Guayaquil

La nueva ruta del comercio ambulante

Desde que fueron retirados de la bahía, están en el norte y cerca del Mercado Central. Mientras ellos piden trabajar, el peatón exige respeto a su espacio 

VENDEDORES INFORMALES (7086168)
Hecho. Este es el escenario en la calle Santa Elena. Venden desde agua y ropa hasta accesorios de mascotas.Freddy Rodriguez

La bulla no ha vuelto a la bahía, pero se ha desplazado a otras zonas de la ciudad, ahora abarrotadas de comerciantes informales y mercadería que, otra vez, es colocada sobre las veredas y un tramo de las vías o hasta en las peatonales, como sucede en algunas partes del norte.

informalidad(33494186)

La venta informal le cierra el paso al peatón en los barrios

Leer más

Esta semana, luego de casi mes y medio de que el Cabildo intervino la bahía para recuperar el espacio público, ciudadanos, como León Morán, lamentan que la acción apenas haya servido para trasladar el problema a otro sitio. “He visto con decepción cómo ese caos que hasta hace poco caracterizaba al lugar, ahora se lo percibe en sus calles aledañas. Santa Elena es la más afectada”, advierte Morán, de 59 años, y quien se comunica con este Diario para exigir al Cabildo “la ejecución de un plan integral”.

“Se supone que habría orden en ese punto y con ello en todo el casco comercial. Lamentablemente, ahora uno puede circular libremente por la plaza, sin miedo; pero en arterias ya fregadas por el ruido y la delincuencia, el escenario se ha vuelto insostenible”, indicó.

VENDEDORES INFORMALES (7086155)
Mercado Central. Hasta hace un mes, a decir de los peatones, en el sitio no había tantos vendedores como ahora.Freddy Rodriguez

EXPRESO recorrió la calle Santa Elena y constató que a orillas del Mercado Central, solo por citar un caso, hay decenas de informales que, desde hace tres semanas, se han instalado a vender sobre todo accesorios para celulares y pacas de cigarrillo. Unos metros más adelante, en el tramo que va desde la 10 de Agosto a Colón y todas las transversales, la mercadería se diversifica: hay desde pijamas y zapatos hasta camas para perros y gatos.

Marcha pacífica. Hubo dos marchas ayer. La primera la protagonizaron los informales, la segunda, los comerciantes que sí están legales. Ambos denunciaron corrupción  el Cuacme.

La sombra de la corrupción opaca a los metropolitanos

Leer más

Y no solo eso. También hay sillas de plástico que sirven de exhibidores, así como ropa colgada en las señaléticas y coches de bebés en los que se guardan vitaminas y todo tipo de suplementos y fundas de caramelos.

“Aquí hay tanto desorden, que los peatones debemos pegar nuestros cuerpos a las mallas de metal que nos protegen de los buses, para que los armadores no nos golpeen la cara o hasta pinchen un ojo”, se queja el transeúnte Gonzalo Duarte; mientras el comerciante Jahir Benavides, quien hasta hace poco vendía pantalones en la calle Olmedo, entre los puestos de la bahía, lo alcanza a escuchar y responde: “tan solo queremos trabajar, no somos ladrones, no somos malos. Estamos ayudando a reactivar la economía...”.

Lo que está sucediendo en la bahía ha dejado como efecto la disminución del comercio informal. En mi sector, la Martha de Roldós, también bajó. Hay metropolitanos dando rondas.

Adrián Moreira,
Ciudadano

Hace quince días, siete representantes de los, al menos, 1.700 vendedores informales que a raíz de los controles han sido retirados del sector, se reunieron con el director de Aseo Cantonal y Mercados, Gustavo Zúñiga; para solicitar que los reubiquen.

“Estamos dispuestos a cumplir con las normas y a pagar impuestos como lo dice la ley”, dijo en ese entonces Tirzo Molina, director del Frente de Defensa del Comerciante Autónomo e Informal, quien lamenta que, pese a la promesa de que en 72 horas se definiría su destino, eso no se haya cumplido; ni les hayan confirmado si será aceptada o no su petición respecto a que les permitan trabajar en calles céntricas, como la Manabí, Franco Dávila, Huancavilca y Julián Coronel.

VENDEDORES EN LA BAHIA(33496895)

Urbanista: “No basta con sacar al malo para frenar la corrupción entre los metropolitanos”

Leer más

“Esas son calles muertas, de mal vivir, a la que podemos darle vida. Sería ayudarnos unos a otros. El comerciante autónomo se está comiendo la camisa, pero nos tratan peor que a un delincuente...”, argumenta Molina, quien reconoce que, hasta que exista una respuesta de parte de los funcionarios, se han instalado en otros puntos, incluso del norte. “Es la necesidad la que los lleva a buscar otros nichos, y si lo están haciendo en desorden es porque buscan puntos estratégicos que les permitan correr, ‘volar’, en caso de que aparezcan los metropolitanos”, defiende.

VENDEDORES INFORMALES (7087112)
Bahía. En las calles aledañas a este espacio comercial prevalece todavía el orden.Freddy Rodriguez

Sobre esta situación, el director de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales, Gustavo Zúñiga, aseguró a este Diario que la reubicación se dará únicamente en los mercados municipales y no en las calles antes citadas, “porque todo ordenamiento tiene sus entornos, y en área de influencia no puede existir o regularse comerciantes en área pública”. Sobre la demora en la reunión con la agrupación, aseguró que se debe a que están depurando la información que recibieron para dar luz verde a la formalización, pero que por algunos datos estar incompletos se analiza realizar un nuevo encuentro.

Pese a ello, los informales harán un plantón pacífico hoy, a las 09:00, en las calles Coronel y Manabí para agilizar el proceso.

Plantón.A las 09:00 de hoy, en las calles Coronel y Manabí, se reunirán los comerciantes informales para exigir respuestas al Cabildo.

Solo en el centro, los vendedores están presentes en arterias como Ayacucho y Cacique Álvarez, Colón y Rumichaca; y en el norte, en la avenida de Las Américas y la Orellana.

En este último punto, en la intersección con la Teodoro Alvarado Oleas, cerca de Samanes, hasta una especie de cordel en el que cuelgan las camisetas de los equipos deportivos ecuatorianos se ha improvisado, entre la cabina de un carro y un poste.

Imagen IMG_2936
Samanes. Vecinos advierten que en algunos puntos ahora se improvisan pequeñas ferias ambulantes.Freddy Rodriguez
11

Milagro: El mercado que no vende ni lo visitan

Leer más

“A ellos nunca antes los había visto por aquí, tampoco a los comerciantes que ahora paran cerca del redondel de Las Orquídeas. Allí solo falta que empiecen a vender colchas que se expongan en los muros de las zanjas”, piensa Adriana Puertas, quien habita en el sector, y asegura que hasta julio pasado el escenario allí era otro. “No digo que nunca aquí se haya vendido nada, lo que pasa es que ahora las calles son un mercado. Y el que vende se mezcla con el que pide dinero o limpia los parabrisas y no se logra identificar a nadie”, alerta.

Desde que no están en la bahía, los informales están distribuidos en toda la ciudad. Hacen lo que pueden para trabajar, sí; pero lo hacen sin orden, sin respeto. Allí el gran problema.

Juan Villacís,
Habitante del sur de Guayaquil

Durante el recorrido, este Diario intentó hablar con más comerciantes informales, pero lo evitaron, alegando a que si los ven, los sacan. “Nosotros estamos dispuestos a usar camisetas que nos identifiquen, a pagar una tasa municipal. Pero nos obligan a huir de todos lados como si fuéramos nómadas”, señaló Abel, quien solicitó se omitiera su nombre.