Ocio

Netflix: Ozark, la teleserie que transgrede la poca censura existente

Desde su estreno en 2017, la galardonada serie es una de las más populares y controversiales de Netflix.

89358556_2681889162042065_4835866822164670421_n
Aunque se habla de una cuarta temporada, todavía no hay fecha de lanzamiento.Instagram @Ozark

Marty y Wendy Byrde (Jason Bateman y Laura Linney) forman una pareja habitual. Viven en Chicago junto a sus hijos adolescentes: Charlotte (Sofía Hublitz) y Jonah (Skylar Gaertner). Pero todo aquello es un disfraz. Marty es un asesor financiero que gusta de mirar en su computadora la versión hogareña de un momento sexual convertido en pornografía. No importa que lo haga mientras se reúne con clientes potenciales. También se ha convertido en blanqueador del dinero que proviene de un cartel mexicano liderado por Navarro, uno de los mafiosos más ruines y terroríficos del momento.

kyLse

Netflix: Poco Ortodoxa, una serie de opresión y libertad

Leer más

Cuando Del, Emilio del Río (Esai Morales), jerarca del cartel, llega a Chicago tras un dinero ‘perdido’ que se vislumbra en la vida que lleva Bruce, socio de Marty, se rompe el acuerdo. Con una pistola en la cabeza, Marty negocia con Del la oportunidad de establecer nuevas operaciones para lavar dinero en los Ozarks, región montañosa densamente arbolada y llena de lagos que se encuentran desde San Luis hasta el rio Arkansas, enlazados con Misuri, Oklahoma y una parte de Kansas, regiones lejanas para el FBI.

Tres años, 30 episodios, nominaciones al Emmy y a los Globos de Oro, Ozark ha sido una de las series más populares y controversiales de Netflix desde su estreno (2017) hasta el 2020. Con actores de gran valía, cuyo histrionismo va más allá de la ruindad con que sus personajes van plasmados en la pantalla, es también clara demostración de lo que ahora se permite: frases llenas de malas palabras, guiones que representan al medio que vive su nuevo y triunfal momento. Ninguna palabra está prohibida, ningún accionar queda para la imaginación: allí está el parricidio, el matar tíos, hermanos, jefes, socios, abogados, drogadictos, gente bipolar o personas ya innecesarias.

43915015_261621014500620_2989260425801450234_n

El alienista, un thriller psicológico desconcertante

Leer más

Si el cine fue, en una época, reflejo de la sociedad, ahora toma el puesto la televisión y con ella el mundo de la droga, del crimen, gira con nuevos y discutibles rumbos. Con Ozark y Bloodline (Linaje) se ha transgredido la poca censura existente.

Pero lo más llamativo es que sus intérpretes sean actores de gran valía, no porque sean estrellas sino por la calidad de sus concepciones artísticas. Todos demuestran tener talento, voces, miradas, frases que en ningún momento hacen olvidar los roles que están viviendo.

Allí está Julia Garner como Ruth Langmore: grosera, mal hablada, cruel, casi inhumana pero llena de amor en su momento. Esai Morales, quizás en el mejor papel de su carrera como el despiadado Emilio del Río, se desempeña a cabalidad, es la maldad personificada.

Por supuesto que todo esto no es un ejemplo a seguir, pero sí hay que tomarlo como reflejo de lo que supuestamente es el comportamiento de quienes forman parte de un Cartel.

Bateman y Linney, como la pareja causante de muchos descalabros, están inimitables. Él bien podría ser el mafioso que trata de mantener la calma, de ser lo suficientemente astuto como para salvar los escollos; y Laura Linney, con su trabajo queda cual clara demostración del nuevo rol de la mujer en este tipo de series: vulnerable pero decidida, temerosa pero fría en el contraataque, dura siempre, segura de sí misma e implacable en sus decisiones… Así es como Ozark pinta a todas y cada una de las mujeres que crea la serie. Sobresalen cuatro personajes adicionales: Darlene (Lisa Emery), Sue Shelby (Marylouise Burke), Maya Miller (Jessica Frances Duke) y Helen (Janeth McTeer).

VM

Netflix trae Milagro en la celda 7

Leer más

Punto aparte merece el vestuario: Marty siempre viste en tonos grises, opacos, simples porque así es el alma de su personaje. Wendy lleva casi las mismas tonalidades pero a veces muestra colores más acordes con sus estados de ánimo, pues llega a tener sus momentos de amor filial, aunque su moral no genere aplausos. Y Sue, la terapista, es demostración de gran talento. No queda a la saga Félix Solís en el papel de Omar Navarro, jefe del cartel, por su frialdad ante sus criminales decisiones.

La fotografía de Ozark es magnífica, al igual que su BSO. Lo lamentable es saber que el mundo, hoy sufriendo una pandemia, esté representado -a través de estas series- como un planeta donde la ignorancia, el dinero, el latrocinio, la indiferencia, el egocentrismo, la victimización, la droga, los carteles sean el espejo en el cual se refleje. 

CALIFICACIÓN: * * * * (No apta para menores de 18 años)