Cultura

El antiguo oficio de crear arte con la espiga del trigo

Una cuencana elabora artesanías con la fibra de la gramínea. Cecilia Yánez viajó a Trigopamba, en Loja, para perfeccionarse

Intercultural_Artesanos_Cuenca
Cuenca. Cecilia Yánez Vásquez trabaja en su taller con la fibra obtenida de las plantas del maiz y la cebada.Jaime Marín / Expreso

De capacitadora a artista en manualidades y artesanías en tamo de trigo. Esa es Cecilia Yánez Vásquez, una cuencana de 62 años, quien lleva algo más de tres décadas dedicada a hacer delicadas obras a base del tallo de la gramínea.

Interculural_Tradiciones_Amorfinos_Asociación

Un gremio que ha sido formado para mantener vivas las tradiciones montuvias

Leer más

(LOS INVITAMOS TAMBIÉN A LEER:   Cuenca vive los sabores y la fe del Corpus Christi)

La habilidad es innata, dice Cecilia al recordar que en su fase de estudios en la escuela La Inmaculada se motivó por hacer y crear objetos con las espigas de trigo, todos nacidos de su ingenio, durante la desaparecida “hora de costura”, que semanalmente formaba, en aquel entonces, parte de las materias de la escolaridad.

Afirma que fue el color del material, parecido a la luz del sol, lo que iluminó su destreza para hacer cruces, muñecos, soles y otros elementos decorativos, los cuales regalaba entonces a sus parientes, amigos, vecinos y maestras, a cambio de un abrazo o una felicitación.

  • Proceso. La materia prima proviene del cantón La Paz (Loja). La entregan los campesinos como reciclaje y cuidado del ambiente.

Esos trabajos dejó de hacerlos tras ingresar al colegio, pero siempre permanecieron en su esencia y corazón, cuenta Yánez.

Intercultural_Patrimonio_Cuenca_Artesanías

‘Cholas’, una marca morlaca con identidad ancestral y rural

Leer más

Al concluir sus estudios secundarios y de contadora pública en la Universidad de Cuenca, ingresó en calidad de asesora en el Instituto de Capacitación Artesanal, departamento del desaparecido Centro de Reconversión Económica de Azuay y Cañar (CREA), estamento público que fue cerrado en 2005.

(LOS INVITAMOS TAMBIÉN A LEER:   La tradición se viste de arte en las calles y en veredas de la ciudad de Guaranda)

Ahí compartió su tiempo entre su trabajo de motivadora y guía para los artesanos en lo relacionado con la administración de pequeños negocios, desde 1978 hasta 2005.

Fueron 27 años como motivadora, período en el que con el roce con los artífices en el arte de trabajar con el tamo del trigo, como patrimonio textil, afinó sus habilidades con la fibra del cereal, bajo la tutela del experto Carlos Patiño, nativo de Trigopamba, jurisdicción del cantón La Paz (provincia de Loja), a 198 kilómetros del sur Cuenca.

Es una zona donde el principal cultivo es el trigo y la cebada, y con cuyo tamo se elaboran miles de objetos artesanales, cuna de los artífices en la pelusa del trigo. “Con Carlos aprendí a diseñar, dar mejores formas, tratar el material y aplicar acabados muy llamativos”, cuenta Cecilia.

Suzanne Rodríguez

Las walkas de Saraguro se exhiben en Europa de la mano de Suzanne Ruiz

Leer más
Intercultural_Artesanos_Cuenca
Cecilia Yánez Vásquez, exhibe parte de los artículos que crea con el tamo del maíz y de la cebada.Jaime Marín / Expreso

Ese aprendizaje la llevó a graduarse hace años como maestra en adornos para el hogar, experticia con que hoy en día mantiene junto a su esposo José Flores y a su hija Marissa, quienes se han sumado en el proceso de elaboración de las artesanías.

Intercultural_Cultura indígena_Bastón de mando

El bastón de mando indígena, un símbolo ancestral de trabajo y de armonía

Leer más

(LOS INVITAMOS TAMBIÉN A LEER:   Cojitambo celebra la Fiesta del Maíz en pleno Inti Raymi)

Son pequeñas réplicas de ángeles, sombreros, gorros, soles, llaveros, recuerdos, jarrones, cofres, portacubiertos; y, en temporadas específicas como la Navidad, bombillos para el árbol y colgantes para la casa. En el Día de Difuntos se elaboran coronas para las tumbas.

Para innovar y crear nuevos artículos, investiga y averigua por su propia cuenta, compartiendo conocimientos con Carlos Patiño, con quien hizo amistad en su época de capacitadora y motivadora en el arte manual, como parte de la cultura artesanal.