Ocio

En el Barrio (In the Heights), un musical moderno con la popularidad de antaño

Con la genialidad musical de Lin-Manuel Miranda, se retoma esta historia que fue presentada teatralmente en los años 90 con éxito desbordante.

En el barrio
La cinta tiene una belleza escénica impresionante y un reparto por demás insuperable.Instagram

En Washington Heights, Nueva York, Usnavi de la Vega (Anthony Ramos) enfrenta situación complicada: cerrar su negocio y volver a la República Dominicana o quedarse. En su barrio, mayoritariamente conformado por hispanoamericanos, las calles están hechas de música pero Usnavi tiene un sueño: amar a Vanessa (Melissa Barrera).

Por su parte el estadounidense Benny (Corey Hawkins) gusta de Leslie Grace (Nina Rosario) chica bien cuidada y querida por su padre: Kevin (Jimmy Smith). Unasvi piensa que aunque llegue a coronar sus ambiciones, todo le será difícil porque el mundo no toma en cuenta a los soñadores.

La matriarca del barrio, a quienes todos llaman “la abuela Claudia” (Olga Merediz) se las sabe todas, incluso habla de loterías. Rondando siempre el barrio están Piragüero (Lin-Manuel Miranda) y Gapo (Marc Anthony).

El cine musical estadounidense no tiene ya la popularidad que tuvo en los años 30, 40, 50, 60. Hubo intentos, de por si triunfales como La La Land o Nace una Estrella, versión con Lady Gaga. Pero fueron sorpresas que gustaron, que se aplaudieron, se premiaron sin que generasen verdadera revitalización del género más completo de la cinematografía.

Sin embargo, últimamente ha surgido un compositor y letrista que según la crítica mundial es un genio musical: se trata Lin-Manuel Miranda, quien está revolucionando capítulos de esa historia.

Un lugar en silencio-parte-II

Un lugar en silencio, Parte II: una cinta de suspenso y terror inteligentes

Leer más

En su versión original, In the Heights (título original) fue presentada teatralmente en los años 90 y se convirtió en una de las obras más nominadas y ganadoras de premios como Drama Desk y el Tony.

Miranda produciría luego Hamilton (la pueden ver en Disney +) y no solo que volvió a mostrar su creatividad, sino que terminó removiendo las bases del teatro musical y se llevó el Pulitzer. Por ello, ver la versión de su primera obra es obligatorio, no solo será divertido, sino que para al espectador novato será una lección.

Por supuesto que si usted es fanático de El Conjuro III, filmes de acción, dibujos animados, o héroes de Marvel, esta no es su película, a lo mejor la encuentra tediosa. Pero si le gusta la salsa, el rap, el hip-hop, el merengue, el baile moderno, ¡no se la pierda!

Este es un largometraje que rinde homenaje a los sentimientos, a los sueños, al amor, a la vida y a la muerte; al inmigrante y su nostalgia al terruño a través de diálogos efervescentes, canciones elocuentes y bailes inimaginables, llenos de fuerza anímica y genial coreografía. Viéndolos se sienten las presiones raciales, las expectativas familiares (la “niña” debe ir a la universidad para salir del “hueco”), la movilidad y ansiedad social.

De su atención al ballet acuático inspirado en momentos coreográficos diseñados en los años 30 por el Busby Berkeley. Tampoco se pierdan el momento en que la pareja danza en lugares estrechos y gira frente a sus ojos.

El conjuro 3:El diablo me obligó a hacerlo

El Conjuro 3, de los monstruos digitales a escenas más tangibles

Leer más

Su originalidad e inteligencia fluyen en el momento del “obsceno esparcimiento”, sucede cuando las muchachas están en el salón de belleza. Frente a esa notabilidad, su director John M. Chu no descansa y atrapa los ritmos latinos como si todos ellos, no solo tuviesen notas desbordantes de energía y vida, sino que las encierra en el mundo digital y con ellas arma juegos multicolores y los enciende hasta convertir al filme en una gigantesca piñata de juegos pirotécnicos.

En resumen, su impresionante belleza escénica suple los momentos de su relativa incoherencia, salvada por un reparto que jamás podría ser mejor: Anthony, Ramos, Melisa Barrera, Leslie Graced, Corey Hawkins y, sobre todo, Olga Merediz están geniales. Miranda, en su cameo (el vendedor de hielo raspado)… genial, así como la aparición de Marc Anthony. Jimmy Smith (¿se acuerdan de él?) es un magnífico padre.

En el momento de los Óscar 2022, En el Barrio tendrá su nicho.

  • CALIFICACIÓN: * * * * *