Guayaquil

La regeneración depredó el manglar en el área urbana de Guayaquil

Creció sin planificación, pobló los ramales de su pulmón y hoy la amenaza el cambio climático. Las obras venideras no favorecen la resiliencia.

Aspecto. A lo largo de la avenida Barcelona se puede ver, desde el aire, el contraste del desarrollo urbanístico con ramales de manglar existentes.
Aspecto. A lo largo de la avenida Barcelona se puede ver, desde el aire, el contraste del desarrollo urbanístico con ramales de manglar existentes.Miguel Canales / Expreso

Con letra de Pablo Hannibal Vela y música de Carlos Rubira Infante, cantantes locales inmortalizaron un tema que describe a Guayaquil con tanta precisión que abruma: “Guayaquil, Pórtico de Oro, entre dos aguas, marcos de tu casa. El Guayas eres tú, dándose al mundo, y el mundo es el Salado que te abraza”.

Calles inundadas

Cambio climático: Lecciones para Guayaquil

Leer más

Las aguas que rodean a Guayaquil, el río Guayas y los esteros, son su insignia, pero también podrían convertirse en su pesadilla por la mala planificación urbana de la que la ciudad ha sido víctima desde su creación.

Esa amenaza, acompañada de las consecuencias del cambio climático, ha ubicado a la ciudad en el puesto cuarto de las más vulnerables del mundo en temas de inundaciones. De allí que desde la academia se levante una voz de alerta, ante la construcción del Plan Maestro (en marcha y que debió presentarse el año pasado, con cambios, por la pandemia).

En el área urbana, a orillas del Salado, se construyó Guayarte, que no tiene alcantarillado.
En el área urbana, a orillas del Salado, se construyó Guayarte, que no tiene alcantarillado.Amelia Andrade / EXPRESO
Canteras en vía a la costa causan malestar en los moradores.

Los problemas de via a la costa llegan a la Asamblea

Leer más

Es el Plan Maestro de Guayaquil el único documento oficial que, se supone, deberá asegurarse de que la urbe deje de errar y camine, de una vez por todas, en pro de la resiliencia a mediano y largo plazo.

No es novedad para nadie que el crecimiento urbano estuvo supeditado a una improvisación, que no solo se dejó poblar de forma desordenada en su sur y su suburbio, sino que en todos los demás puntos cardinales la urbanizaron, echando de lado sus perfiles y los patrimonios naturales más importante que posee, el manglar, que tanto la ayudaría a no inundarse en la zona urbana, el río y las montañas, de donde hoy se extrae material para seguir expandiéndola con proyectos habitacionales en vía a la costa, lo que desde ya se percibe como un error, de acuerdo al científico y docente en la Universidad del Pacífico Nikita Gaibor, investigador del ecosistema manglar.

“Hace falta que las autoridades viajen y conozcan cómo en otras ciudades se respeta la naturaleza. No tenemos conciencia ni apreciamos el valor del manglar. El rol ecológico que cumple en la zona urbana y rural no se ha reconocido aún”, lamenta.

Antecedente. En 1992 tuvo lugar la primera Cumbre de la Tierra, donde se especifica que las ciudades deben conservar todos los bosques.
Escenario. Custodios observan una retroexcavadora en un sector del golfo de Guayaquil. La tala de manglar sigue, pese a que ya se denunció.

Tala de manglar: radiografía de una crisis institucional en Ambiente

Leer más

Las secuelas ya se sienten. El máster en Planificación Urbana y asesor Luis Alfonso Saltos explica que los asentamientos informales, la acumulación de residuos sólidos y la urbanización de zonas bajas y propensas a inundaciones han causado el taponamiento de canales naturales.

“El desarrollo de urbanizaciones debió considerar la realidad territorial, generar los espacios públicos cuidando el mangle. Urdesa es ejemplo de lo que no se hizo bien”, observa.

Aunque el Municipio lo niegue, tampoco ayudaron a la resiliencia los otros proyectos de regeneración urbana, que adornaron las orillas con malecones, oficinas, parques lineales y demás, sin cuidar del impacto ambiental que estos traerían, advierte la bióloga, investigadora del manglar y catedrática Natalia Molina.

Rellenamos humedales acabando con la montaña, nos ampliamos de forma horizontal y complicamos la movilidad. ¿De qué ciudad sostenible estamos hablando?

Natalia Molina,

bióloga, experta en manglar y catedrática universitaria.
manglar 1

Depredadores del manglar y sin freno

Leer más

Un ejemplo es Guayarte. Aunque el Municipio enfatiza que ninguna obra ha sido sancionada por impactos ambientales, hubo alertas por esta plaza, que solucionó el problema del alcantarillado con pozos sépticos.

Y hay más escenario lúgubre para el futuro. Los primeros planes en la agenda del máster plan, pre COVID-19, hablaban de ampliación de parques lineales con obras sobre el agua, como cines. Eso no respetaría el bosque natural de manglar, señala Molina.

Ese plan hoy ha debido reconstruirse. La alcaldesa Cynthia Viteri anunció la priorización de la salud y la conectividad por la pandemia; pero las voces de alarma, con obras anunciadas, como el crecimiento hacia vía a la costa, y en ejecución, como proyectos en la orilla del estero, al norte, ya son un mal síntoma, alerta.

Algunas zonas urbanas preservan el manglar. Otras, como el suburbio o Urdesa, lo echaron completa o parcialmente.
Algunas zonas urbanas preservan el manglar. Otras, como el suburbio o Urdesa, lo echaron completa o parcialmente.Amelia Andrade / EXPRESO
Estero

A la protección del Salado le falta una agenda integral

Leer más

“Lo ideal para esa agenda sería una ordenanza que limite la construcción de edificios cercanos a los ramales, pues lo que hacen es sedimentar más la urbe. Al poner pilotes, el agua no tiene dónde fluir y eso nos hace más inundables”, advierte.

El Municipio, tras ser consultado sobre los planes de contingencia para el cuidado de los esteros y prevención en los nuevos proyectos, explicó, entre otros puntos, que en el Plan Maestro consta el cuidado del ambiente en sus diversas formas.

El cuidado del manglar se ejecuta con diversas acciones, señala, por ejemplo, con la limpieza permanente del estero y sus riberas. Los plásticos que todos los días se recogen ayudan a frenar la contaminación del manglar.

El desarrollo de urbanizaciones debió considerar la realidad territorial, generar los espacios públicos cuidando el mangle. En futuros proyectos debe preverse eso.

Luis Alfonso Saltos,

experto en planificación de territorio y asesor urbanístico.
Cynthia Viteri

Viteri anuncia nuevo plan habitacional que se ubicará en vía a la costa

Leer más

“Esto va de la mano de una campaña con la comunidad, especialmente dirigida a quienes viven por los alrededores de estos sitios, con la finalidad de fortalecer la sensibilización sobre la importancia de mantener estos espacios libres de desechos”, dice.

Por otro lado, las obras de alcantarillado también tienen como objetivo secundario evitar las descargas de aguas servidas a los cuerpos de agua que rodean a la ciudad. Al respecto, hace cuatro años EXPRESO dio a conocer en una investigación que existen 475 empresas sin licencia ambiental, de las cuales decenas registran vertidos ilegales a ese cuerpo de agua. Esa realidad, de acuerdo a la academia, no ha sido subsanada aún.

“Se quiere seguir maquillando una ciudad que tiene urgencias sanitarias, vierte residuos a afluentes... El Plan Maestro debe concentrarse en gestión de desechos y adecuarse a sus ecosistemas en el ordenamiento”, insiste la experta Molina.

El artículo 18 de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, Uso y Gestión de Suelo restringe la ocupación del suelo urbano de protección que, por sus características biofísicas, culturales, sociales o paisajísticas, o por presentar factores de riesgo, debe ser protegido.