Guayaquil

Las quejas ciudadanas apuntan al poco control en el tránsito

Carros pesados que circulan sin cobertores y vehículos sobre las veredas, entre los reclamos

Camión Samborondón
Un camión circulaba sin cobertor la mañana del sábado sobre la avenida Samborondón, ante la pasividad de un agente de tránsito.Andrés García

Las quejas ciudadanas dirigidas hacia los deficientes controles por parte de agentes de tránsito en las calles se replican en Guayaquil y La Puntilla.

(Te puede interesar: Más de 100 días después de la primera vuelta, la publicidad electoral se mantiene)

Un camión que transportaba material de construcción en la avenida Samborondón no portaba cobertor. Sucedió la mañana del sábado 2 de diciembre a la altura del ingreso hacia la urbanización Ciudad Celeste, ante la pasividad de un agente de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

  • El tránsito vuelve insegura a la Benjamín Carrión 

No hay día que la avenida Benjamín Carrión colapse. De lunes a viernes, entre las 18:00 y las 20:00, permanece llena de vehículos atascados, lo que es aprovechado por antisociales que en las últimas semanas les han robado a los conductores y peatones. Hay temor. La comunidad exige control policial y de tránsito. 

  • El paso cebra, siempre irrespetado por conductores

juegos mecánicos

Juegos mecánicos que se tomaron las aceras y vías fueron retirados

Leer más

En la avenida Juan Tanca Marengo, al ingreso de Urdenor 2, es común a diario que los conductores no respeten la presencia del paso cebra. En algunos casos, ni de la vereda; a la que se suben generando aún más molestias. 

  • El riesgo de rodar por la oscura avenida del Bombero

Dos kilómetros de la avenida del Bombero, precisamente en el tramo de la intersección de la vía Daule hasta McDonald’s, permanecen en completa tiniebla, según denuncia la ciudadanía; que hace un llamado a iluminar el sector. Temen que los robos aumenten en el área. 

  • La queja apunta a los huecos en La Pradera

El hartazgo es colectivo. En la Pradera 3, denuncian los residentes, no hay una sola calle que se libre de los enormes agujeros. Las familias asegurar que llevan al menos seis años conviviendo con estos. Denuncian no haber sido atendidos nunca antes. Están cansados y exigen respuestas. 

Para contenido exclusivo: SUSCRÍBETE AQUÍ