Mayerlin Rodríguez: "El terremoto y la pandemia me volvieron imparable"

  Ocio

Mayerlin Rodríguez: "El terremoto y la pandemia me volvieron imparable"

Desde Bahía de Caráquez ha sabido hacerle frente a las dificultades a través de emprendimientos en esta ciudad que aún no se recupera del todo.

Mayerlin Rodríguez
Casada y con dos hijos, esta emprendedora se dio cuenta de puede realizarse más allá de su papel de ama de casa.Cortesía Mayerlin Rodríguez

En casi 75 segundos, se cayeron pedazos del techo y cuartearon las paredes de aquel departamento del octavo piso. Ahí, frente al mar de Bahía de Caráquez, vivía Mayerlin Rodríguez (38) con su esposo e hija. La ciudad se convirtió en escombros y les tocó dormir por varias noches en una cama elástica. Ya son cinco años desde ese terremoto del 16 de abril de 2016, un evento que marcó al Ecuador pero también sacudió la forma de pensar de Mayerlin.

Se armó de valor para viajar a su natal Guayaquil con su hija a cuestas y sin su cónyuge; a él lo veía fines de semana ya que su trabajo es en esa ciudad manaba. "En ese tiempo hice una retrospectiva de mi vida y decidí que era tiempo de hacer algo por mí", recuerda. Fue en ese entonces que potenció sus talentos y se volvió imparable.

  • Alma de emprendedora

La cocina de su casa era uno de sus rincones preferidos cuando tenía ocho años de edad. Ahí, su abuela, Silvia, de nacionalidad chilena, le enseñaba recetas con las cuales Mayerlin fue descubriendo sus dotes pero no las potenció hasta años después.

Mayerlin Rodríguez
Su oferta es variada y, de ser necesario, personaliza recetas para satisfacer a veganos o intolerantes a la lactosa.Cortesía Mayerlin Rodríguez

“Luego de unos meses de estar en Guayaquil, decidí estudiar pastelería en la Escuela de los Chefs. Sin embargo, cuando ya regresé a Bahía de Caráquez me faltaban cinco meses para terminar mis estudios; así que viajaba en bus cada semana para ir a clases y regresar a casa. Mi esposo se hacía cargo de nuestra hija y ahí logré graduarme con honores, obtuve el cuadro de honor” comenta.

Un mes después de la graduación, se celebraba San Valentín y aquella fue su oportunidad para empezar a vender. Así surgió su emprendimiento y desde entonces no ha parado. Todo lo hacía desde su casa pues así podía también estar al cuidado de su pequeña.

Cristina Arcay

Cristina Arcay, siempre detrás de un gran artista

Leer más

Macarons, cupcakes, mousse, tiramisú y tortas son algunas de sus especialidades y, en muchas de estas, le ha tocado personalizar fórmulas, ya sea para personas veganas o intolerantes a la lactosa.

Asimismo, en pro de que los niños desarrollen sus habilidades, dictaba talleres de mini chefs para ellos.

Pero vino la pandemia. “Fue difícil al comienzo. Tuve que reinventarme, invertí en personalizar mi marca, mandé hacer cajas, cintas, stickers y todo lo necesario para que se pueda distinguir, ya que en Bahía el mercado es difícil. Después del terremoto, la ciudad aún le falta seguir desarrollando”.

Y aun ante el temor del virus, poco a poco fue reactivando su trabajo. “Mientras me formaba como chef, me enseñaron mucho sobre seguridad alimentaria. Entonces soy muy cuidadosa y con eso he ganado la confianza de la gente”.

Ana María Béjar

Ana María Béjar : “Mi propósito es empoderar a más mujeres”

Leer más

Se lanzó y aunque hay más emprendedoras en esa ciudad, no las ve como competencia. “A veces nos anulamos como mujeres y simplemente nos quedamos conformes con ser amas de casa. Está bien que emprendamos. En mi caso, el terremoto y la pandemia me hicieron descubrir que soy imparable”.

  • “Cada gota de leche materna cuenta”

Tras el nacimiento de su segundo hijo, decidió informarse mejor sobre la lactancia. "Mi bebé tuvo una pérdida de peso y la costumbre ha sido que receten fórmula. Por amor a él me empecé a instruir para que sea mixta. Siempre digo que cada gota de leche materna cuenta", sostiene.

Mayerlin Rodríguez
Se certificó como asesora de lactania y ayuda a otras mujeres desde consultas virtuales.Cortesía Mayerlin Rodríguez

Se inscribió en cursos presenciales y online, para certificarse como asesora de lactancia lo que le ha permitido, desde la cuarentena, emprender también en esta área para ayudar a más mujeres desde consultas virtuales.

Gabriela Bustamante

Gaby Bustamante: "Quisiera vestir a Julia Roberts"

Leer más

"Eliminé mitos y corregí cosas que no sabía cuando fui mamá primeriza. Lo bueno es que con las redes sociales puedo llegar a más madres que, como yo, tuvieron problemas para dar de lactar. Juntas somos más", concluye.

Sobre ella

Esta guayaquileña de 38 años está casada y tiene dos hijos. Además de chef pastelera, recibió una certificación como consultora de lactancia materna.