Anita Buljubasich: "Es hora de pagar la deuda que tengo con mi familia"

  Ocio

Anita Buljubasich: "Es hora de pagar la deuda que tengo con mi familia"

La presentadora se retira de TC, luego de 36 años en esa cadena de TV. Recibió un homenaje en el programa 'De casa en casa'.

Ana Buljubasich
Las prioridades  de Anita ahora serán su esposo e hijos.Miguel Canales // EXPRESO

El teléfono celular de la presentadora y productora argentina Anita Buljubasich, quien ha vivido 50 años en Ecuador, no ha parado de sonar ni de recibir mensajes desde que se conoció que tras 36 años de trabajo ininterrumpidos en TC, se retira de esa empresa, es decir se acoge a la jubilación. Ya lo hizo Teresa Arboleda en 2021 cuando renunció a Ecuavisa luego de 42 años.

Ana Buljubasich

La despedida de Anita Buljubasich la interrumpió una cadena nacional

Leer más

Familiares, amigos y colegas de la exconductora de la revista 'De casa en casa' se han manifestado. Unos para pedirle que siga en la TV y otros respetan y aplauden su decisión. Es su esposo, el músico Nerio David Pérez, uno de los más felices, porque “ahora estará más tiempo con nosotros”, afirma.

Anita, una mujer de carácter que no confiesa su edad y que saltó de la radio a la pantalla chica, inicia una nueva etapa en su vida. Lo primero que hará será viajar a Nueva York la próxima semana para visitar a su sobrina Camila, hija de su querida hermana Mónica. Seguirá activa con su espacio 'Médico online' en canal Wuan y con las marcas en redes sociales.

Treinta y seis años se dicen fácil, pero es mucho tiempo en la misma empresa.

Es más de la mitad de mi vida. Jamás pensé que me iba a quedar tantos años. Cuando llegué era muy jovencita, divorciada y con dos hijos (Marcelo y Gabriela). Mi primer intento televisivo fue en Ecuavisa para la telenovela 'La chica de Manta'. 

Supuestamente iba a ser la protagonista, pero no me dieron el papel. Antes había estado en la cadena Azul y Blanco, donde hacía crónica roja dramatizada.

Nada pasa por gusto y simplemente no era para usted.

Fue el comunicador Arturo Pérez quien me dijo que, en TC, Carlos Piechestein estaba haciendo audiciones para 'Cómicos SA'. Él y yo hicimos clic de inmediato. En una entrevista, Carlos dijo que vio que tenía muchas ganas de trabajar. Luego Jorge Kronfle pidió que me pongan en 'Quien sabe sabe'; la estrella era Pancho Cabanilla, yo la coanimadora. Un programa muy exitoso. Ahora que veo los videos, me doy cuenta de que no hacía nada (risas). Duró ocho años.

Seguramente hay sentimientos encontrados.

Muchos, sobre todo por los compañeros. Siempre digo que en mi vida profesional hay un antes y un después de la incautación del canal en 2008. Estefanía Isaías, Gustavo Segale, Jorge Kronfle y Francisco Vera integraban un equipo ganador. Además de la relación laboral, nació una gran amistad en la cual existía mucha confianza y respeto. Cuando nos incautaron nos movieron el piso, ya nunca fue igual. Ahora les escribí para agradecerles. Estefanía me agradeció la lealtad.

Gaby con sus progenitores Ángela y Carlos.

Los padres de Gaby Díaz con variante Delta y Sofía Caiche, también enferma

Leer más

Siempre cuesta tomar estas decisiones tan importantes.

Claro que me costó, lo pensé durante algún tiempo. Esperaba cumplir con todo lo necesario; me refiero a lo legal. Antes de que se posesionara Rafael Cuesta como gerente general, se lo comenté. Lo consideré oportuno porque le tengo confianza; él trabajó en diferentes etapas en TC y en varias ocasiones me ha dado buenos consejos laborales. Rafael no quería que me marche. Cuando supe que Teresa Arboleda se retiraba de Ecuavisa, dije: “Se me adelantó”.

En estos años, las tentaciones laborales no faltaron, me imagino.

Tres veces me llamó Ecuavisa. En la última de las ocasiones me ofrecieron un sueldo que yo en ese momento no ganaba; me retiro sin ganar aquello. Dos veces me quiso llevar Teleamazonas para gerente de producción y animadora. Una de las propuestas fue al día siguiente de la incautación. No iba a dejar a la televisora en una situación así. Recuerdo que Gustavo Segale creó la célebre frase: “Nadie incautará lo que sentimos”. Así fue, porque se pudieron llevar todos los bienes, pero no lo que sentía nuestro corazón.

Al parecer, ya hay una generación que planifica su jubilación y que no quiere esperar a padecer enfermedades o que le caigan los años.

La primera fecha para irme era noviembre del 2021, luego preferí que sea diciembre, pero lo descarté porque eran las fiestas de Navidad y Fin de Año. Consideramos que lo mejor era el 6 de enero, día de mi cumpleaños. Como un regalo (risas).

Ana Buljubasich
Se considera una mujer de carácter, responsable y honesta.Miguel Canales // EXPRESO

Las presentadoras Susana Giménez (77) y Mirtha Legrand (94) en Argentina parecen eternas...

Hay personas así. El otro día le hicieron un homenaje a Mirtha por su regreso tras la pandemia. Ella lloraba y decía que ya le estaba haciendo mal para la cabeza ese retiro. El psicólogo le aconsejó trabajar. No me la imagino con una escoba (risas), tal vez lo hace. En cambio a mí me encanta limpiar, me encanta mi casa. Por ello no me afectó el encierro, no soy de ir a compromisos sociales. Me moría porque no estaba la empleada para que cocine, porque ese no es mi fuerte.

A los hombres, como a Alfonso Espinosa de los Monteros y Polo Baquerizo, les cuesta más el retiro...

Creo que porque tienen ese rol de proveedores hasta el último momento. Nosotras hacemos mil cosas en una casa; ellos no. Yo lo conversé con mi familia. Mi hija Gabriela tiene 40 años y Marcelo 43. Eran chiquitos. Ana Paula aprendió a caminar en TC.

Ya no tendrá que madrugar. ¿Qué hará ahora en las mañanas?

Creo que limpiaré mi casa, soy buena con la escoba. Me levantaba a las seis de la mañana, ahora lo haré a las seis y media porque ya mi reloj biológico está alterado (risas).

Después de tanto trabajo, seguramente extrañará la TV.

Me debo muchas tazas de café con gente que quiero. A estas alturas de la vida quiero disfrutar conversaciones con los que aprecio, que me hacen bien al corazón. Es hora de pagar la deuda que tengo con mi familia. No es que 'De casa en casa' no me hacía feliz, simplemente ya no quiero madrugar a maquillarme, ponerme tacos... Deseo gozar la vida, tener tiempo. Yo soy mi negocio. Seguiré ofreciendo talleres de manera individual o grupal. Le he dado clases de animación a casi todos los talentos. Se las estaba dando a Emiliana Valdez, de RTS.

Las nuevas generaciones no conocen su trayectoria como animadora, productora, directora de espacios, gerente de producción, coordinadora de teletones, y a veces la critican en las redes sociales...

Duelen esos comentarios porque yo escogí trabajar en TV, mi familia no. Hay una generación que no sabe lo que he hecho y no se lo voy a explicar. Además se meten con mi nacionalidad. Yo vivo en este país desde hace 50 años. Mi familia materna es ecuatoriana.

Tal vez le hagan ofertas...

De la televisión no me jubilo porque seguiré en 'Médico online''. No me interesan ofertas en estos momentos; si las quisiera me quedaría en TC. Rafael Cuesta me ha hecho propuestas y agradezco esa confianza, pero quiero parar, no tener horarios y sentirme libre. Amaba mi trabajo, fui la creadora de 'De casa en casa', siento que se queda en buenas manos.

¿Cuál es su legado?

Mi gran orgullo es que mi vida personal y profesional han sido intachables, soy coherente con lo que digo y con lo que hago. No he sido una mujer de escándalos, nadie puede decir que me ha visto borracha, drogada o con un hombre que no sea mi esposo. No lo he hecho por aparentar, es mi forma de ser. Se debe ser honesto con uno mismo. 

Si dejo algún legado, es mi alto sentido de responsabilidad. Ni un solo día llegué tarde al canal. Faltas injustificadas no tengo ni una y faltas justificadas no sé si tengo diez. Cuando mis hijos estaban enfermos en la clínica, a las seis de la mañana me iba a TC y regresaba a estar con ellos. 

Me pagaban por dar una determinada energía en pantalla. Es pedante decir esto, pero dejo un ejemplo de honestidad y constancia.

Usted no confiesa su edad. La vejez y la muerte asustan a muchos. ¿Es su caso?

Para nada me asustan, no me siento vieja. Por el contrario, me siento activa, me rodeo de gente joven. Después de la pandemia, decir que estoy sana es una bendición, no hay palabras para agradecer. Sin Dios y sin salud no hay nada en la vida.

¿Cuál ha sido su secreto del éxito?

Creo que haberme rodeado de gente que sabía del negocio y que lo hacía con pasión.

Genio y figura hasta la sepultura...

No soy una mujer de mal carácter, soy una mujer de carácter. No se puede ser líder de otra manera, hay que buscar la excelencia. Traté de hacer todo de la mejor manera. La diferencia entre lo bueno y lo excelente es solo un poco más de esfuerzo. 

Ana Buljubasich
Tiene previsto viajar a Estados Unidos, la próxima semana.Miguel Canales // EXPRESO