

Las obsesiones de Andy Rivera

El artista colombiano visitó Guayaquil y Quito, para dar a conocer su nuevo sencillo Monumento.

Andy Rivera.
Andy Rivera tiene 27 años.Cortesía

La música popular colombiana es parte de su esencia, de su familia. Sin embargo, aunque creció en medio de este género (su papá es el artista de música tradicional Jhonny Rivera), su camino está labrado en el reguetón. Andy Rivera (27) despuntó en la música desde el 2013 cuando sacó Te pintaron pajaritos en el aire, uno de esos temas que corren la suerte de convertirse en virales inmediatamente. Ahora su carrera sigue en ascenso, y en su actual gira de medios por Ecuador confesó que es todo un sueño poder trabajar con uno de sus ídolos de la adolescencia, el puertorriqueño Ñejo.

Andy ofreció el pasado fin de semana un concierto en Guayaquil y dará otro hoy en la capital. Por esa razón conversó con EXPRESIONES sobre las novedades musicales y el regreso a los escenarios, lo que lo tiene muy entusiasmado.

ANDY RIVERA CANTANTE C (7395262)
Andy Rivera posa para la cámara de EXPRESIONES.Freddy Rodriguez

Está dándolo todo. En su último show en Guayaquil hasta casi lo raptan sus fans.

¡Uy, sí! La gente se abalanzó a mí. Todo el sistema del retorno se me cayó y tuve que terminar así sin eso (risas). A mí me gusta que pasen estas cosas, que me toquen. Porque no hay mejor síntoma de que el trabajo se está haciendo bien que la gente se ponga muy entusiasmada. Si está muy quieta la pasan mal.

Y si lo tocan de más, ¿no le molesta?

Eso pasa casi siempre. Digamos que estoy acostumbrado (risas). Yo me pongo en modo muñequito, en modo juguete. ¡Soy de ellos!

Pero a ciertos artistas no les gusta este acercamiento…

Sí y yo lo entiendo. Ponen vallas y quieren más seguridad, pero en mi caso yo hasta pido que me los dejen más cerquita.

Nicki Nicole y Aitana.

Nicki Nicole y Aitana tienen una historia en Formentera

Leer más

¿Ahora con la COVID no le ha dado temor?

Sí, siempre. Y la hora antes del show estoy pensando en eso. Salgo del hotel súper cuidado y voy pensando en cuidarme, pero en cuanto cruzo la puerta de la discoteca y comienzan a ocurrir las cosas, me relajo. Es que la gente también te pasa su energía. Se vuelve una necesidad tener el contacto.

En su último post de Instagram comentó que ha sido el mes más movido de su vida. ¿Por qué?

Entre la pandemia y lo que vivimos ahora, pasé un cambio terrible. Yo comparo como si hubiera venido trotando y de repente me tocó prender los motores a full. Ahora los shows lo son todo y la trasnochada, el empacar… todo eso me agarró como nuevo.

Cumplió un sueño

“Con Ñejo tengo una historia de varios años, pero nunca fue fácil poder hacer una colaboración, ya que tenemos diferentes energías en cuanto a la música. Él es más underground y yo soy más romántico. Pero a través de los años y mi evolución le he podido demostrar que también hay un poquito de calle en mí”, cuenta orgulloso.

Y es que ahora promocionan Monumento, una canción que está entre los temas más escuchados de Spotify Colombia y tiene más de 20 millones de reproducciones en YouTube. “Le encantó esta canción a él. Me dijo: ‘Es lo que necesitaba escuchar para sumarme’, y así fue. Trabajar con Ñejo está siendo un sueño y está funcionando”, recalca.

Para continuar con la línea de seguir colaborando con sus ídolos de adolescente, le gustaría trabajar con Daddy Yankee y Mike Towers.

Su proyecto musical se mantendrá en la dualidad. “Yo soy o muy romántico o muy de perreo”, dice sobre su estilo artístico. “Con mujeres quiero hacer algo con Tini o con Karol G”, finalizó.

Sebastián Yatra

Sebastián Yatra y el año que recordará para siempre

Leer más

Abriendo los espectáculos en Ecuador 

Es uno de los primeros artistas internacionales en cantar en Ecuador. ¿Qué puede contarnos de su experiencia haciéndolo también en Colombia?

Allá también se está reactivando de a poco como acá. Hicimos hace unos días un show para 20 mil personas en Cundinamarca. Es muy bonito lo que estamos viviendo, al volver a encontrarnos con tanta gente. Por eso el tour se llama Reactivafest. Fuimos uno de los gremios más lastimados, y más que nada por el personal que está detrás de los eventos. A los cantantes el streaming algo nos deja cada mes, pero el luminotécnico, el productor, el bailarín, todos sufrieron.

¿Con su grupo de amigos artistas cómo han visto esta reactivación?

Muchos de los artistas hablaban de los espectáculos virtuales, pero en mi vivencia esta modalidad causaba conflicto. Porque no estábamos preparados y ya hemos cogido cancha en lo tecnológico. Incluso la gente compraba entradas y no podía ingresar a vernos. Eso no está bien. No hay nada como el show en vivo. El viernes (hoy) cantaremos en Quito a las 19:00. También estarán Crisssin, Jhony Lexus y Kannon, el protagonista.

Mauro Samaniego

Mauro Samaniego: Sus primeras impresiones artísticas desde México

Leer más

Con 4% de grasa corporal

“La palabra obsesivo no está lejos en lo que podría describir mi forma de ver mi carrera. Tanto tiempo libre en cuarentena solo quise dedicarle mi vida a hacer canciones, componer, grabar y al gimnasio”, nos dice entre risas el colombiano, quien se da el lujo de presumir su gran figura en redes sociales. “Mi último show antes de encerrarnos fue aquí, en Otavalo. Llegué muy lesionado a mi casa por una hernia discal y tuve que dedicarme a entrenar y hacer rehabilitación. Pero también a aprender de música, cómo hacer mis guiones, dirigir mis videos, armar mi set y las estrategias de marketing. Así me volví obsesivo con los detalles”.

Y eso también queda expuesto en su cuerpo, al que además de entrenar tiene una dieta muy cuidada. “Mi porcentaje de grasa varía. He llegado a estar entre los 4 y 5 % de grasa. Es muy difícil mantener algo así, yo lo logro para las fotos y ya. Era un reto hasta saber dónde llegar, pero lo óptimo para estar bien sin camiseta es 10 %”. Ahora que llegó diciembre se relajó porque no dejaría de comer buñuelos por nada del mundo, son su plato favorito. “No me restrinjo de nada, salvo en esta ocasión que quería saber hasta dónde podía mejorar mi físico, pero entreno seis días a la semana y no como azúcar refinada”.