Ocio

Angelina Jolie iraní dio positivo al COVID-19 y pide que la dejen morir en casa

Fatemeh Khishvand, quien se ha practicado mas de 50 cirugías para parecerse a Angelina Jolie, se encuentra en la cárcel y con COVID-19.

sahar
Sahar Tabar admitió en una entrevista que si no fuera famosa, estaría en un lugar mejor.INSTAGRAM

Fatemeh Khishvand, distinguida bajo el nombre Sahar Tabar, su usuario en Instagram, se hizo famosa en 2017 cuando salieron a la luz sus fotografías luego de haberse realizado un sinnúmero cambios estéticos que tenían un solo fin: parecerse a la actriz norteamericana Angelina Jolie, pero con aspecto zombie. Ahora su nombre vuelve a sonar a causa del coronavirus.

angelina-jolie-daughters-hospital-t

Angelina Jolie dona un millón de dólares para luchar contra el coronavirus

Leer más

El Centro por los Derechos Humanos en Irán informó que Tabar había sido contagiada hace poco mientras cumplía el arresto que le impusieron desde octubre del año pasado.

Las autoridades iraníes no dejaron pasar por alto su desacato a las normas y se la culpó por incitar a la violencia, insultar a lo sagrado, inducir a los jóvenes a sobornar, incumplir el código de vestimenta nacional, cometer blasfemia y obtener ingresos por medios ilícitos.

El abogado de derechos humanos Payam Derafshan en Irán, se ha hecho cargo del caso y ha enviado solicitudes repetidas veces para que puedan liberar a la joven bajo fianza, debido a su estado de salud crítico, sin embargo, todas han sido rechazadas por el juez Mohammad Moghiseh.

DONACIÓN DE ESTADOS UNIDOS

Coronavirus: USAID dona dos millones de dólares en asistencia de salud al Ecuador

Leer más

Derefshan denuncia la injusticia que existe en el sistema, debido a que otros presos han sido liberados desde el brote del COVID-19“Nos parece inaceptable que esta joven mujer haya contraído el coronavirus en estas circunstancias mientras su orden de detención se ha extendido durante todo este tiempo en la cárcel” expresó.

Pese a que a Sahar Tabar, de 22 años, no le han concedido su deseo de continuar con la sentencia en su hogar porque no quiere morir en la cárcel, la trasladaron al Hospital Sina en Teherán, para que pueda recuperarse y volver a prisión.