Ocio

Luca, un guiño al cine italiano de los años 50

Disney y Pixar se unen para crear una historia mágica que habla de la amistad y las relaciones familiares, el buylling y la discriminación.

Luca, Disney Pixar
Luca encuentra a Alberto y a Giulia y juntos emprenden una increíble aventura.Instagram.

Viejas leyendas del folclore italiano hablan de monstruos marinos y Luca Paguro está para demostrarlo. Tiene 13 años y habita con sus padres las aguas profundas de las costas de un pueblo llamado Portorosso. El chicuelo es introvertido, curioso y vive harto de arrear peces ovejunos. 

Pero un día encuentra en el fondo de aquel mar objetos extraños. Por su innato fisgoneo, y pese a las negativas de sus padres, asciende a la superficie donde se convierte en ser humano y conoce a Alberto Escorfano, muchacho buscavida. Juntos sueñan con obtener una Vespa y con ella recorrer el mundo. Encontrarán a Giulia Marcovaldo, una pelirroja de armas tomar y todos ellos participarán en la carrera Copa de Portorosso, donde tropezarán con un bravucón: Ercole Visconti.

La magia de Pixar y Disney se unifican para brindar un filme que ensalza la amistad, los afectos familiares, la aventura y arremete contra el bullying para mostrar, finalmente, ese ‘carne y uña’ adolescente que se tiene en esos años. Y el estudio lo expone en un fantástico mundo submarino y terrestre de fragmentos y situaciones familiares que no son de monstruos sino de seres humanos: peligros y aventuras, padres que imponen disciplina y abuela consentidora.

Emma Stone, Cruella

Cruella, con la originalidad de Emma Stone

Leer más

Pero también es un homenaje al cine italiano cincuentero, ese de Federico Fellini, Visconti, etcétera. Por ello, en las paredes que eleva el villorrio, está un afiche de La Strada (1956) y ciertos personajes llevan los nombres que sus intérpretes ostentaron en largometrajes que triunfaron en el mundo entero.

Vi Luca en Disney +, con voces en inglés y subtitulada en español. Eso ayuda a escuchar bien las actuaciones vocales de quienes dan vida a los personajes y esas dicciones son muestra de altísima perfección, pues otorgan existencia a los héroes infantiles y dureza a los adultos.

El fanfarrón llamado Visconti logra con su voz, al unísono del dibujo, crear momentos que parecen tan reales que el croquis se convierte en ser viviente.

En el barrio

En el Barrio (In the Heights), un musical moderno con la popularidad de antaño

Leer más

Mención especial merece Sacha Baron-Cohen por la forma en que dice sus frases al desempeñar al tío Ugo, el monstruo que ha preferido vivir en lo más profundo del océano.

Los dibujos, especialmente ese mar cuyas olas se rompen en la playa y se retiran dejando sus huellas en la arena, son un festín visual. Tal como lo es la carrera de bicicletas, el juego de fútbol, el cielo estrellado y las expresiones que los maestros del dibujo digital logran tristeza, alegría, entusiasmo, rabietas, todos mostrando genialidad.

A esto añádase la forma de mostrar a seres que se sienten excluidos por ser diferentes, pues son monstruos que al estar en tierra no pueden mojarse porque en ese instante la gente huirá de ellos o los atacará, pues en el pueblo los detestan.

Luca no está al nivel de Buscando a Memo o Toy Story, pero tampoco desmerece y esto se debe a la frescura de su narrativa, a su espíritu de búsqueda. Quizás haya demasiados personajes pero… así eran las películas italianas de los años 50.

  • Calificación: * * * *