Ocio

Andreína Velásquez: "El yoga como la maternidad son servicio"


Nui, su emprendimiento, está basado en la energía femenina y su vinculación con el yoga y la meditación

Andreína Velásquez
La vida le ha enseñado que cuando las cosas no se dan, es porque todavía no ha llegado su tiempo.Paloma Ayala.

De pie sobre su mat, Andreina Velásquez (35) años, vigila que su cuerpo esté alineado de forma correcta, respira y empieza a hacer una de las posturas del yoga. Empezó aquella práctica hace quince años. Al inicio lo vio como un bálsamo para la situación personal que atravesaba, pero con el tiempo fue experimentando la transformación hacia una mejor versión de sí misma.

Al día de hoy, ella comparte esa pasión y conocimientos desde su red social y también imparte clases online para cierto número de alumnos. Pero ese estilo de vida también la llevó a emprender, pensando en el grupo de mujeres, pues dice que la energía femenina es lo que la mueve. Es así como surgió Nui.

  • Infertilidad, adiós para siempre

Andreína encontró en la práctica de las asanas –nombre con el que se conocen las posturas– y mantras una manera de hacer frente a las emociones que le agobiaban a sus veinte años de edad. “Al inicio de mi matrimonio me diagnosticaron infertilidad por un problema que tenía en las trompas de falopio. Entonces empecé a hacer yoga porque me dijeron que me ayudaría a manejar mejor la noticia y todo lo que vendría después”.

Viajó a hacer cursos en Estados Unidos y ahí empezó lo que llama su “camino del autoconocimiento”. Antes, asegura, se le complicaba llegar a su esencia, “porque me dejaba llevar por los miedos, hasta que con el yoga pude crear armónicamente la unión de mi mente, cuerpo y espíritu”.

Deporte y psicología

Un deporte, para cada problema psicológico

Leer más

Pero contra todo pronóstico, la maternidad llegó. “De milagro”, dice orgullosa. Luego agrega que no necesitó de tratamiento médico. “Creo que cuando algo se hace esperar es porque hay situaciones en la historia de vida que tienen que suceder primero. En esos años, mi esposo y yo tuvimos experiencias que nos unieron muchísimo y que nos fortalecieron como personas. Y ese proceso era el que teníamos que atravesar para ser los padres de los hijos que hoy tenemos”.

Así la palabra infertilidad se borró de su camino. Sus dos hijos, Fabián y Sebastián, fueron concebidos de forma tan natural como lo fue el parto. Durante cada embarazo hizo yoga prenatal. “La práctica te ayuda a conectar mejor con el bebé y a preparar tu cuerpo durante todas las semanas de gestación”, refiere.

Y aunque la vida le había privado por unos años de la maternidad, esa resiliencia le permitió enfrentar su propósito. “Encontré balance para ser exitosa en lo que quería ser.... Y es ser mamá. Ser madre es servir. Y el yoga también lo es. Entonces el servicio es lo que me llena el alma, es mi vida”.

Andrea Santos

Andrea Santos: armonía y equilibrio a un solo click

Leer más

  • Emprendiendo para las mujeres

Con el bagaje que iba adquiriendo en los cursos y retiros que hacía en el exterior (Estados Unidos y Costa Rica), abrió un estudio de yoga. "Más que un trabajo, lo veía como una necesidad. Me parecía imposible dejar guardado tanto conocimiento y quise compartirlo".

El tiempo pasó y debió cerrar el local. Pero la inquietud quedó y durante la pandemia se animó a emprender nuevamente. Esta vez su nicho sería el público femenino.

Entró al mercado de la ropa bajo el nombre Nui, donde la libertad de movimientos y comodidad de esas prendas van en consonancia con almas libres. "Es un emprendimiento basado en la energía de la mujer y en ese respaldo que podemos encontrar en las demás", dice. Eso explica que en su taller trabajan ocho mujeres y, en oficina, dos más. Algunas son madres solteras y también están la hija o sobrina de una de ellas.

La moda que presenta va bajo el estilo ecofriendly en el que se mueve Andreína. "La idea es que lo puedan usar varias mujeres de una misma casa, porque son confeccionadas en talla única (aptas para todos los cuerpos).

Nathalie Zevallos (Mommy Care)

Nathalie Zevallos: "Si te amas a ti misma podrás darle amor a tus hijos"

Leer más

Pero no solo se centra en la ropa, también en los accesorios. Y estos surgen por la costumbre de Andreína al practicar meditación. "Desde hace mucho me gustó hacer los tradicionales japamalas (una especie de collar con 108 cuentas que se utiliza mientras se repite un mantra) y ahora los decidí hacer para la marca". Dice que, además, tienen la propiedad energética de las piedras naturales con las que son elaborados, por lo tanto quien los usa recibe todos esos beneficios.

Parte de sus looks diarios llevan la esencia de su emprendimiento, cuyos productos, dice, son para la mujer multifacética. Tal como lo es ella. Porque entre ser esposa, madre y emprendedora, ha vuelto a dar clases de yoga, pero esta vez desde lo online, motivada por los tiempos que corren. "Creo que el mundo sería mejor si todos conocieran esta práctica. Aprendes a apreciar todo lo que tienes alrededor y, al reconocerlo, por ende, lo amas, lo respetas y lo cuidas" concluye.

  • Sobre ella

Guayaquileña de 35 años.

Casada y madre de dos hijos.

Es fundadora de la marca de ropa Nui, que se vende de manera online y también en tiendas multimarcas en Guayaquil, Quito y Cuenca.

  • El dato

Desde 2015, el Día Internacional del Yoga se celebra el 21 de junio. Así lo proclamó la Asamblea General de las Naciones Unidas. En torno a esa celebración, se lleva a cabo una de las principales concentraciones de todo el mundo, el Solstice Yoga in Times Square, de la ciudad de Nueva York.