Ocio

Misterios sin resolver, hechos de la vida real en Netflix

La serie tiene su origen en el programa homónimo presentado de 1988 a 1999. Ahora, cada historia es un episodio, con narrativa y diálogos claros.

Alonzo Brooks, Misterios sin resolver
El caso del afroamericano Alonzo Brooks, recogido en el capítulo 'Sin vuelta a casa', causó tal impacto en el público que el FBI decidió reabrir el caso.Instagram @wordsdrawer

Rey Rivera se casó con la mujer amada, fue trasladado a Baltimore e inició sus funciones periodísticas. Meses más tarde… ¡desapareció! Los hechos se convirtieron en 'El misterio de la terraza'.

Patrice Endres llevó a su hijo al colegio y abrió su salón de belleza. Nunca más la vieron, se perdió en 'Trece minutos'. Una familia francesa compuesta por seis personas y miembro de la aristocracia desaparece, sin dejar rastro alguno, especialmente el conde Xavier Dupont de Ligonnés; ellos vivían en lo que ahora llaman 'La casa del terror'.

Alonzo Brooks era un afroamericano tranquilo, llegó como invitado a una fiesta que terminó 'Sin vuelta a casa'. Familias y amigos fueron testigos de la presencia de un 'Ovni en Berkshire' y Lena Chapin no fue vista más.

Curon

Curon: terror gótico en un pueblo fantasma

Leer más

Historias verdaderas se convierten en documentales (docuseries los llama Netflix) que narran situaciones vividas por familias que un momento de sus vidas perdieron a sus seres queridos. La serie tiene su origen en el programa del mismo título y que fuese presentada desde 1988 hasta 1999; en ese entonces su anfitrión era Robert Stack (el Elliot Ness de Los Intocables) y quizás ello le haga falta a esta nueva edición.

Stack permitía que el espectador se sintiese con ínfulas detectivescas. La nueva presentación no lo hace, simplemente el televidente queda convertido en mero espectador. La actual, sin embargo, tiene una gran ventaja: hace de cada historia, un episodio. El antiguo ponía en cada entrega cinco hechos.

A 'Misterios sin resolver 2020' se le ha dado -en ciertos capítulos- un director diferente y el gesto permite comparaciones: no todos mantienen el mismo ritmo, hasta la fotografía es diferente, al igual que su BSO. A unas les imponen música que termina convertida en latidos del corazón, a otra una base de violines que semejan nervios a punto de estallar. La iluminación es casi perfecta pues las imágenes llegan difusas, con más sombras que luces, de perfiles y cuerpos humanos sin rostros que, mezclados, semejan pesadillas.

Lujuria en el convento

Lujuria en el convento, divertida sin llegar a la risa

Leer más

La narrativa es sencilla, con diálogos y exposiciones claras, sin rodeos. Las casas, ciudades o lugares específicos son los sitios en que surgieron los misterios hasta ahora no resueltos y para confirmarlos, cada segmento pide que “si sabe o ha visto al desaparecido, póngase en contacto a través de esta dirección electrónica”.

No se puede hablar mayormente de actuaciones, pues quienes narran las historias son los mismos que vivieron la tragedia, exceptuando los momentos en que es necesario mostrar una imagen del personaje aludido en un momento de su vida y se carezca de fotografías o filmes caseros. Pero son los ‘testigos’ los que otorgan la sinceridad que debe llevar todo documental: narrar con certeza hechos, dudas y suposiciones.

El televidente hallará, en cada parte, sus emociones. El suscrito escoge 'La casa del terror' como la mejor de todas por su llamativa historia, por la forma en que ha sido elaborada, presentada, la naturalidad de sus expositores, la belleza de Nantes (Francia), donde nació Jules Verne y, sobre todo, porque la temática se hace a momentos inconcebibles, pero… son hechos de la vida real.

Sobresale también 'Misterio en la terraza' por su calidad enigmática, lo cual depara más de un interrogante.

kyLse

Netflix: Poco Ortodoxa, una serie de opresión y libertad

Leer más

'Ovni en Berkshire' demuestra que no es necesario ser ufólogo para aceptar lo expuesto y acentuar la creencia de que en el universo no estamos solos.

'Sin volver a casa' y 'Testigo desaparecido' no brillan con la luz necesitada pero deja muy en claro que esto halló ambiente en el mundillo de personas con escasos recursos económicos.

Los relatos son expuestos con sinceridad, algo de control y, sobre todo, con ansias de saber la verdad, de qué pasó con el ser amado, ese que forma parte de estos 'Misterios sin resolver'.