Cultura

En Picaihua, parroquia de Ambato, le sacan provecho al aguacate, la ‘pera de los incas’

Un grupo de emprendedores elabora queso de aguacate para vender en ferias.  La cáscara y hasta la pepa sirven para varias preparaciones

aguacate 1.jpg(31749538)
El producto crece hasta en los árboles de las casas de Picaihua.Yadira Illescas

Rocío Morales corta el queso en pequeños pedazos y empieza a repartirlo a quienes asisten a una feria de venta de alimentos. Quiere que todo el que esté cerca lo pruebe y descubra que ese sabor diferente y color verde característico se lo da la pulpa del aguacate.

PECHICHE

Vinces guarda el secreto del dulce de pechiche que quita los antojos del embarazo

Leer más

Hace más de un año en el sector Las Viñas-San Alfonso, parroquia Picaihua de Ambato (provincia del Tungurahua), ella junto a un grupo de pobladores elabora el queso de aguacate, así como otros productos que extraen de la pulpa, de la cáscara y hasta de la pepa de este fruto.

Es una de las pioneras del emprendimiento. Cuenta que todo comenzó un día en que decidió aprovechar la producción en el sector para darle un valor agregado.

Se capacitaron sobre el fruto

Quienes se dedican a esta actividad se capacitaron durante seis meses. Allí aprendieron sobre las propiedades y productos que pueden obtener de la ‘pera de los incas’, como denominaron a la fruta los primeros españoles que llegaron a América.

rpoductos.jpg(31749625)
Del aguacate, emprendedoras de una asociación de la parroquia Picaihua obtienen cremas, aceites, champú y otros productos naturales.Yadira Illescas

Para elaborar el queso, que es uno de sus productos estrella, cuajan la leche y después lavan y cocinan la pulpa del aguacate; luego los juntan.

miele

La apicultura, una actividad que crece frente a la pandemia del coronavirus

Leer más

María Moyolema recuerda que la primera vez que lo degustó le agradó el sabor. Además, esta emprendedora consume el aceite que utiliza en su cabello para darle brillo y evitar la caída.

Una 'deliciosa' sociedad

Morales es integrantes de la asociación de Las Viñas-San Alfonso y dice que son 15 socios los que laboran para extraer lo mejor del aguacate.

Obtienen el aceite, cremas y elaboran el champú y quienes lo venden lo difunden por sus múltiples beneficios, pues aseguran que alivia el dolor de las articulaciones, previene el estrés, evita la caída del cabello y mejora el aspecto de la piel.

Este producto, que también se puede consumir en ensaladas o en batidos, posee propiedades antioxidantes, es rico en grasas naturales y en vitaminas y minerales.

Gladys Borja, experta en medicina ancestral, dice que esas ventajas son probadas y que la historia cuenta que su consumo empezó hace 1.500 años antes de Cristo (a.C). “Allá por el año 750 (a.C), se encontraron semillas de este fruto en las tumbas de los incas. Se extendió por América después de la llegada de los españoles, quienes la denominaron ‘pera de los incas’ por su forma ovalada”, dice.

Emely y Antonella Tibán tienen una mata de aguacate en su vivienda y aseguran que el cultivo es fácil y que es un árbol bondadoso.

Todos tratan de aprovecharlo, aunque no pasan por el mejor momento. María Morales asegura que antes de la emergencia sanitaria vendía sus productos en las diferentes ciudades de la zona centro y del país. Ahora están paralizadas por las restricciones de movilidad, pero siguen produciendo.

Entre infusiones y polvos

Hace casi un siglo comenzó la producción de aguacate en Las Viñas-San Alfonso. Los productores lo ofrecen por lo general en ferias dentro y fuera de la provincia.

Sus pobladores dicen que el secreto está en no desaprovechar nada de la fruta. Recomiendan hacer infusiones con las hojas de aguacate y tomarla en ayuna para eliminar los parásitos intestinales, también el té para calmar los cólicos menstruales e incluso para combatir la tos.

Sugieren lavar unas cinco hojas y ponerlas a hervir máximo unos cinco minutos, mientras que la semilla se la ralla y ese polvo se lo puede utilizar como exfoliante e incluso combinarlo en el champú para así eliminar la caspa.