Carolina Ramírez: "Mi luna de miel la pasé en Montañita"

  Ocio

Carolina Ramírez: "Mi luna de miel la pasé en Montañita"

La colombiana le da vida a la cantante Yeimy Montoya en la serie 'La reina del flow' y además fue la protagonista de 'La hija del mariachi'.

Carolina Ramírez.
Ahora Carolina luce una melena corta y de color negro.cortesía

Cuando se dice el nombre de Carolina Ramírez (38), más de uno no sabe de quién se trata. Pero si se menciona a 'La hija del mariachi', 'La Pola' o 'La reina del flow', la historia es otra. Aquello ocurrió en los premios Platino del Cine Iberoamericano, en Madrid-España.

Liliana Troya

Liliana Troya celebra cumpleaños en un yate en Miami

Leer más

Algunos comunicadores no sabían que la alta y delgada caleña, quien ahora luce una melena corta y de color negro, interpretó a Rosario Guerrero, Policarpa Salavarrieta o Yeimy Montoya en épocas diferentes de su carrera. Practicó y estudió ballet desde su infancia.

Debutó en la telenovela 'La lectora', aunque ya había aparecido antes en el programa infantil 'Jack El Despertador'. Su primera vez en el cine llegó en el 2006 con la película 'Soñar no cuesta nad'a. Está casada desde el 2010 con Mariano Bacaleinik. Ahora viven en Buenos Aires, Argentina. Todavía no tienen hijos. De trato cordial, cuando sonríe, llaman la atención sus blancos dientes. Cumple años el 20 de junio y todavía no sabe si celebrará sus casi 40 años o la finalización de la etapa de los 30.

Carolina Jaume

Carolina Jaume hace el ridículo en 'El poder del amor 2'

Leer más

Generalmente los actores cambian de look porque se los exige un personaje.

Así es. Hice el papel de Amanda en el largometraje 'Unicornio' en Argentina. Me encantó la nueva imagen. También me veo diferente de 'La hija del mariachi' a 'La reina del flow' porque la primera la grabé cuando tenía 23 años, ahora son 38. Ya pronto tendré 39 (risas). Con el pelo corto casi no me reconocen. El rubio era una carga.

¿Le costó desprenderse de su anterior imagen?

No era verdad. El rubio era solo por el personaje de 'La reina del flow'. No se extraña lo que no es tuyo, eran extensiones. Además, mi pelo se afectó con tantos cambios, se maltrató.

En su hoja de vida tiene dos producciones que seguramente le cambiaron la vida...

Considero que he trascendido, me abrieron las puertas internacionalmente y me han dado otros retos. Estoy empeñada en ser más una actriz que una figura. Lo que pasó con 'La hija del mariachi' fue que me puso en un lugar, en la mente y en los corazones de un montón de gente. En Colombia decimos que le pegamos al perrito. 

No imaginaba que después de más de 15 años la rompamos nuevamente con 'La reina del flow'. En 2017 se hizo la primera temporada y en 2021, la segunda. Han pasado 160 capítulos y una pandemia. Producida por Caracol TV, luego se la vio en Netflix. La diferencia son las redes sociales. En 'La hija del mariachi' me llegaban cartas o correos electrónicos, ahora a través de las redes el contacto es más directo. Entonces yo era una bebé (risas). En ambas interpreté a una cantante.

¿Qué prefiere, las rancheras o el género urbano?

Me gustan más las rancheras que el reguetón, pero ha ocurrido algo bonito con este género. Las mujeres se lo han tomado, se han empoderado.

Pero no se necesita de aquello para el empoderamiento femenino.

Es cierto. Hay una revolución en muchos sentidos, el género lo ha aprovechado y las mujeres que lo interpretan también, incluso por encima de los hombres.

¿Cómo se prepara para estos papeles con una carga emocional tan fuerte?

'La reina del flow' fue una producción muy fuerte, por muchas horas de rodaje, psicológicamente me preparé un montón. La primera temporada es muy diferente a la segunda porque yo era como una vengadora. En La reina, los sueños de Yeimy se ven truncados cuando es engañada por la persona en la que más confiaba y tuvo que pagar una injusta condena en una prisión. La danza siempre me ha ayudado y mi coreógrafo Alexander Zapata, un gran amigo con el que trabajé mucho.

Cuando una historia es exitosa se hacen varias temporadas. ¿Habrá una tercera parte?

Aquello no lo sé, no puedo decir que sí o no. No soy la dueña del producto, tal vez aparezca un modelo de producción que me interese.

México hizo una versión de La reina del flow. ¿La vio?

Supe, pero no la vi. Generalmente otros países toman las producciones colombianas y hacen sus propias versiones. También sé que hicieron una de 'La hija del mariachi'. Para la versión original, es decir la de Colombia, llamaron a Pablo Montero, pero él no aceptó.

Colombia ha dejado atrás a muchos otros países con sus producciones...

Los modelos de producción son muy apetecidos, tenemos una industria, una tradición y formación actoral. Eso ha hecho que en Colombia se produzcan grandes trabajos que han sido reconocidos en muchas partes. En mi caso, mi formación como bailarina clásica ha sido importante, me dio las herramientas que actoralmente uso y el estilo de vida que llevo con respecto a mi oficio. No sería la actriz que soy.

Si ya le dio vuelta a la página, ¿ahora cuál es el camino que tomará?

Hace un año me mudé a Buenos Aires con mi esposo. Allá haré teatro, me emociona la obra 'Lo que queda de nosotros' del director mexicano Alejandro Ricaño. En Colombia se la montó con Carlos Torres (Charly), solo fueron pocas funciones. A México voy por la serie 'De brutas, nada'. Grabo y regreso. Va por la tercera temporada. No importa donde trabajes.

Carolina Ramírez.
Con su esposo, Mariano.Redes

Carolina Ramírez se casó con Mariano Bacaleinik, a pesar de la diferencia de edad. Él es 14 años mayor. Se conocieron en Cartagena de Indias. Fue en el 2007 que iniciaron una relación. Aunque primero fue a distancia, aquello no impidió que cristalizaran su romance.

Él residía en Argentina, mientras que ella grababa 'La Pola', en Colombia. Luego de tres años se casaron en una finca de Quindio. Su esposo ha producido obras como 'Burundanga', en la que intervino Carolina. “Es mi mejor amigo, un gran compañero y socio. Me acompañó a España a los premios Platino”, comenta.

Somos vecinos. ¿Han visitado Ecuador?

Mi luna de miel fue en Montañita. Ya había hecho 'La hija del mariachi', 'La Pola'... Por Guayaquil pasé, es una ciudad más movida. Quito conozco, es encantadora. Me gusta que nos parecemos, eso es bonito, ir a lugares donde no te sientes una extraña.

¿Los hijos no han sido una prioridad en su vida?

No se dio en su momento. Ahora lo agradezco un montón que no se haya dado. No es el mismo mundo en el que yo crecí. Para los hijos se quiere lo mejor. Los animales son lo mío, tengo una gata y dos perros. No se puede escupir para arriba, si los niños llegan será maravilloso, si no también. Tengo una vida increíble y mucho por agradecer. Lo que el universo quiera, bienvenido sea. A nosotros nos gusta viajar mucho.

¿Cómo hace para no volverse insoportable debido a la fama?

Y eso qué es. Además, antes de ser famosa ya era insoportable. No, mentira (risas). Actuar es un trabajo y la fama es consecuencia de un trabajo, pero nada más. Trato de ser lo más normal, aunque la vida me ve a veces como un marciano (risas).

Carolina Ramírez.
La actriz vive en Argentina desde hace un año.cortesía